viernes, 4 de noviembre de 2016

Marty Wilde (Londres, 1939)

Originario de un animado suburbio de la capital inglesa, su verdadero nombre era Reginald Leonard Smith, aunque cuando empezó a cantar temas de rock & roll en diversos pubs de la ciudad tomó el nombre artístico de Reg Patterson. Tenía solo 18 años cuando le vio y le tomó bajo su protección el conocido manager Larry Parnes, un genio a la hora de reconocer el talento y a la de poner sonoros nombres a sus pupilos. El elegido para nuestro protagonista fue Marty Wilde, jugando con el éxito cinematográfico "Marty" y la palabra Wild (Salvaje, en Inglés), que también usó para renombrar al grupo que le acompañaría, desde entonces The Wildcats (Los Gatos Salvajes). Consiguió que fichara por discos Phillips, debutando con una versión del "Honeycomb" (1957) que rapidamente le llevó a los principales programas rockeros de la televisión británica, entre ellos "Oh boy!". El coro femenino del programa eran Las Vernon Girls, con una de las cuales, Joyce Baker, Wilde empezó a salir. El romance se mantuvo en secreto pues la carrera como ídolo para jovencitas del guapo cantante podía peligrar si se sabía que ya no estaba en el mercado. Así que Wilde siguió ascendiendo hasta la cúspide de la fama entre el público británico gracias a multitud de nuevas versiones de clásicos norteamericanos, como "Endless sleep" (1958) o "Teenager in love", pero cuando dio lo mejor de aí, demostrando que también podía componer, fue con el espléndido medio tempo "Bad boy" (1959), todo un éxito en EEUU y en Europa. Giró entonces más hacia conocidas versiones de high school, como "Johnny Rocco" (1960), "Rubber ball" (1961) o "Jezabel" (1962) que le mantuvieron en primera linea, pero entonces se desveló que se había casado con Joyce (la cual, con las Vernon Grils había grabado un buen álbum pseudo-rockero previo convertirse en una especie de versión femenina de los Beatles justo antes de su separación en 1964) y la popularidad de Wilde cayó en picado entre las chicas, sector que para entonces era prácticamente todo su público. Asimismo algunos de sus Wildcats se han ido para formar el mítico grupo instrumental The Shadows, por lo que Wilde decidió centrarse en su carrera cinematográfica (que no había tenido mal comienzo con "Jet Storm" y con "The Hellions") de presentador televisivo e intérprete de musicales. Pero no tardó en pasarase casi a tiempo completo al campo de la composición para otros cantantes, obteniendo algunos éxitos con temas como "I´m a tiger" de Lulu o "Ice in the Sun" (1968) de unos aun casi principiantes Status Quo, usando para ello varios y estrafalarios pseudónimos. A principios de los años 70 se rebautizó como Zappo para iniciar  una carrera dentro del glam rock, estilo en el que tan solo debemos destacar, y sin demasiado entusiasmo, su "Rock and roll crazy" (1973) antes de que volviese a llamarse Marty Wilde. En los años 80 se dedicó con ahincó a promocionar y ayudar a su hija Kim Wilde, que empezaba su propia carrera como cantante pop con composiciones sobre todo de su hermano Ricky. Kim experimentó un rápido auge y caida durante los 80 mientras su padre ya empezaba a actuar tan solo en festivales nostálgicos del revivalismo rockero de esos años, a veces apareciendo en compañía de su otra hija, Roxanne. Desde entonces no ha abandonado los escenarios, haciendo conciertos con mucho rockabilly, ha grabado un disco con Kim, ha hecho una extensa gira y ha publicado un reivindicativo disco recopilatorio: "Born to rock & roll" (2007).    
Músicos: Marty Wilde (voz), Big Jim Sullivan (guitarra), Brian Locking (bajo), Bobby Clarke y Brian Bennett (batería), Tony Belcher (guitarra rítmica) y la orquesta de Peter Knight.