viernes, 3 de abril de 2020

Andy Apperson (Ashland, 1940 - 1994)

La figura de Andy Apperson fue tan importante en la escena rockera de los años 50 y 60 en su región, que con posterioridad algunos críticos le llamarían el Brian Epstein de Ohio (Estados Unidos). Era solo un adolescente aficionado al rock & roll cuando se instaló un estudio de grabación casero, al que llamó Mega Sound, para que musicos locales de rock & roll pudiesen grabar sus canciones. Animado, decidió dar el siguiente paso en 1959, fundar su propia discográfica, a la que llamó Hilltop y que operaba también desde casa en el pueblo de Ashland (en el número 509 de la calle Mayor, aún en pie). Con un bonito diseño propio, desde 1960 empezó a editar discos a rockeros de los alrededores, como The Collegians, Little Dickie Chaffin, Ricky Vac & the Rock-A-Ways, The Tonettes, Fred Mick, Shari Drake, Colleen Faye o Gene Sisco (que tienen o tendrán entrada propia en este blog), más otros grupos desconocidos de twist como Dale Goudy & the Blue Sky Trio ("Frankie & Johnny twist"), un conjunto que llevaba dos cantantes, Gene Burkhart y Teak Board, o Louie & the Ambassadors ("Talk that twist"), aunque estos Ambassadors se dedicarían un tiempo al soul (este Louie podría ser el Louie Wright que grabó en el sello Crystal). Gracias al empujón que supuso al principio la ayuda en la distribución y planchado de vinilos por parte de discos King, las ventas fueron bastante buenas si tenemos en cuenta la modestia de su negocio. Pero cuando en 1962 decidió abrir un nuevo sello de música sacra y de country, llamado Big Country, decidió reunir sus, de momento, tres negocios (las dos discográficas más el estudio de grabación) en una sola empresa que llamó, por las primeras letras de su apellido, APP Enterprises. Poco después decidió cerrar Hilltop y Big Country, para fusionarlas, desde 1964, en un nuevo sello llamado Appro, dedicado sobre todo al rockabilly. Allí editó discos a Paul Risener & the Happy Rhythm Boys ("It´s too late"), a los Rowland Brothers ("Baby doll") o al cantante de western-swing Buddy Crawford, ninguno de los cuales triunfó y se les perdió la pista. Aún así estaba prosperando y abrió una sucursal del estudio Mega Sound en Dayton en un espacioso almacén (en el número 25 de la avenida Heid, hoy día una empresa de maquinaria), y ya que esta era una ciudad mucho más importante que Ashland, cerró Appro y, demostrando gran visión, no solo musical, sino para los negocios, el joven Apperson se asoció con Floyd Whited, aquel que había tenido Spangle Records en los años 50, y que ahora regía las discográficas locales HIO, Praise (esta de bluegrass y gospel) y Prism. Whited había hecho una labor notable, en Prism sobre todo, editando discos de rock & roll a gente como Jimmy Crain o Lenny Davis & the Megatones, aunque pronto quedaría claro que sería Apperson tendría también mucho que decir de ahí en adelante. Ahora editaron discos high school a The Couplings (con entrada propia en este diccionario), al grupo surf The Monzels ("Sharkskin"), a la joven Mona Lee ("Let´s make up") y a innumerables bandas más de garaje, soul o rock. Paralelamente Apperson creó otros sellos discográficos por sí solo en Dayton, como el de country N&S, donde destaca el híbrido medio-rocker "The Grind" a cargo de Tony Mac (al que antes de perdersele la pista grabaría una versión del "Johnny B. Goode" en el sello Jewel); o discos Gospel Gems, dedicado no solo al gospel, sino también al bluegrass. En 1965 Apperson se disociaría de Whited, cerraría Gospel Gems, y abriría discos Box, dedicado al garaje rock, destacando su labor con Los Twilights, y discos Kendall, dedicado al pop. Sin embargo para 1966 había liquidado todos sus negocios discográficos para dedicarse integramente a la representación de artistas. El incansable Apperson tomó entonces a una banda de Mansfield llamada The Chosen Few en los que vio potencial, les rebautizó The Music Explosion y se convirtió en su representante. Se los llevó a Nueva York, donde estaban sus socios a tiempo parcial, los productores Jerry Kasenetz y Jeffry Katz, dueños de discos Attack, donde los chicos grabaron un single. Luego Apperson les consiguió un contrato con discos Laurie y allí editaron la canción de garaje-ye-yé "Little bit O´soul" (1967), que se convirtió en un tremendo éxito que llegó al número dos de las listas. Sin embargo sus siguientes discos no fueron tan sorprendentes, y la banda se disolvió poco después. Entonces Apperson se convirtió en manager de The Muffets, un conjunto de Columbus anteriormente llamados The Mojos, de los que consiguió que grabasen el single psicodélico "Lost" (1968) en discos Counterpart. Fue un éxito local, pero los Muffets también se separaron poco después. Fue también Apperson quien se llevó a la banda de chicle-pop Ohio Express hasta discos Attack y hacia el triunfo con "Yummy, yummy, yummy" (1968), numero cuatro de las listas nacionales, y asimismo dirigió al grupo de garaje-rock The Measles, con muchos seguidores en Ohio, y a otras bandas durante los años 70. Como es de suponer Apperson ganó mucho dinero con todos estos movimientos. Aún así, cuando murió, con solo 54 años, en 1994 en Ashland, el muy inquieto regentaba una compañía de producción de video.