jueves, 17 de julio de 2014

Mark Damon (Chicago, 1933)

Nacido en el norteamericano estado de Ilinois, su verdadero nombre es Alan Harris y desde muy joven soñó con triunfar en el mundo del espectáculo. Tenía presencia y desparpajo y se trasladó a California con la intención de hacerse actor en los platós de Hollywood. Los comienzos fueron duros y solo consiguió papeles sin demasiada importancia en efímeras series televisivas de los primeros años 50, donde solo debemos destacar su participación en la gran "Alfred Hitchcock presenta...". Tras un par de papeles secundarios en mediocres películas bélicas y tomar el nombre artístico de Mark Damon, la llegada del rock and roll y el filón de películas para adolescentes, Damon se especializó en papeles de joven problemático en burdos intentos de prolongar el éxito de "Rebelde sin causa" y grandes films similares. Así, tenemos "Young and dangerous" (1957), donde interpreta al líder de una banda dedicada a montar broncas y correr en hot-rods, "Life begins at 17", que se centra en las fraternidades estudiantiles, y, sobre todo, "The party crashers" (1958), en la que interpreta al líder de una pandilla que se dedica a reventar fiestas ajenas. Pero es que además Damon grabó un par de temas de suave rockabilly para el película que editó el sello Wynne. No fueron grandes éxitos pero su doble mundo músico-actor le granjeó cierta fama añadida y propició que apareciera cantando en programas de televisión. Como era guapo se le intentó convertir en un ídolo de adolescentes en masa, pero la cosa no prosperó a pesar de que se le habían buscado los mejores músicos disponibles. Así las cosas se centró en su carrera de actor, consiguiendo al fin protagonizar una película mejor y de temática más seria como lo fue "La caida de la Casa Usher" (1960), una más de las fantásticas aunque libres versiones que Roger Corman hizo de obras de terror de Edgar Allan Poe. Por desgracia las cosas no fueron a mejor y tuvo que refugiarse primero en la televisión y luego en Europa, haciendo películas de romanos primero y luego spaguetti-westerns. de este último género debemos destacar sus títulos "Johnny Yuma" (1966) y "¿Quién grita venganza?" (1968). Los años 70 fueron peores para él, sumido en pobres coproducciones europeas donde su caché ya había bajado de forma alarmante, y sumido en problemas sentimentales por sus matrimonios con la actriz alemana Barbara Frey y con la también actriz Margaret Markov. Hizo lo correcto y dejó la interpretación para dedicarse a la producción, triunfando casi de forma inmediata en esta faceta al llevar a cabo esa obra maestra del cine bélico que es "El submarino" (1981). Desde entonces ha seguido como uno de los productores más importantes de Hollywood ("Nueve semanas y media", "Cortocircuito", "Stalingrado", "Monster", "Beyond the sea" -la biografía de Bobby Darin-, y un largo etcétera).
Músicos: Mark Damon (voz), Los Jordanaires (coros) y la Orquesta de Jimmy Duncan. "You ain´t no baby" (1958), un tema high school de Damon.

miércoles, 25 de junio de 2014

The Chavis Brothers (Pembroke, h. 1955 - h. 1985)

Nacidos en Carolina del Norte, los hermanos Danny, Earl, Frank, James y Ernie Chavis se aficionaron desde niños a la música country, apoyados por sus padres, aunque la familia emigró a Baltimore en busca de trabajo durante la Segunda Guerra Mundial. Danny, el mayor, desarrolló aptitudes incluso para componer y fue el primero en formar un dueto con Earl, aunque poco a poco los hermanos menores se fueron uniendo al conjunto (alguno de ellos entrando y saliendo) hasta quedar conformada la banda que se llamó, como no podía ser de otro modo, Los Hermanos Chavis. Tocaron en clubs sin demasiada suerte, pero la llegada del rockabilly y sobre todo la visión de Elvis haciéndolo les iluminó cambiando el concepto compositivo de Danny que se pasó a este estilo con devoción. Consiguieron que los del modesto sello neoyorquino Bigtop les editase el estupendo single propio "Love me baby" (1959). La tirada era demasiado pobre para que fuera un bombazo, pero con su pasó a discos Clock, donde editaron el excelente "So tired" (1960), les fueron reconocidos sus méritos, consiguiendo muy buenas ventas en el Este de Estados Unidos, sobre todo en Washington D.C., Baltimore y Nueva York, y apareciendo en la televisión local. Ello les valió para que el potente sello Coral se fijase en ellos y les fichase, cambiándoles ahora levemente el nombre a The 5 Chavis Brothers, ya que en esos momentos los cinco hermanos tocaban juntos de forma permanente. Su disco "Baby don´t leave me" (1961) seguía sonando al viejo y salvaje rockabilly, a pesar de que en esos momentos ya empezaba a ser considerado obsoleto. Eso mismo reivindicaban en la cara B sin ambajes con el tema "Old time rock & roll", es decir, "Rock and roll de los viejos tiempos". No es que se vendiera mal, una vez gracias al  mercado local, pero una empresa como Coral eso eran migajas y no les renovó el contrato. Primero se adaptaron a los tiempos, grabando con cierto toque twist, pero como el éxito masivo seguía sin llamar a su puerta alguno de los hermanos dejó el grupo, por lo que volvieron a llamarse, simplemente, The Chavis Brothers. Todavía hicieron buenos y rockeros discos, en discográficas cada vez más pequeñas, destacando su versión del "Slippin´n´sliddin´" (1962) o "Humpty Dumpty" (1965), en el que contaron a la producción nada menos que con Bill Justis. Ni por esas, y en los años 70, como tantos otros artistas del rockabilly, tuvieron que ceder y volver a dedicarse a la música, country, que en esa década volvía a tener buenas salidas, y no les faltaron actuaciones. En los años 80 aun seguían tocando, aunque con su radio de acción totalmente restringido a Baltimore y sus alrededores. Tras separarse Danny se convirtió en un imitador de Elvis que cantó en clubs y cumpleaños durante bastante tiempo hasta su retiro ya rondando el siglo XXI.
Músicos: Danny Chavis (voz), Frank Chavis (guitarra), Earl Chavis (bajo), James Chavis (batería) y Ernie Chavis (guitarra acústica).  "So tired"

martes, 17 de junio de 2014

Jerry Dallman (Washington D.C., h. 1930)

Nacido en la capital estadounidense Dallman se aficionó de joven a la música, sobre todo al country, pero con la llegada del rock & roll derivó su estilo hacía este género, tocando por clubs del Distrito Columbia, por entonces sin demasiados artistas de este estilo. Finalmente los del modesto sello local Punch le editaron el tema propio "The bug" (1958), que alcanzó cierta popularidad en Washington D.C. lo cual le valió a Dallman para aparecer en algunos programas de la televisión estatal. Era un tema de rock & roll muy original que adelantaba algunos elementos del rock garajero posterior y también, desde luego, de los bailes rockers de moda. En este sentido jugaba con las contorsiones que las picaduras de la pulga del título pueden hacer en una persona. En la cara B llevaba un tema algo más convencional y cercano al rockabilly, e incidía en la temática insectívora de sus composiciones: "Honey bee". Su disco no le convirtió en una estrella ni mucho menos, aunque muchos años después sería recuperada su memoria al incluirse en la banda sonora de la película revivalista "Hairspray" de John Waters. Pero para entonces Dallman, simpático, talentoso y con un físico peculiar, ya se había rendido y abandonado la música para dedicarse a un trabajo más seguro.
Músicos: Jerry Dallman (voz y guitarra acústica) y The Knightcaps. "The bug".

sábado, 31 de mayo de 2014

Terry Teene (Iowa, 1942 - Tyler, 2012)

Terry Knutson, aunque de ascendencia nórdica nació en medio Oeste de Estados Unidos y ya a a los cuatro años empezó a tomar clases de piano. Después empezó a cantar en el coro de la iglesia y también en el del Instituto, siendo descubierto por un pincha-discos que iba a la iglesia a intentar canalizar la energía adolescente por buenos caminos, como la música. Fue él quién le consiguió una actuación en la televisión local, donde tuvo tal éxito que fue urgido a repetir durante las siete semanas siguientes. Habiéndose trasladado a vivir a Washington D.C. formó allí uno de los primeros grupos de rock & roll que nació en la capital de Estados Unidos, Terry & the Pirates, tomando el nombre de un popular tebeo (no debe confundírseles con el grupo homónimo y hippy de los años 60). Fueron fichados por el modesto sello Valli, de Maryland, que les editó el single "What´d he say" (1958). Fue un sonado éxito en la costa Este del país, saliendo en programas de la televisión local y convirtiéndoles en los ídolos de los escasos rockers de la capital yanqui. Llamaron lo suficiente la atención para que los del potente sello Chess, de Chicago, les fichasen y les reeditasen el single, ahora con mayores medios pero, curiosamente, con menos aceptación. Cuando les surgió la oportunidad de grabar un nuevo disco en Minnesota aparecieron fuertes discrepancias en el seno de la banda, pues los otros miembros no pensaban que tuvieran material lo suficientemente bueno para ello y, por tanto, se separaron. Terry lió sus bártulos y volvió a casa, estando presente el dos de febrero de 1959 en Clear Lake (Iowa) para ver en directo a Buddy Holly, Ritchie Valens y Big Bopper entre otras figuras del rock & roll. De todos es sabido que perecerían esa noche, algo que marcó a Terry, cuya música quedó muy influida sobre todo por Holly. Inspirado por él marchó a Clovis (Nuevo Méjico), donde este había grabado en el estudio de Norman Petty, consiguiendo grabar el single "Just wait till I get you alone" (1960) con el nombre artístico de Terry Teene. Era un pseudónimo atractivo y acertado pues, aparte de ser evidente la influencia musical de Holly, había derivado hacia una cara más suave del rockabilly haciéndole potencialmente muy comercial para el mercado adolescente femenino. De todas formas no sería más que uno de los nada menos que 70 nombres diferentes con los que actuaría, resultando francamente difícil seguirle la pista durante los años 60. Si sabemos que no le fue del todo mal con el tema de rock & roll siniestrillo "Curse of the hearse" (1962), muy querido desde entonces en las festividades de Halloween, y que formó un grupo de rockabilly llamado The Fireballs que se disolvió de forma abrupta en 1963. Entonces Terry tuvo que ponerse a tocar por las calles, a trabajar de Santa Claus o a encarnar el personaje de Tobo el Payaso, un siniestro músico y mago para entretener fiestas de los niños. En esta época hizo algunos anuncios en la televisión, aunque su pretendida carrera cinematográfica se quedaría en trabajos de extra, aunque tiene el honor de poder decir que ha aparecido en obras maestras absolutas como "Toro Salvaje". Digamos que nunca alcanzó el estatus de celebridad y se quedó en un teen-idol de segunda fila, actuando en ocasiones como telonero de Bobby Vee. Aun así nunca dejó de grabar y de actuar, destacando su tema ye-yé "Pussy Galore" (1964), que había sido compuesta para la película de James Bond "Goldfinger" pero que finalmente no apareció en la banda sonora, y "Happiness is coming", este editada bajo el pseudónimo de Blaine Bel Aire. Luego, retomando ya casi de forma única su mote de Terry Teene, fue telonero en los años 70 de gente tan variopinta como Sha-Na-Na, The Kinks o Alice Cooper, adaptando siempre su repertorio al tipo de público. También, para redondear ingresos, actuaba en fiestas privadas, entre ellas una en casa de las estrellas Sonny & Cher. A principios de los años 80 derivó haci al música country y fue telonero de Kenny Rogers y Dolly Parton, entre otras estrellas del género. Decir que, de todas formas, para él no fue ninguna indignidad trabajar de payaso, todo lo contrario, habiéndose convertido en una gran pasión que le ha llevado a escribir libros sobre el tema, salir de gira con importantes circos, haciendose llamar ahora Clownzo, e incluso se dedicó a dar clases de payasología. También clamaba ser él el inventor del payaso ese mascota de las hamburguesas McDonald, o al menos de su maquillaje. Aunque es algo que se atribuyen también otros sí es claro que Teene trabajó encarnándole. Por desgracia un camión-grúa le atropelló y le mató cuando la bicicleta que conducía por Tejas (a donde se había ido a vivir), a los 70 años de edad, se interpuso en su camino. .
Músicos: Terry Teene (voz, guitarra y piano) y The Pirates. "What´d he say", de su época con Los Piratas.

lunes, 26 de mayo de 2014

Buck Owens (Sherman, 1929 - Bakersfield, 2006)

Nacido en una granja tejana, su verdadero nombre era Alvis Edward Junior, pero siendo un niño prefirió que todos empezaran a llamarle Buck, como al burro de la familia. Aunque atendió al colegio en la cercana Garland, eran tan pobres que Buck tenía que trabajar tanto como su homónimo y la Gran Depresión les afectó enormemente, debiendo emigrar a Mesa, Arizona, en 1937, en busca de trabajo. Allí Buck (el chico, no el burro) empezó a tocar y cantar música country, haciendo pronto un simpático dúo con un muchacho local llamado Britt, consiguiendo algunas actuaciones en la radio local, donde con el tiempo llegaron a tener incluso un breve programa propio. Pero cuando se casó Buck se dió cuenta que necesitaría un trabajo más serio para alimentar a su familia, de forma que se empleó de camionero. En uno de sus viajes recaló en Bakersfield (California) y, enamorado de la zona, decidió establecerse allí con su mujer, en 1951. Para esta época ya era un consumado guitarrista y consiguió trabajo como músico de estudio en Capitol Records, grabando para mergentes músicos del pre-rock & roll como Tennessee Ernie Ford o Faron Young. Con la llegada del rockabilly acompañó también a estrellas del género como Gene Vincent o Wanda Jackson y pronto se animó él mismo a grabarlo como solita. Para ello se escondió bajo el pseudónimo de Corky Jones, pues quería reservar el suyo impoluto para una futura carrera en el country, y se marchó al modesto sello Pep, donde editó el excelente tema "Hot dog" (1956). De todas formas, al contrario que otras muchas estrellas del country, Owens no se avergüenza de su pasado rockabilly, y solía decir: "Había rockabilly en el 56 y yo lo hice ¿Y qué? Siempre me ha gustado darle a las audiencias lo que quieren ori y así lo hago, sea lo que sea". Bueno, tampoco hay que exagerar, pero eso dice mucho de su pragmátismo y sentido común.  Ya retomando su nombre original y a cara descubierta en Capitol, editó un par de singles bastante rockeros, aunque ya sin el salvajismo del anterior, entre los que destaca el tema "Sweet thing" (1958). Separado de su esposa, volvió a casarse (luego volvería ha hacerlo otras dos veces, una de ellas con su violinista) y se estableció en el estado de Washington, donde estuvo tocando con la banda del también rocker Dusty Rhodes hasta que estableció contacto con Don Rich, al que vio actuar en un restaurante de Tacoma. Ambos trabaron amistad y se asociaron profesionalmente gracias a su gusto común por la música country y el rock & roll. Tras formar el grupo de apoyo para Owens, los Buckaroos (haciendo un juego de palabras con el mote de Owens y un término californiano que anglicanizaba la palabra castellana vaquero), entre los que estaba un delincuente juvenil llamado Merle Haggard, aparecieron en algunos programas de la radio local y finalmente se editó el single country & western "Second fiddle" (1959), que fue un éxito en las listas del género. Mejor aun les fue con "Under your spell again" y los de Capitol reclamaron a Owens de vuelta a California. Intentó llevarse consigo a Rich y a Haggard, pero este empezó su imparable carrera en solitario hasta el estrellato, mientras que aquel prefirió quedarse en Washington, donde había obtenido una plaza como profesor de música, aunque antes de un año, arrepentido, ya se había reunido con él. Ahora Owens y sus Buckaroos (con la nueva incorporación del cowboy Doyle Holly, que venía de tocar con Johnny Burnette primero y Joe Maphis después) se convirtieron en uno de los mascarones de proa del nuevo Sonido Bakersfield, country con claros toques de rock & roll que sería el antecedente del luego popular country-rock. Tras alguna sonada actuación televisiva, destacando de este momento el gran tema "Above and beyond" (1960), y unos duetos con Rose Maddox, Owens llegó a la cima de su éxito con una serie de temas que llegaron al número uno de las listas de forma consecutiva, destacando por encima del resto el country-billy, si me permitís la expresión, "Act naturally" (1963). Convertido en una estrella su álbum en directo "Carnagie Hall concert" (1966) fue número uno también y realizó una triunfal gira por Japón, donde también grabó un disco, algo inédito para un artista considerado country por muchos. Protagonizó un programa televisivo, colocó nuevos números uno y se coronó como el más avanzado del Sonido Bakersfield con temas de R&R clásico como el intrumental "A happening in a London town" (1969) o su versión del "Johnny B. Goode". Pero a partir de aquí Owens se dispersó un tanto, dedicándose más a la promoción de su protegida Susan Raye que a su propia música, y los Buckaroos empezaron a buscarse la vida por su cuenta. El valioso Holly formó su propia banda, The Vanishing Breed, aunque sería en solitario como le iría realmente bien, sobre todo con el tema country "Lila" (1973) y con el tipicamente Bakersfield, "Richard and the Cadillac King" (1975), antes de retirarse prácticamente de los escenarios para dirigir su propia tienda de música en Tennessee. Mientras, el steel-guitarrista Tom Brumley se marchaba a la banda de Ricky Nelson. Así pues a Owens solo le quebaba el fiel Rich, pero después de grabar algunos temas de bluegrass juntos, se mató en accidente de moto en 1974, cuando solo tenía 32 años de edad. Devastado por este hecho, Owens se dedicó más a los negocios y menos a la música, comprando y vendiendo emisoras de radio durante los años 80, aunque aprovechando el éxito de la versión que Shakin´ Stevens hizo de su clásico "Hot dog" la regrabó (bastante peor, por cierto)y su carrera recibió un nuevo impulso. Con el nuevo sello personal de la excentricidad máxima (sus estrafalarios coches y guitarras ahora adornan museos de Estados Unidos) su dueto con la emergente estrella del nuevo-hillbilly, Dwight Yoakam, "Streets of Bakersfield" (1988), fue otro número uno que apuntar en su larga ristra, y se reeditaron muchos de sus viejos éxitos. En los años 90 volvió a actuar con cierta regularidad, destacando sus duetos con el gracioso Cledus T. Judd, cuyo tema "The first redneck on the internet" (1998) se hizo muy popular. También reunió a los Buckaroos que quedaban para alguna ocasión nostálgica. Tras recuperarse de un cáncer bucal, Owens falleció de un infarto mientras dormía cuando tenía 76 años. Holly, que había vuelto a los escenarios y había estado tocando para estrellas de la talla de Elton John o Billy Joel, murió de cáncer de próstata en el año 2007, a los 70 años de edad. Brumley, que todos estos años había estado tocando para gente como Haggard, Ray Price, Rod Stewart o Chris Isaak, murió de un infarto en el año 2009 a los 73 años de edad.
Músicos: Buck Owens (voz y guitarra acústica), Don Rich (guitarra y violín), Merle Haggard y Doyle Holly (bajo), Willie Cantu y Jerry Wiggins (batería), Tom Brumley y Jay Dee Maness (steel guitar) y Jana Jae Greif (violín).
"Hot dog".

domingo, 25 de mayo de 2014

Stan Robinson (Atlanta, h. 1935 - 2013)

Nacido en el norteamericano estado de Georgia, Stan se aficionó desde joven a la música country y ya bien entrados los años 50 al rock & roll. Tenía buena voz y llegó incluso a actuar en el Grand Ole Opry de Nashville, meca de la música country, donde fue felicitado personalmente por la estrella Lester Flatt, que le auguraba un brillante futuro. No parecía equivocarse al principio, cuando fue fichado por los de discos Monument, un sello local que en sus comienzos necesitaban un buen artista de rock & roll y le editaron el animado du-duá "Boom-A-Dip-Dip" (1959) que se vendió muy bien y le permitió salir en el popular programa televisivo "American Bandstand" y ser telonero de Bill Haley. Después de un fracasado single de high school con Monument, "N-U-T-H-I-N-G", se pasó al sello Totsy, donde grabó el single "Start to jump" (1960), que pasó también totalmente desapercibido. Se pasó ahora al modesto sello Amy, donde grabó dos singles de una interesante mezcla de rockabilly, soul, doo-wop y gospel, que se tradujó en grandes temas como "She can give me fever", "Rhinoceros" o "Exodus of Pepe" (1961) pero no en ventas. Es entonces cuando Stan formó el heterogeneo conjunto The Appalachians, que llegaron a grabar en la sección discográfica de ABC-Paramount. Destacar de ellos su pseudo-soul "All my trials Lord" (1962) y sus versiones folk de rock & rolles como "Boney Maronie" o "Lawdy Miss Clawdy" (1963). En esta banda estaba también Priscilla Mitchell, la mujer del genio del country y el rockabilly Jerry Reed. Pero tras años en la carreteras sintió que el gran éxito no llegaría, así que decidió aceptar un empleo de vendedor de ropa interior a domicilio, disolviéndose Los Appalachians a finales de 1963. Se casó y tuvo dos hijos, Chris y Rich, abriendo con su mujer una tienda de ropa. No abandonó sin embargo su otra gran afición, el fútbol americano, llegando con el tiempo a ser fundador del equipo local de los Renegades. En cuanto a la música se limitó a educar a sus dos vástagos con su colección de vinilos de rockabilly, country, crooners, doo-wop y blues, aunque cuando estos mostraron interés en formar un grupo de rock intentó disuadirles de todas las maneras pues era una vida muy dura que él había conocido. Sin embargo cuando los chicos mostraron entusiasmo, perseverancia y talento les ayudó con denuedo. Chris y Rich formarían el grupo de rock duro de masivo éxito The Black Crowes. Stan se retiró a su ciudad natal, donde vivió tranquilo junto a su mujer hasta el día de su muerte.
Músicos: Stan Robinson (voz y guitarra rítmica). "Boom-A-Dip-Dip".

viernes, 23 de mayo de 2014

Joyce Harris (Bowling Green, 1939)

Aunque nació en el estado norteamericano de Kentucky su familia se trasladó a Nueva Orleans cuando aun era una niña, y fue allí donde forjó su educación musical escuchando a grandes genios del primer rock & roll como Fats Domino o Little Richard. Decidida a hacer esa música formó un dueto junto a una de sus hermanas llamado Judy & Joyce. Tras ganar un concurso de jóvenes talentos se les concedió de premio el derecho a grabar un single. El resultado fue el algo irritante "Hey pretty baby" (1958), que llevaba en la cara B un tema propio, "Rock and roll kittens". Gustaron a los de discos Dot, que decidieron reeditar el disco pero regrabándolo mejorada y con el rockabilly "He´s the one" en la otra cara. Fichadas por discos Decca editaron ahora "Nursery rock", otro single que tampoco, como los anteriores, tampoco alcanzó el éxito. Sus temas no estaban faltos de ritmo, energía rockera y toques de originalidad, pero sus voces femeninas paralelas sonaban demasiado a los grupos de hermanas del boogie-woogie, haciéndolas obsoletas. El fracaso y el hecho de que Judy se casase terminó con el dúo, grabando en seguida Joyce un disco producido por una productora televisiva y compuesto por ella misma, "The boy in school" (1959). Estaba claro que su música había ganado con la disolución del dueto Harris, mostrando ahora Joyce toda su potencia de voz y desparpajo rockero, pero por desgracia la ínfima tirada del disco hizo que pasase desapercibido. Hubo de marcharse Joyce a Méjico, donde había conseguido un trabajo cantando para una cadena de restaurantes, y donde sucedió que Lora Richardson, de la discográfica Domino, estaba por allí de vacaciones, la vio y la fichó de inmediato. Grabó con ellos en seguida una tremebunda y dificilmente superable versión del "Got my mojo working", sin desperdicio pero que tardó años en ver la luz, y el excelente y puro du-duá "I cheated" (1961) que fue pinchado incesantemente en la radio, sin duda bien encauzado publicitariamente con unas fotos promocionales de Joyce posando como una bomba sexual. Mejor aun fue el tardío y agresivo rockabilly "No way out", éxito importante en algunos estados y reeditado inmediatamente en California por el sello Infinity. No le faltaron actuaciones ahora en Lousiana, Tejas, California y Las Vegas, asi como en importantes programas de la televisión nacional. Pero estaba claro que la fiebre del rockabilly había pasado y nuevas corrientes musicales arrasaban en el mercado. Joyce tuvo que reciclarse, pasandose al soul primero, con el nuevo y adecuado nombre artístico para la ocasión de Sinner Strong (Fuerte Pecadora). Su disco de este estilo, "Don´t knock it" (1963), es de una fuerza extraordinaria y de lo mejor de su discografía, pero pronto retomó su nombre original para hacer un sencillo estilo grupos de chicas que tan de moda estaban entonces, el nada malo "Baby, baby, baby". Después volvió a sus raices, tocando sobre todo bluegrass, la música de su tierra natal y hoy día, aunque sigue componiendo y cantando, sobre todo por diversión, y vive casi retirada de los escenarios en un bucólico pueblo de Lousiana.
Músicos: Joyce Harris (voz, guitarra acústica y mandolina), Sonny Rhodes (guitarra), Anita Kerr Singers y The Slades (coros) y The Daylighters. "No way out".

martes, 20 de mayo de 2014

Robin Luke (Los Angeles, 1942)

Nacido en California empezó a tomar clases de guitarra clásica desde los seis años, pero cuando cumplió once su familia se marchó a vivir a Hawaii ya que destinaron allí a su padre, representante aeronaútico. Fue allí cuando en su primera adolescencia empezó a aficionarse al rock and roll, tocando con algunos compañeros de colegio, aunque su estilo siempre tendría cierto deje exótico típico de las islas del Pacífico. Tras tocar en fiestas locales llamó la atención de Bob Bertram, un músico local que acababa de fundar su propia discográfica, International, que le editó, cuando solo tenía 16 años, el single "Susie darling" (1958) -el primero de la discográfica-, una variante high school de su rock & roll exótico de composición propia (dedicada a su hermana de cinco años, Susie) que fue un éxito local inmediatamente. Tenía el mérito añadido haber sido grabado de forma muy casera, con Bertram haciendo la percusión dando golpes con unos bolígrafos a la portada de un LP. Dio la casualidad que Art Freeman, distribuidor del sello Dot, estaba de luna de miel en Hawaii y quedó prendado de la canción, fichándole. Se la reeditaron con mayores medios, elevándola ahora hasta el número cinco de las listas nacionales y haciendo aparecer a Luke en los principales programas nacionales de televisión. Fue una sorpresa monumental pero pasajera, sus siguientas singles, editados tanto por International como por Dot gracias a un amigable acuerdo, no fueron tan bien, aunque hay excelentes temas, como el rockabilly "You can´t stop me from dreaming" (1959) o el medio tempo semi-acústico "Bad boy" (1960). Dot, ya dueña exclusiva de su contrato, lo reconvirtió, por desgracia, en otro teen-idol guaperas y romántico más de los primeros años 60, lo que le valió portadas de revistas de adolescentes y convertirle en una cara al menos conocida. Aunque no se reflejaba del todo en las ventas aun podemos salvar algunos buenos temas, como el high school "Part of a fool" (1961). Luego se intentó un truco postrer, el hacerle formar un dueto con otra ídolo adolescente a la que se quería promocionar: Roberta Shore. Era esta una especie de rival de la estrella de Disney Annette Funicello que había conseguido algunos papeles de segunda y se la quería hacer cantar. El single que editaron juntos, "Foggin´ up the windows" (1962), es tan acaramelado que no triunfó precisamente y Roberta volvió a sus pequeños papeles en la televisión. A Luke, por su parte, no le preocupaba gran cosa. Tocaba más que nada por diversión y para pagarse sus estudios, que nunca abandonó, licenciandose a la postre nada menos que en dos carreras, Psicología y Química-Biología, curriculum que luego completaría con un master en administración de empresas. Así es que a mediados de los años sesenta ya estaba trabajando en una Universidad de las Islas Vírgenes, donde desarrollaría su otra gran afición, la vela (a punto estuvo de entrar en el equipo olímpico) y donde fundaría una familia. Actualmente es jefe de departamento de una universidad de Missouri y ha vuelto a actuar, solo como un homenaje a su mujer de toda la vida, que acababa de fallecer en accidente automovilístico.Shore, por su parte, se ha dedicado casi en exclusiva a la Iglesia Mormona a la que pertenece y está prácticamente retirada del espectáculo.
Músicos: Robin Luke (voz, guitarra acústica y ukelele), Bob Bertram (percusión), The Jolly Drifters, The Lawrence Brothers Combo y las orquestas de Milt Rogers y Perry Botkin Jr. "Susie darlin´".

sábado, 17 de mayo de 2014

Penny Candy (Nueva Orleans, h. 1935)

De orígenes portugueses y nacida en el norteamericano estado de Louisiana, su verdadero nombre era Rose Felicio. Con la llegada del rockabilly se enamoró de este estilo, ganándose tras varias intentas actuaciones el epíteto de La Dama Rockera, que ella inmortalizó en una canción llamada, precisamente "The rockin´ lady (from New Orleans)" (1959). Y es que no solo sabía cantar y tocar, sino que también componía. Editada por el modesto sello Flippin´, y ya con el edulcorado nombre artístico de Penny Candy (significa Chuchería, pero era también el título de una canción country de Jim Reeves que le encantaba), se vendió aceptablemente bien, para la poca capacidad distributiva de la empresa, y consiguió actuar en el Milt Grant Show, entonces uno de los más importantes programas televisivos de la Costa Este, y después en "American Bandstand". Sin embargo en ningún momento alcanzó el estatus de estrella en el mercado nacional, aunque si era muy bastante conocida en Nueva York y Washington D.C., pasándose a la discográfica Dwain, donde editó el single "Come on over" (1960), mucho más suave y ya enmarcado en la corriente del twist. Aunque más comercial que el anterior su resultado en ventas fue inferior y, como tantas otras damas del primer rockabilly, decidió retirarse de la música para formar una familia. Por desgracia, al contrario que la mayoría de las otras, Felicio no volvió a actuar cuando el revivalismo rockabilly de los años 80 ni con el florecimiento de grandes festivales del género de la década siguiente, y sigue sumida en la oscuridad.
Músicos: Penny Candy (voz y guitarra acústica). "The rockin´ lady (from New Orleans)".

viernes, 16 de mayo de 2014

The Country Lads (Washington D.C., 1955 - 1958 y Portland, 1956 - 1957)

 A la izquierda Graves, a la derecha Flood. 
 
Dos grupos al menos han grabado bajo este nombre.
Empezemos con los de la capital estadounidese: Dick Flood aprendió a tocar la guitarra de niño en los campamentos de verano que organizaba la Asociación de Jóvenes Cristianos (Y.M.C.A.) de su Pennsylvania natal. Billy Graves, un año menor que él, nació en un pueblo de Delaware, y se aficionó desde su adolescencia a la música también. Ambos se encontraron durante su reclutamiento e instrucción para la Guerra de Corea y trabaron buena amistad, aunque sus caminos se separaron entonces, cuando Flood fue destinado a una base aérea en Filipinas. Fue allí que formó su primer grupo musical, la banda de country The Luzon Valley Boys, que se dedicaron a entretener a la tropa en las diferentes bases y que incluso llegaron a actuar ante el presidente filipino. De vuelta a casa organizó en Filadelfia una banda llamada The Four Denims que interpretaban los temas que él había compuesto en Asia, pero las cosas no funcionaron como esperaban y el grupo se disolvió. Fue entonces cuando se reencontró con Graves, formando ahora el dueto The Country Lads, que en principio hacían un country acelerado que les hizo ganarse una plaza como banda fija, durante un tiempo, del importante programa televisivo de Jimmy Dean, teloneando en este tiempo a gente de la talla de Johnny Cash o Wanda Jackson. Consiguieron gran popularidad en el distrito Columbia, siendo fichados por el sello homónimo, que les editó dos buenos singles entre los que destaca el tema "I won´t beg your perdon" (1957), pero ahí pareció quedar todo, a las puertas del éxito, separándose poco después. De todas formas los dos amigos fueron captados por Buddy Deane, un famoso y carismático presentador televisivo (inmortalizado más tarde por John Waters en "Hairspray"), y Fred Foster, un productor amigo de Flood que acababa de fundar el rockeril sello Monument y necesitaba artistas de rock & roll con los que introducirse en el mercado. Deane, como manager e imagen del sello, se centró primero en Graves como solista, cuyo primer tema como tal fue el country acelerado "Gotta travel on" (1958), original de Billy Grammer, que fue un tremendo éxito nacional. La segunda edición con Monument fue el baile rockero "The shag (is totally cool)", compuesto por Flood (que se había convertido en accionista del sello), que Graves intentó poner de moda basándose en un tipo de baile originario de las Carolinas (mezcla de Charleston y danzas de pareja en bailes de graduación), recurriendo a trucos baratos como la apostilla al título: "Es totalmente guay". Fue bastante bien en la costa este estadounidense, saliendo de gira por allí Graves y Grammer y convirtiéndose en habituales de algunos programas de televisión. Gracias a esto "The shag" (El cormorán) llegó al puesto 53 de las listas nacionales. Pero, aunque su baile todavía se recuerda en Washington D.C. bailándose en momentos de desenfreno en no pocos bares juerguistas (y es el baile oficial de Carolina del Sur), la carrera de Graves prácticamente acabó ahí, ya que sus siguientes singles, entre los que debemos destacar "Midnight bus" (1959) y "Mount Fujiyama" (1960), temas animados y de rock & rolll, aunque un tanto simples, no tuvieron apenas repercusión. Flood, por su parte, se había convertido en un reputado compositor, ganándose el sobrenombre de Flip Side Flood, porque muchas de sus composiciones se reservaban para las caras B de muchos singles de éxito, entre ellos algunos temas para Roy Orbison. Pero también siguió cantando como solista, como demuestra su éxito con "The three bells" (1959), aunque la versión que hicieron The Browns le sobrepasaría ampliamente. Este tema, un tanto conservador de más, tiene sin embargo el mérito innovador de ser la primera vez que se usaba una orquesta sinfónica para un tema country y de que usaba como coros, de forma conjunta, a Los Jordanaires y las Anita Kerr Singers. Su falta de éxito en los siguientes singles le empujó a vender sus acciones en Monument y dejar el D.C. en 1960 para instalarse en Nashville. Allí se convirtió en un habitual del programa Grand Ole Opry, formando después el grupo The Pathfinders, que se dedicó sobre todo a tocar en bases militares. Grabó también en solitario el tema honky-tonk "The hell bound train" (1961) para Epic, una subsidiaria entonces de Columbia. Era excelente, pero a pesar de que hablaba de la redención del hombre los pincha-discos no lo ponían porque las primera frases eran muy duras para la época. Mas suerte tuvo con "Another stretch of track" (1962), que llegó al número 20 de algunas listas, y desde luego con su composición "Troubles back in town" ese mismo año, que los Wilburn Brothers convirtieron en un flamante número uno y que él mismo grabaría tres años después. A finales de los años 60, dedicaría buena parte de su tiempo a Los Pathfinders, tocando en las bases americanas en el Pacífico para apoyar a las tropas que iban a morir a Vietnam. Fue allí que contrajó el dengue y casi se muere, pero de vuelta en casa fundó discos Totem, en el que editó un par de singles de poca tirada en 1967. Lo siguió intentado sin éxito en diferentes discográficas, hasta que ya cansado, en 1972, hizo desaparecer a Flood para reaparecer con la nueva identidad de Okefenokee Joe, un cantautor country de los pantanos de Georgia que se dedica a loar a la madre naturaleza y a defender los derechos de los animales ante el acoso incesante del hombre. Sus composiciones, aunque no bendecidas por las grandes ventas, han alcanzado bastante popularidad y ha conseguido, y en eso sigue, recabar grandes apoyos para su causa.
Los Country Lads de Oregón eran un dueto mucho más rocker (formado por Bruce Turner y Leon Mach) que grabó un buen EP de rockabilly en la discográfica Ruby Tone, en el que destacaba el tema "I asked her" (1957). El éxito no llamó a su puerta y además los de Columbia presionaron para que se cambiaran el nombre. En vista de ambas cosas decidieron separarse, iniciando Mach, una breve carrera en solitario, en la que destaca el single aun rockabillero "You hurt me so" (1961).
Poco después la modesta discográfica Fredlo edita nuevos discos de The Country Lads, como el country "Have you ever been in love before?" (1962) o el rockabilly instrumental "The V. Spike boogie" (1964), pero no podemos certificar si se debe a un breve reencuentro de Graves y Flood o bien de Mach y Turner (parejas que jamás perdieron la amistad), formando un sucedaneo o bien, más bien, de un grupo diferente (aunque es raro que eligiesen el mismo nombre), ya que en esta ocasión el vocalista ocasional es un tal Zeb Lewis.  Por si esto fuera poca complicación, había otros Country Lads más en Lexington (Nevada), aunque estos creo que  no llegaron a grabar, y hay otros en Austealia. También había una banda de country puro llamada Dale Spinks & the Country Lads en los primeros años 60.

Música: Country Lads de Washington: Billy Graves (voz) y Dick Flood (guitarra y coros). Country Lads de Oregón: Bruce Turner (voz) y Leon Mach (voz y guitarra). "I asked her", de los de Oregón.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Jamie Horton (Oklahoma City, 1943)

Su verdadero nombre era Gayla Peevey y, aunque nacida en la gran ciudad, su familia se trasladó al poco de nacer ella al pueblo de Ponca City. En seguida desarrolló gran afición por la música, maravillando a su familia y a los fieles de la iglesia donde acudía por su portentosa voz. Así es que sus padres decidieron explotar los talentos de la pequeña en una época en que había multitud de niños prodigios triunfando o, al menos intentándolo. Tras trasladarse a  vivir a Oklahoma City la pequeña empezó a conseguir bastante fama a nivel local gracias a sus actuaciones en la radio y televisión estatal. La vieron los del programa californiano "Saturday night review" y se la llevaron a Hollywood para que actuara allí con regularidad. Finalmente fue fichada por los de discos Columbia, cuyo single con ellos, "I want an hippopotamus for Christmas" (1953), una canción medio infantil-medio villancico, alcanzó gran popularidad merced, en gran parte, a que la interpretó en un conocido programa de la televisión nacional y a que apadrinó a un hipopótamo de verdad en un zoológico. Sus siguientes discos no tuvieron tanta suerte, normal teniendo en cuenta que la época de las niñas repelentes de diez años cantando temas de mayores (como era su caso) ya estaba pasando en beneficio de los primeros acordes del rock & roll o sus precedentes. En vista de ello se intentaron trucos como emparejarla con otro niño, Jimmy Boyd, en "Kitty in a basket" (1954), hacer otros temas navideños para las siguientes fiestas o reconvertirla en una especie de mini-crooner femenina en "Daddy´s report card" (1955), pero todo fue en vano. Con su voz y su música un poco más maduras grabó algunas más acertadas y animadas canciones para adolescentes, como "I want you to be my guy"" o el pícaro medio tempo rockero "That´s what I learned in school" (1957). Pero Gayla había entrado en una edad complicada y la familia pensó que lo mejor es que la chica completase sus estudios, trasladándose para ello a vivir a San Diego. Pero en el instituto aprendió a tocar la guitarra y empezó a componer sus propias canciones, volviendo a la música con entusiasmo renovado y un espíritu más rebelde. Había que renacer, y se cambió el nombre a Jamie Horton, fichando por discos Joy. Su estilo eran ahora bastante high school, aunque con muchos aires doo-woop e incluso rockabillys, primero temas solo aceptables por tener unas letras solo aptas para chicas púberes, como "My little Marine" (1959) o "Heartbreakin´ doll" (1960). Pero en seguida se impone su vena más rockera con "Robot man", lo que le permitió actuar en el Milt Grant Show de televisión. Luego su "When it comes to love" (1961) es una sorprendente muestra de su talento, "Going, going, going, gone" una frenética carrera vocal, y "Go shout it from a mountain" (1962) una obra madura, sesentera en el mejor sentido, y de sus mejores temas. Pero la falta de un verdadero gran éxito la convenció de dejar la música para completar sus estudios, licenciandose en Bellas Artes por la universidad de San Diego. Cuando terminó consiguió una plaza de maestra, pero se dio cuenta que no le gustaba y tras casarse fundó con su marido una empresa publicitaria, que rigió hasta su jubilación, y desde entonces se ha dedicado en cuerpo y alma a su iglesia. Su hija es una compositora para bandas sonoras de cine y televisión . 
Músicos: Jamie Horton (voz), Jimmy Boyd (guitarra acústica y coros) y las orquestas de Norman Leyden, Paul Weston, Ray Conniff, Jay Sherman, Mort Garson y Jack Nitzsche.

viernes, 9 de mayo de 2014

Jesse Lee Turner / Floyd Robinson (Addicks, 1938)

Nacido en un pequeño pueblo Tejano, en su primera adolescencia su familia emigró a la ciudad de Boling, y más tarde a Tennessee, donde empezó a tocar música country roll con algunos compañeros de colegio, formando su primera banda llamada The Eagle Rangers, que tocaba en fiestas de colegio, bailes e incluso hicieron alguna actuación en la radio. Eran tan buenos que fueron banda de acompañamiento de algunos grandes del country, como George Jones o Jim Reeves. En esta época se hacia llamar Floyd Robinson, nombre que ignoramos si es el verdadero, pues hay muchas lagunas en su misteriosa biografía, pero tengo serías dudas de que fuese el Floyd Robinson que grabó algunos singles de hillbilly para el sello King en 1954. En esa época habría tenido solo 15 o 16 años y King, maestros en el arte publicitario, no habrían dejado pasar la oportunidad de promocionarle como un niño prodigio (la voz, además, no concuerda). Me inclino más a pensar que se trata del Robinson parte del dúo Jack & Daniel, aunque no mucho después el aquí tratado ya haría una breve actuación televisiva en el programa "Country Style U.S.A.". Nuestro Robinson sufrió una gran transformación musical con la llegada del rockabilly, género al que se unió con pasión y que no solo cantaba y tocaba, sino que componía. Adoptó el más adecuado pseudónimo de Jesse Lee Turner, en honor a su máximo idolo del momento, Jerry Lee Lewis, su inspiración, y lleno de ilusión marchó a Memphis con la esperanza de ser oido por Sam Phillips, el gurú de Sun records, para que le convirtiese en una mezcla de sus pupilos Elvis y Lewis. Consiguió grabar una maqueta, "Put me down" (1957), que no saldría a la luz, pero a Phillips y a Lewis, les cayó tan bién el chico que le contrataron como chofer, y el mismo Lewis grabó su tema. Descontento como simple empleado, fue recogido por el cantante country Dewey Groom que se lo llevó al sello neoyorquino Carlton. Allí, aprovechando el tirón del éxito del rock de voces tontas que había tenido David Seville con "Witch Doctor" triunfó relativamente llegando al número veinte de las listas nacionales con "The little space girl" (1958), un medio tempo bastante estúpido más digno del Padre Abraham y los Pitufos que otra cosa. Por suerte llevaba en la cara B el buen rockabilly "Shake baby, shake" (la mayoría de la gente -entre los que me incluía hasta hace poco- sigue pensando que Turner y Robinson son dos personas diferentes, oportunamente primos, pero nuevas pruebas hacen esta teoría insostenible). Los de la poderosa RCA contactaron con él ofreciéndole el oro y el moro, pero para grabar con ellos tuvo que hacerlo acreditado como Floyd Robinson, por obvios problemas contractuales. A  la vez que grababa para Carlton como Turner la balada "Thinkin´" (1959), que llevaba de nuevo un gran rockabilly en la otra cara, "Baby, please don´t tease", editaba para RCA como Robinson el single "Makin´love", un high school más blando en la música pero más duro en la letra (y que suscitó cierto escándalo) que fue un éxito, llegando al número nueve de las listas y traduciéndose incluso a varios idiomas, entre ellos el español ("Locamente te amaré").  Desde ese momento se desdobló totalmente, llevando sus dos carreras de forma paralela a ver donde sonaba la flauta. Como el teen-idol Robinson grabó, sin suerte, para sellos como Dot, Groove o United Artists. Como el rocker Turner grabó para Fraternity, de Cincinnati, la ciudad donde se refugió el rockabilly cuando entró de capa caida. Sus temas allí, aunque no exentos de calidad y espíritu rocker, se amoldonaron un tanto a los vaívenes de la moda y repetían un tanto algunas tonterías que no le hacían ningún bien. Cuando fue fichado por discos Imperial siguió en esa linea, haciendo una secuela de su primer y más conocido tema llamada "I´m the little space girl´s father" (1960). Sin ningún éxito, pues a esas alturas nadie se acordaba del tema original, empezó a cambiar de discográfica y terminó enrolándose en The Roadrunners, un grupo instrumental que llegó a grabar un single para el modesto sello Jaro. Pero duró poco tiempo con ellos, y en seguida volvió a sus andadas, libando de discográfica en discográfica sin suerte, en parte merecida debida a su manía de incluir voces payasiles o saturadas de helio como demuestra "The elopers" (1961). Una pena, porque cuando se ponía serio demostraba su talento, y sino ahí está su versión del "Shotgun boogie" (1962) para comprobarlo. En ninguno de los casos tuvo suerte y pronto, tras un postrer y oscuro single a mediados de los años 60, la falta de éxito le hizo emplearse como ingeniero de sonido, destacando en algunas sesiones de Duane Eddy. Tenía buen físico y es por esto que se dedicó a la televisión y el cine de serie B, donde aunque solo hizo papeles ínfimos, al menos le dió para vivir. A principios de los años 70 decidió auto-fusionarse, empleando el truco de vender algunos discos como duetos de Robinson y Turner, cuando en realidad eran una variación de los efectos de voces que tanto le gustaban. Finalmente se unió a una congregación evangelista de Galveston, deleitando a los feligreses con su rock cristiano, que prontó transformó a su estilo con voces trucadas, inventando el rock cristiano de animales, con esas horribles voces de ardillas, ratones o lo que quiera que sean, para enseñar la Biblia a los niños. Grabó varios horribles discos de este tipo, lo que le costó una demanda del mismo David Seville por plagio, poniéndo punto final a este espanto. Desde entonces, aunque actua de vez en cuando fuera de la iglesia, la mayoría del tiempo lo dedica a interpretar rock cristiano allí (destacando su tema "Jesus for President"), a recaudar fondos para ella o a escribir algunos libros, entre los que destaca su novela "The guitar" (1994).
Músicos: Jesse Lee Turner (voz, guitarra y piano) y Luther Brandon & his All American Boys Orchestra.
 "Put me down".

martes, 6 de mayo de 2014

The Rockin´ R´s (Metamora, 1957 - 1962)

Amigos del estado norteamericano de Illinois, los chicos de ascendencia alemana Ron Volz y Ron Wernsman les tocó vivir en uno de los suburbios más peligrosos del estado entonces, como el mismo nombre indica, Peoria. El padre de Wernsman, un gran tipo, organizaba fiestas en el sótano de su casa para sacar a los chicos de las calles. La única condición que ponía para dejarles entrar, incluso a miembros de diversas pandillas, era que dejasen las armas en la puerta. Los dos Ron solían tocar algunas versiones de rock and roll solo para su propia diversión y para animar el evento (Volz era el guapo y Wernsman el chistoso), pero cuando incorporaron a otro chaval, Ted Minar, decidieron empezar a tomárselo un poco más en serio y se pusieron de nombre los Rockin´R´S, por la inicial de sus nombres comunes. Su repertorio estaba compuesto de versiones de los primeros temas del rockabilly, pero como ninguno de los tres quería cantar la mayoría de las veces se quedaba en tema instrumental. Con este estilo empezaron a hacerse conocidos en toda la ciudad, actuando en cualquier fiesta rockera que se preciara, extendiéndose pronto su fama a parte del estado y llegando a oidos del presentador Steve Clark. Este necesitaba rápido un grupo de rockabilly para su recién creada discográfica Tempus, y les fichó sin pensárselo mucho. Su primer single fue el instro rockabilly "The beat" (1958), un gran éxito regional a pesar del espanto inicial de Clark al ver que había fichado a un conjunto que apenas cantaba. Por eso se había hecho un esfuerzo  y en la cara B se editó el crudo y magnífico rockabilly cantado "Crazy baby". Conforme el disco se daba a conocer un poco por el resto del país, haciendo algunas apariciones televisivas, se añadieron nuevos miembros a la banda que dieron un toque más del estilo instro prototípico, es decir, no tan salvaje. No les fue mal con su siguiente single, "Heat" (1959), y fueron teloneros de gente como Jerry Lee Lewis o Gene Vincent, aunque para entonces su carrera parecía bastante estáncada. Es por eso que Tempus decidió lanzar a Volz como un teen-idol al uso de esos meses (aunque con los Rockin´R´s como grupo de acompañamiento), pero tras un primer single que fue un fiasco, en el segundo se añadió el excelente tema instrumental "Mustang", que era lo suyo, acreditados nuevamente como Rockin´R´s nuevamente. Ficharon por Vee Jay, pero estos les cambiaron el estilo, llegando a introducir un bajo eléctrico que desagradó sobremanera a algunos miembros del grupo, y tal desgana se nota en su songle "Hum bug" (1960). Fue el principio del fin, y tras un postrer disco con el modesto sello Stepheny, se disolvieron poco después.
Músicos: Ron Volz (voz y guitarra), Ron Wernsman (guitarra y bajo), Ted Minar (batería), Rick Bressick y Art Bill (saxo) y Judy Noll (coros). "The beat".

miércoles, 30 de abril de 2014

Connie Francis (Newark, 1938)

Nacida frente a la Estatua de la Libertad, sus padres eran hijos de emigrantes italianos y de hecho su verdadero nombre era Concetta Rosa Maria Franconero. Su vecindario de Nueva Jersey era primordialmente judio, por la que la inteligente muchacha no solo hablaba inglés e italiano con soltura, sino también hebreo. No solo tenía un don para los idiomas, sino también  para la música, aprendiendo a tocar el acordeón desde los tres años y asombrando a propios y a extraños por su gracia y buena voz. Así pues su padre la llevó a todos los concursos que podía, algunos de ellos en la televisión, donde ya empezó a usar el apodo de Connie. Tras graduarse en el instituto en 1955 fue un hito en su carrera el aparecer en el importante programa de Arthur Godfrey, el cual le indujo a cambiarse el nombre artístico a Connie Francis y a abandonar el lastre que suponía el acordeón. Gracias a ello consiguió trabajo grabando maquetas de canciones para ver si esas pruebas gustaban a otros artistas de más renombre. Podría parecer injusto que una chica de su aspecto y voz tuviese que esconderse en el anonimato de ese trabajo, pero la verdad es que no había aun desarrollado una personalidad propia y lo que hacía era copiar el sonido de otras artistas. Finalmente su padre decidió invertir todo lo ahorrado en una grabación de ella como solista para intentar vendérsela a alguna discográfica y lo consiguió con MGM no gracias precisamente a las canciones, bastante ñoñas, sino a que una de ellas, "Freddy", era el nombre del hijo de uno de los grandes ejecutivos de la compañía y parecía un buen regalo de cumpleaños. Por los demás los primeros singles de Connie en la empresa fueron un fracaso. Aun así ya estaba contratada en una gran compañía cuya mayor dedicación era el cine, y Connie puso la voz en las canciones de algunas películas propagándisticas del primer rock & roll, como "Rock, rock, rock" (1956) o "Jamboree" (1957). Ella no aparecía, sino que doblaba a las actrices principales del film, algo que en su momento debió enervarla, pero que con el tiempo salió ganando, ya que esos temas eran, con diferencia, los peores momentos de esos films. Su preferencia por estas cursis baladas no evitó que hiciera incursiones más rockeras, como la sensual "Eighteen" o su dueto con Marvin Rainwater "The majesty of love", una balada con toques du-duá que fue su primer tema con cierta relevancia. De todas formas estaba ya desesperando y se había matriculado incluso en la carrera de medicina, cuando llegó su primer gran éxito verdadero fue una versión moderna del viejo rhythm & blues "Who´s sorry now?", que llegó al número cuatro de las listas estadounidenses y al uno en las británicas y la empezó a convertir en una verdadera estrella, algo a lo que su físico acompañaba en no poca medida. Inició una relación romántica con el cantante Bobby Darin, pero el padre de ella no le aceptaba por no ser italiano y por no seguir las estrictas reglas de pareja pre-matrimoniales, amenazando a Darin con un pistola y haciendo que huyera., De todas formas ella no estaba contenta con los temas que se le imponían, baladas o rhythm & blues, más música para adultos que para los chicos de su generación, y finalmente consiguió imponer su criterio con el desenfadado rock & roll "Stupid Cupid" (1958), otro número uno en Gran Bretaña, o el rockabilly de medio tempo "Fallin´". A finales de la década Connie se convirtió en la mejor y más exitosa intérprete de high-school, la cara edulcorada del rockabilly en la versión femenina de los grandes idolos guaperas para adolescentes. Buena muestra de ello son temas, buenos, como "Lipstick in your collar" (1959), "Robot man" (1960), que se editó solo como disco promocional para pincha-discos en los Estados Unidos pero se vendió bien en Europa, o un álbum de twist. Precisamente este éxito en el viejo continente le empujó a grabar en los años 60 una serie de álbumes de música concreta de diversos paises europeos como Italia, Alemania, Irlanda, grabando en sus propios idiomas, e incluso en hebreo que, como hemos visto, también hablaba. Fueron sus mayores éxitos de ventas que la hicieron tremendamente popular en toda Europa, pero ya estaban totalmente alejados del espíritu del rock & roll. Paralelamente había comenzado una carrera cinematográfica bastante inane, aunque hay que destacar "Where the boys are" pues puso de moda el que los jóvenes se fueran de juerga  desenfrenada a Florida durante las vacaciones de Semana Santa durante varias décadas. Su estrella decayó totalmente merced a lo mal que su música estaba envejeciendo, refugiandose cada vez más en Europa, manteniendo su popularidad gracias a participar en festivales de fama mundial como San Remo. Finalmente decidió retirarse de la música en 1970, volviendo tres años después sin grandes éxitos pero sin que tampoco le faltaran actuaciones. Tras una de estas en Nueva York, en 1974, a su vuelta al hotel fue violada y casi asesinada dada por muerta por un tiparraco al que nunca se encontró. Aparte del trauma psicológico necesitó cirugía nasal y prácticamente perdió la voz. La demanda a la cadena hotelera por falta de seguridad la convirtió en más millonaria y cambió hasta la ley en cuanto a la seguridad en los hoteles. Tras varias operaciones pudo recuperar su voz, pero más valiese que no lo hubiese hecho pues grabó una serie de horribles discos, entre ellos alguno de funk. A toda esta cadena de desgracias se unió el que pistoleros de la mafia matasen a su hermano en 1981, volviéndose, con bastante razón, una maniaco depresiva que tuvo que ser ingresada en un hospital mental tras otro durante los años 80, incluyendo algún intento de suicidio. Tras publicar su suculenta autobiografía, los años 90 vieron cierto resurgir de su carrera y sus gustos, triunfando nuevamente en Alemania y grabando su versión del tema de Elvis "Are you lonesome tonight?" y el álbum "With love to Byddy" (1996), de versiones de Buddy Holly. Fue su último disco, pero siguió actuando hasta 2013, en que problemas de salud se lo impiden.
Músicos: Connie Francis (voz).

viernes, 25 de abril de 2014

The Rock-A-Teens (Richmond, 1959 - 1960)

La historia de este grupo comienza alrededor de Vic Mizelle, un muchacho problématico del norteamericano estado de Virginia, violento y con serios problemas mentales que llevaba entrando y saliendo de diversos manicomios desde que tenía 14 años. Hasta tal punto era incontrolable que se recomendó hacerle una lobotomia, pero como sus padres eran pobres y no podian pagarla le compraron una guitarra, lo cual encauzó al muchacho hacía la música en vez de convertirle en un vegetal. Fue así como entró a formar parte del efímero grupo de rockabilly Nod McKinney & the Rockeeters (pero aquí tocando el bajo), en 1956. Cuando conoció al guitarrista Bobby Walke en el barbero, charlando decidieron formar su propia banda y se lanzaron a la calle en busca del resto de miembros, montados en su convertible. Cuando oyeron un escándalo en la calle de un baterista de talento, que tocando sin parar había obligado a los vecinos a reunirse y llamar a la policía supieron que habían encontrado al primero de ellos. Se trataba del muchacho de 16 años Bill Smith, el cual se había convertido al rockabilly con pasión frenética después de ver a Elvis Presley en directo.El grupo se completó con el entusiasta Bill Cook, Eddie Robinson, un tipo que al menos podía leer música, y otro chico que no tenía ni idea de tocar pero que tenía un amplificador, Paul Dixon. Se pusieron el nombre de Boo Walke & the Rockets, dado el predominio instrumental, por más que Mizelle animara el cotarro a base de sus berridos. Paradígmático del estilo de esta nueva banda era "Rock-a-teen boogie", un tema basado en otro más flojo de Arthur "Guitar boogie" Smith, al que Mizelle contagiaba su locura, y con este salvaje tema como bandera hicieron una audición en Mart Records, una modesta discográfica en la trastienda de una tienda de discos. Tal derroche de energía y originalidad (con un enorme y pionero solo de batería a mitad de canción), que tanto influiría en nuevos estilos posteriores (garaje, punk, rock-horror...), impresionó no poco y rapidamente se les editó, aunque con el título cambiado a "Woo-Hoo" (1959), lo único que se decía en la canción, y acreditándoseles a ellos como The Rock-A-Teens. Como detalle polémico decir que Jess Duboy, famoso locutor de radio local, clama ser quién hizo esos coros en la canción pero que no pudo ser acreditado por tener contrato en otra compañía, como cantante del grupo de du-duá Jess Duboy & the Hitch-Hikers, los cuales ya habían tenido un éxito regional con "Beautiful love" (1957). Mizelle niega tal cosa, aunque reconoce su presencia y aportación. Duboy dice además que la cara B, "Untrue" era "la peor canción en la Historia del Mundo". No tanto, pero casi. Sea como fuese los chicos, con Duboy como manager, hicieron varias apariciones televisivas y llegaron al puesto 16 de las listas sorteando una artera demanda de plagio por parte de "Guitar boogie". Los de discos Roulette reeditaron "Woo-hoo" y los muchachos salieron de gira telonando a grandes del rock & roll, estando de teloneros de Jerry Lee Lewis cuando su famoso concierto en que le pegó fuego al piano. Editaron un álbum de rockabilly sin desperdicio lleno de temas instrumentales o no, en 1960. Entre ellos caben destacar los homenajes a sus paisanos Gene Vincent (una versión del "Dance to the bop") y Janis Martin (el original suyo "Janis will rock"). Pero el rockabilly ya estaba de capa caida ese año y este excelente disco pasó totalmente desapercibido, a lo que se unió una serie de malentendidos con Duboy que terminó con el desmantelamiento de la banda. Cook murió joven, en accidente de moto en 1971. Smith se convirtió en productor musical con su propio sello discográfico, LeBill. Sería él el principal responsable de la carrera del grupo rockabilly Tommy & the Tom Toms (vease en su propia entrada), hasta el extremo que estos grabarían en alguna ocasión escondidos bajo el pseudónimo de Bill Smith Combo. Luego trabajó en el ferrocarril hasta que tuvo edad para jubilarse, dedicándose ahora a tocar por diversión. Walke se había casado joven y se hizo camionero, Dixon abrió una tienda de repuestos de coches, Robinson retomó sus estudios, montando un pequeño negocio de representación de artistas. Y en cuanto a Mizelle, decir que formó el grupo vocal Vic & the Versatiles, al que no le faltaron actuaciones durante los años 60, pasando luego a otros grupos de menor fortuna. En 1992 los que quedaban de la banda volvieron a juntarse para una serie de conciertos nostálgicos, pero por desgracia Walke falleció poco después y la experiencia no volvió a repetirse. Dixon murió en 2007 y Robinson poco después. Mizelle actua de vez en cuando, destacando sus puestas en escena con Deke Dickerson, el chico para todo del rockabilly, la mayoría de las veces cantando su ya mítico "Woo-hoo", nuevamente actualizado después de que lo cantaran el grupo femenino japonés, Las 5, 6, 7, 8´s, en la peor y más taquillera película de Tarantino, "Kill Bill".
Músicos: Vic Mizelle (voz y guitarra rítmica), Bobby "Boo" Walke (guitarra), Paul Dixon (bajo), Bill Smith (batería), Bill Cook (guitarra acústica) y Eddie Robinson (saxo). "Woo-hoo".