jueves, 7 de junio de 2018

Ray Fournier & his Rockin´ Rebels (Biloxi, h. 1959 - h. 1962)

La familia Fournier era bien conocida en el sur del norteamericano Estado de Mississippi, gracias al patriarca Raymond, un tipo duro y emprendedor que vió como un huracán destruía su fábrica de empaquetado de pescado en 1915 y de nuevo otro huracán, en 1924, destruyó la tienda de cebos que había montado. Irreductible, montó junto a su hijo Doty una empresa familiar de pesca y empequetado de marisco, que tuvo que cerrar en 1935 debido a la Gran Depresión. Doty tomó el mando y levantó el negocio, sobreponiendose a un huracán más, en 1947, que volvió a tirar abajo su fábrica, y a la muerte de Raymond dos años después. Pero dos de sus dos hijos adolescentes, Ray y Doty, no parecían interesados en el negocio y sí en el rock & roll, formando junto a los hermanos Blessey, Walter (con estudios musicales y ex-integrante de la efímera banda local Johnnie Elmer & the Rockets) y Gerald, el conjunto The Rockin´ Rebels, si bien pronto, para no ser confundidos con otro conjunto homónimo de Buffalo (que anteriormente se habían llamado, simplemente, The Rebels) se rebautizaron Ray Fournier & his Rockin´ Rebels, dado el protagonismo que Ray había ido tomando. El conjunto tenía la peculiaridad de que hacía principalmente du-duá mientras ellos mismos eran los instrumentistas, lo que representaba una dificultad añadida en sus actuaciones en directo ya que muchos de sus intrumentos eran de viento. Fuese como fuese, tras algunas actuaciones en bailes locales, consiguieron enorme popularidad en la zona y grabar el buen single "Cherry pie" (1960) en el modesto sello local River. Las ventas no fueron demasiado buenas, y los chicos pasaron a discos Diamond, donde les rebautizaron Ray Fournia with the Rocking Rebels, donde sutilmente se relegaba a la banda en pos de su solista y compositor principal, lo cual debió ya de causar cierto malestar pues, tras la edición del single "You done me wrong" (1961) se separaron. Ray y Doty se pusieron a trabajar, ahora sí, en el negocio familiar del marisco, que aún tuvo que sobreponerse al azote de otro huracán, este en 1969, que volvió a destruir su empresa. Cuando Doty padre murió en 1990, los dos hermanos rockeros abrieron una marisqueria, completando así todas las fases del proceso, desde la captura del producto hasta su venta cocinada y servida, yéndoles muy bien de momento hasta que, Dios no lo quiera, llegue otro huracán. Tras la separación del conjunto los Blessey estudiaron derecho, donde en seguida Walter destacó en atletismo (batió el record de la milla del sur del Missisiippi) y Gerald por su valiente activismo en pro de los derechos civiles de los negros, algo especialmente peliagudo en su Estado. Cuando terminaron la carrera y Gerald montó un despacho, pronto famoso por su abogacía activa y liberal, Walter prefirió en cambio enrolarse en el ejército, siendo destinado primero a Alemania Federal y finalmente a Vietnam. Allí quedó expuesto al asesino agente naranja que su propio país lanzaba sobre las aldeas, afectándole esto fisicamente. Regresó de allí en 1966 con el grado de capitán, ejerció como abogado, pero sin tanto protagonismo como Gerald, el cual se metió en política cuando la crisis de los años 70 dejó su ciudad arruinada, y salió elegido alcalde en 1981. En 1986 comenzó un ambicioso y caro proyecto para revitalizar la ciudad, destinando una millonada del presupuesto a la construcción de un animado paseo marítimo, lo que le costó las airadas críticas de sus rivales, que dudaban de que tal cosa fuese posible. La tensión fue escalando, y sus enemigos políticos acusaron a Blessey de corrupción, alterando las cuentas en su beneficio. El escándalo alcanzó propoporciones nacionales y el FBI envió a un agente, Royce Highnight, para investigarlo, el cual pronto tuvo a Margaret Sherry, esposa del juez Vincent Sherry (otro enemigo de Blessey), como su principal fuente de información y aliada, pues pretendía presentarse a alcaldesa. Pero en el verano de 1987 los Sherry fueron encontrados por su socio Peter Halat asesinados a tiros en su casa y todas las miradas se giraron hacia Blessey, incluyendo las de su némesis Highnight, un duro agente de la vieja escuela que además no comulgaba con ninguno de los principios del alcalde, por lo que el encontronazo entre los dos personajes fue épico. Finalmente Blessey terminó su mandato impune, en 1989, y siguió trabajando en su firma de abogados. Hete aquí que le sucedió en el cargo el mentado Halat, el cual a los pocos meses fue detenido por estar implicado en el asesinato de los Sherry.. Halat estaba asociado con la mafia sureña y cuando malgastó parte de su dinero, le echó la culpa a su socio y los mafiosos eliminaron al matrimonio. Halat pasó 15 años en prisión y al salir se apartó del mundo. Todo este sórdido asunto quedó reflejado en el libro "Barro en Biloxi". Gerald se convirtió en el fiscal municipal, hasta que el año 2016 presentó su dimisión, para descansar, ya que tenía entonces ya 74 años, si bien ha seguido despues como consejero. Walter, que fue en gran parte responsable de la apertura del Museo Marítimo y de la Pesca, abrió ya en el siglo XXI una pensión junto a su mujer, pero falleció en 2017, con 78 años de edad, víctima de un cáncer. Muy desilusionado con el cuerpo, Highnight se retiró del FBI y se puso a trabajar en el sistema de transportes de Biloxi y a escribir libros sobre sus experiencias, algo en lo que aún sigue.
Músicos: Ray Fournier (voz y saxo), Walter Blessey (guitarra y coros), Pat Thorton (contrabajo y coros), Doty Fournier (batería y coros), Joe Landry (piano y coros), Barry Feranda (saxo y coros) y Gerald Blessey (trompeta y coros).