domingo, 23 de septiembre de 2018

Lalo Fransen (Buenos Aires, 1938)

Nacido en la capital de Argentina, su verdadero nombre era Norberto Franzoni y en su adolecencia trabajaba, a la vez que estudiaba, en la joyería de su padre. Pero su verdadera pasión era el rock & roll, así que reunió a algunos amigos del barrio y formó el conjunto Los Patters. Tocaban en bailes de colegio versiones de Elvis o Bill Haley, cambiándose el nombre posteriormente a Danny Santos & sus 220 Volts de Rock & Roll. Como parecía que no prosperaban Norberto se presentó solo en los estudios RCA argentinos en busca de una oportunidad, y tiene suerte, ya que es fichado debido a su buen aspecto y voz, con la condición, eso sí, de que cambie su nombre artístico al más sonoro Lalo Fransen. Desde el principio la multi-nacional cambia su estilo sin escrúpulos, queriendo convertirlo en un edulcorado crooner, como demuestran ya sus primeros singles "Un pañuelo manchado de rouge" (1960) y "El silencio" (1961). Era algo anacrónico en un chico tan joven y se remodeló su carrera haciendolo aparecer en famosos programas juveniles de radio y televisión, y grabando temas twist, como "Bailemos otra vez el twist" (1962) o high school más acordes a su edad, aunque siempre representando el lado más cursi y conformista del primigenio rock & roll, con muestras como "La media medalla" (1963) y la encorbatada y trajeada imagen con la que le hacían aparecer. Fue también parte integrante del super-grupo de rock & roll Los Red Caps, junto a otras estrellas argentinas, como Johny Tedesco, Palito Ortega y Nick Jones. Llamados así (Gorros Rojos) por los fez turcos que portaban -un toque humorístico muy habitual del frat-rock y de su componente Jones- no duraron mucho juntos dada la artificialidad que habían impuesto los ejecutivos al crearlo, aunque sí el suficiente para sacar un buen disco, "La mantequilla" (1964). Fransen se convierte en un habitual de la televisión e incluso aparece en el cine, en la cinta "Ritmo nuevo, vieja ola" (1965), pero al año siguiente se casa, empieza a tener hijos y a pensar más en el futuro, de forma que se traslada a España, donde aparte de grabar otros discos de diferentes estilos, entre los que podemos sus versiones "San Francisco" (1967), "Bikini amarillo" (1968) o "Chewy, chewy" (1969), sin mucho éxito, se dedica a producir a otros artistas. En 1970 vuelve a Argentina, donde desde entonces se dedica a producir, componer, arreglar y, también, a seguir actuando y grabando de vez en cuando, destacando que en los últimos años ha vuelto a sus raices más rockeras.
Músico: Lalo Fransen (voz) y las orquestas de Panchito Nolé y Toscano.