viernes, 19 de septiembre de 2014

Billy Williams (Waco, 1910 - Chicago, 1972)

Nacido en Tejas, destacó desde su infancia cantando en el coro de la iglesia. En los años 20 su familia se trasladó a vivir a Wilberforce (Ohio), donde estaba una de las mejores universidades para negros, subvencionada por la Iglesia metodista del estado, y así el joven Billy podría estudiar una carrera. En principio simultaneandolo con los estudios, en 1930 se unió a un cuarteto de gospel que había organizado uno de los profesores, llamado The Harmony Four. En seguida causaron sensación por donde actuaban y en un año ya habían ganado el concurso estatal para aficionados y habían conseguido actuar en una importante emisora radiofónica de Cincinnati. Fue tal el éxito de aquel día que les contrataron como fijos durante dos años más, cambiándose el nombre durante este periodo a The Charioteers, porque su tema más requerido y usado era el clásico del gospel "Swing low, sweet charriot". Fichados por una emisora de Nueva York, pronto editaron algunos discos en diversas discográficas, aunque el éxito no les sonrió de forma masiva. Eso sí, no les faltó trabajo como coristas de otros artistas, incluyendo grandes estrellas de la talla de Frank Sinatra. De 1941 a 1942 hicieron cuatro pases diarios en Broadway del musical "Hellzapoppin´", totalizando pues bastantes más de mil actuaciones en tan poco tiempo, yluego siguieron como los coros de Bing Crosby en su programa de radio, lo cual les dejó completamente exhaustos y hastiados. Williams les dejó para formar su The Billy Williams Quartet, que ya incluía números de rhythm & blues, mientras que el resto de la banda siguió grabando en diferentes compañías, girando hacia el rhythm & blues, y obteniendo algún pequeño éxito, como su cómico "Open the door Richard" (1947), hasta su desintegración en 1957, justo cuando ya se estaban transformando en una banda de du-duá, como demuestra su tema de ese año "The candles". Volviendo a Williams empezó una carrera como solista, aunque no dudaba en usar a su Quartet a la menor oportunidad. Influido por la moda hawaiana del momento, tuvo un éxito con la mestiza "My adobe hacienda" (1947), seguido de buenos temas de swing o rhythm & blues que le sirvieron para hacer apariciones televisivas a nivel nacional. En los años 50 se acercó claramente al doo-wop, como en su versión del "Sh-Boom" (1954), donde dejaba a su Quartet llevar buena parte del protagonismo, o en a "Crazy little palace" (1956). Sin embargo su mayor éxito sería su versión del "I´m gonna sit right down and write myself a letter" (1957) que vendió más de un millón de copias y llegó al número tres de las listas. Eran canciones todavía conservadores, pero con estilo y con el sello personal de Williams, el cual hizo famosa su coletilla de "Oh yeah!", luego tan imitada, con la que terminaba casi todas sus canciones. Destaquemos de estos momentos, por lo que aquí nos toca, canciones más rockeras, como "Shame, shame, shame", "The pied paper", "Cry baby" (1958) o "Goodnight Irene" (1959). Pero esta conversión, que nunca fue total, no le hizo demasiado bien pues, recordemos, a estas alturas Williams ya tenía casi 50 años y no podía competir con rockeros veinte e incluso quinceañeros. No fue eso, empero, lo que le retiró de la música, sino su diabetes que le atacó con fuerza dejándole totalmente sin voz a principios de los años 60. Se trasladó entonces a Ilinois para ayudar en servicios sociales, pero murió a los 62 años por complicaciones de su enfermedad.
Músicos: Billy Williams (voz), Eugene Dixon, Claude Riddick y John Ball (coros), The Pecos River Rogues, y las orquestas de Jimmy Haskelle, Jack Pleis y Dick Jacobs.

"The pied piper" (1957).

domingo, 14 de septiembre de 2014

The Beau-Marks (Montreal, 1959 - 1965)

Los adolescentes Roy Hutchinson y Mike Robitaille se conocieron en una escuela especial para chicos con minusvalías de la Canadá francófona, ya que ambos habían quedado afectados por la poliomelitis. También tenían en común su amor por el rock and roll, y decidieron formar una banda, a la que bautizaron como The Del-Tones, que completaron con sus amigos Gilles Tailleur y Roy Frechette. Al principio tiraban más de armonías vocales, a falta de todos los instrumentos, que se caracterizaban por ser muy animadas, haciendo auténtico rockabilly que dejaba muy de lado los habituales acercamientos al rhythm & blues de otros grupos du-duá. Tras su excelente recibimiento en fiestas y bailes fueron incorporando instrumentos eléctricos que terminaron por convertirles en un auténtico grupo de salvaje rockabilly famoso en la región. Como componían su propio material, y además muy bueno, les fichó la discográfica Quality, que les editó el fantastico single "Moonlight party" (1959). En seguida se cambiaron el nombre a The Beau-Marks, pues pensando en lanzarse internacionalmente no querían problemas con unos Del-Tones estadounidenses y, además, les gustaba más el nuevo nombre, de menores reminescencias doo-wop y más ligado a la actualidad pues hacía referencia a elementos militares de la Guerra Fría. Tras reeditar su single con el nuevo nombre, grabaron ahora "Clap your hands" (1960), un magnífico medio-tempo con acompañamiento de palmas (como el título indica) que grabarían también en francés. Como los de Quality tardaban en editarlo, impacientes, lo lanzaron en el mercado estadounidense a través del Shad, de Nueva York, que lo llevó al número uno en Canadá, Australia y Nueva Zelanda y llegó incluso a meterse en las listas yanquis. Hicieron giras y aparecieron en la televisión estadounidense, editaron álbumes y no les fue mal del todo con su nuevo single "Classmate" (1961), en el que volvían al du-duá, una vez que el rockabilly estaba de capa caida en el mercado. Tras fracasar intentando hacer el twist que tan de moda estaba y con una especie de segunda parte de su mayor éxito, "Clap your hands once again" (1962), se les fue olvidando paulatinamente ante la llegada de otros ritmos a los que no quisieron unirse, y terminaron separándose. Una pena porque los Beau-Maeks son uno de los mejores grupos de rock que ha salido de Canadá, si no el mejor. Tras una breve reunificación en 1968, Hutchinson se unió entonces a Dave & the Coins, pero más tarde se instaló en Estados Unidos como cantante solista, consiguiendo buenos contratos en algunos clubs, aunque todo se truncó cuando, en 1988, sufrió tan graves heridas en un accidente de coche que le obligaron a retirarse de la música, dedicándose desde enotnces a gestionar un restaurante que había abierto años atrás. Poco antes Tailleur había muerto a los 35 años de una hemorragía cerebral. Robitaille se dedicó a la producción de videos y Frachette entró a trabajar como jefe de publicidad en la sección canadiense de discos Capitol, luego fue director de una emisora de radio en Ontario y, finalmente, decidió volver a actuar desde 1975 bajo el pseudónimo de Joey Conrad, destacando su nueva versión de "Clap your hands" (1987). Ha seguido actuando, pero cada vez más espaciadamente.
Músicos: Roy Hutchinson (voz y guitarra), Mike Robitaille (bajo y coros), Gilles Tailleur (batería y coros) y Roy Frechette (piano y coros).

viernes, 12 de septiembre de 2014

Bob E. Rock (Virginia, h. 1968)

Aunque de padres daneses Robert nació en la estadounidense Virginia, si bien su familia se mudó con el a la vecina Maryland estando Bobby, como ya se le llamaba, en su más tierna infancia. Con el revivalismo rockabilly de finales de los años 70 y primeros 80, Bobby se convirtió en uno más de los miembros de la sana escena rocker que bullía alrededor de la capital de los Estados Unidos, y pronto trabó amistad con algunos de sus lumbreras, con el tiempo grandes músicos del género, entre ellos Tex Rubinowitz. Bobby iba a verle cada vez que podía cuando Tex estaba tocando semanalmente en un restaurante de Annendale, cerca de casa, con su banda, Los Bad Boys. Se produjo gran empatía, y un día Tex invitó al simpático y voluntarioso Bobby a subir al escenario, cantando este "Be-bop-a-lula", prácticamente la única canción que se sabía entera. Tuvo buen recibimiento, se afianzó la amistad entre ambos, y pronto Bob se convirtió en el bajista del grupo. Poco después, como tenía buena presencia y voz, se convirtió en su telonero en solitario, haciéndose llamar ahora Bob E. (una forma más original de escribir el sonido Bobby) Rock. Cuando a Tex y a los suyos se les dio la oportunidad de grabar un disco, se llevaron a su amigo y se le guardó un poco de tiempo en el estudio para intentar ver si podía grabar algo editable. De todas las canciones que grabó aquel día lo único que se editó fue el single "Humes High" (1986), bastante bueno aunque falto de éxito. El resto de canciones quedaron guardadas hasta que fueron editadas muchos años después en disco compacto. Mientras tanto Bob E. tuvo que dedicarse a tocar por el circuito de clubs de alrededor de Washington D.C. y en algunos pequeños festivales locales, donde era bien conocido. Finalmente le llegó la recompensa y la valoración esperada cuando se le editó el espléndido CD "This is Bob E. Rock" (1999) en el que le acompañaban algunos de los grandes del nuevo rockabilly yanqui y que mezclaba versiones de los 50 con temas propios modernos. Increiblemente el disco pasó desapercibido, incluso en el mundillo rocker, y el alcohol que Bob E. empezó a tomar a mansalva lo atribuyó a extrañas conspiraciones. Se metió en lios y acabó dando con sus huesos en la cárcel, aunque solo por una corta temporada, pero a la salida cierta tara le debió de quedar porque le ha dado por Los Beatles de forma insistente. De todas formas no ha olvidado el rockabilly y sigue tocando siempre que alguien le contrate.
(fotografía de Lloyd Wolf)
Músicos: Bob E. Rock (voz y bajo), Eddie Angel y Bob Newscaster (guitarra), Evan Johns (contrabajo), Scotty "Flowers" LaFleur y Robbie Magruder (batería), Tex Rubinowiz (guitarra acústica), Jeff Sarli (bajo), Tom "Little Red" Corridino (acordeón) y John Jennings, Mike Auldridge y Mike Cotter -The Ordinaires- y Martha Hull (coros).


"Humes High"

martes, 9 de septiembre de 2014

Charles Schmid (Tucson, 1942 - Florence, 1975)

Charles fue un niño adoptado por un matrimonio que regentaba un asilo en el norteamericano estado de Arizona. En su adolescencia, a finales de los años 50, se volvió un apasionado del rockabilly, teniendo a Elvis como máximo ídolo, del cual copiaría su costumbre de tintarse el pelo de negro azabache, mover el labio superior hacia un lado y arriba (como si un hilo tirase de él) y darse un poco de rimmel en los ojos. El resto de su imagen eran como la de muchos rockers, solo que también se pintaba un falso y enorme lunar en la mejilla y se llenaba sus altas botas camperas (que llevaba por fuera del pantalón) con papel de periódico y latas de cerveza chafadas para aparentar más altura, ya que aunque atractivo, era bastante bajito. Esto no afectaba a su auto-estima, ni mucho menos, ya que era una estrella de la gimnasia deportiva en el instituto. Su estética y su rebelde comportamiento le granjearon serios problemas con su padre adoptivo, los cuales terminaron afectando al matrimonio Schmid, que terminó en divorcio. Charles encontró a su madre biológica pero fue rechazado cruelmente, lo cual agrió su carácter y le volvió un cínico sin escrúpulos y un mentiroso compulsivo que terminó siendo expulsado del instituto por robo. El último contacto con la inocencia lo perdió cuando su madre, a principios de los años 60, le dejó irse a vivir solo a una cabaña, con el coche, una moto y una paga. Ya popular de por sí, el carismático chico se convirtió en una especie de Dios para los jovenes de la ciudad que se creían todas sus historias, admiraban su fama de duro y su generosidad, envidiaban sus triunfos en el circuito de velocidad y, sobre todo, su éxito con las chicas. Estas quedaban prendadas de él una tras otra hasta extremos dificilmente creibles, seguramente atraidas por su anacrónica estética basada en el rocker duro en una época en que ya dominaban el panórama los jóvenes sensibles, languidos y la música pop. Algunas de sus novias llegaron al extremo de prostituirse para él o de ingresar sus nóminas directamente en su cuenta. Eran una multitud de chicos de ambos sexos los que le seguían y obedecían ciegamente hasta el punto que se le conocía en la ciudad como El flautista de Tucson, en recuerdo del de Hamelín, aunque sus seguidores le llamaban, simplemente, Smitty. Él, por el contrario solo se quería a sí mismo y al rock & roll. Su ego le llevó a probar si su poder y el que ejercía sobre los demás tenía límites, y el 31 de mayo de 1961, mientras bebían, le dijo a sus amigos Mary French y John Saunders que quería matar a una chica esa misma noche. Como si de una zombi se tratase, French fue a por una amiga de 15 años, para que se fuera a dar una vuelta con ellos en el coche de Schmid. Al llegar al desierto Saunders y Schmid la arrastraron entre unos arbustos y este último la violó. Después ordenó a Saunders que la matase con una piedra, pero cuando este dudó la chica salió corriendo. Schmid la dió alcance y la mató con una roca. Luego la enterraron y siguieron bebiendo. Schmid le contó a una de sus novias, Gretchen Fritz, hija de uno de los más prominentes hombres de la ciudad, lo que había hecho y está, empezó a chantajearle con decírselo a la policía si no dejaba de salir con otras chicas y para que no rompiese con ella. En agosto, harto, Schmid se llevó de paseo al desierto a Gretchen, que estaba con su hermana de 13 años, y las estranguló a las dos. Tan seguro estaba de su poder sobre los demás que volvió a cometer el mismo error y, no solo se lo contó a otro amigo, sino que le enseñó donde había enterrado los cuerpos. Este en principio guardó silencio, pero cuando empezó a tener pesadillas con Schmid matando a su novia, fue a contarlo a las autoridades. French fue sentenciada a cinco años de prisión, Saunders a cadena perpetua y Schmid a muerte, pero la suerte acompañó a este tiparraco cuando la pena capital fue abolida en Arizona poco después. En prisión Schmid empezó a escribir poesía, algo para lo que parecía tener talento según los críticos, pero esta aparente sosegada afición escondía su intención de fugarse, algo que consiguió al tercer intento en 1972 junto a otro triple asesino, Raymond Hudgens (este había matado a su mujer y a sus suegros). Perseguidos sin descanso se refugiaron un tiempo en una granja, donde tomaron cuatro rehenes, antes de separar sus caminos. Finalmente fueron capturados y devueltos a la cárcel. Habían estado libres solo unos días. En 1975 Schmid fue apuñalado por otros dos presos 47 veces, al parecer hartos del complejo de superioridad del rocker. Esta vergüenza para el rockerío aun sobrevivió veinte días al ataque. Varios libros ("¿A donde vas? ¿Donde has estado?", "The lost"...) y películas ("Los asesinatos de Todd", "Seducida", "Dead beat", "The lost"...) han revivido estos hechos de forma más o menos fiel.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Ron Holden (Seattle, 1940 - Rosarito, 1997)

Ron nació en el seno de una de las familias negras más prominentes del norteamericano estado de Washington, que también habían demostrado sus dotes para la música y el deporte. De hecho su padre Oscar había llegado a Washington acompañando a la leyenda del jazz Ferdinand Morton y había liderado un quinteto que abría todas las actuaciones de las estrellas del género que pasaban por su ciudad, gente como Cab Calloway, Louis Armstrong, o Duke Ellington, siendo considerado por muchos el padre estatal del jazz. Oscar enseñó a todos sus hijos, tocándole al pequeño Ron lecciones de trombón, instrumento que dominó, aunque no fuese su preferido precisamente y el siempre prefiriese cantar. Convertido en una estrella del fútbol americano en el Instituto y en el mejor cantante del coro de la iglesia, era Ron un chico tremendamente popular. Así es como otro chico llamado Johnny Millward, que tenía una pequeña banda de boogie-woogie, se le acercó un día para decirle que con él de cantante podrían hacerse sensacionales temas del nuevo rock & roll. Holden aceprtó, y tras algunos cambios en la formación de Millward nacieron The Playboys en 1957. Su versión del "Louie, Louie" funcionó muy bien, siendo el momento más esperado en sus muchos conciertos en bailes y clubs. Por el protagonismo del cantante, pronto pasaron a llamarse Ron Holden & the Playboys, abarcando casi todos los contratos locales junto a una banda de rock & roll blanca llamada The Frantics. Terminaron, claro está, trabando amistad, y en uno de los descansos de los conciertos salieron al aparcamiento a beber algo de whisky y fumar unos porros. Sorprendidos por un policía resultó que el único mayor de 18 años, por poco, era Holden, y fue acusado de perversión de menores y sentenciado a noventa días en el reformatoria que había al lado de su casa. Fue así como conoció a Larry Nelson, el agente encargado de tomarle las huellas dactilares y, en algunos turnos, vigilar a los prisioneros. Nelson tenía un grupo de du-duá llamado The Shades al que le había ido relativamente bien e incluso habían grabado un single, "Dear Lori" (1958). Pero para entonces ya había decidido dejar de cantar para dedicarse a la representación de otros artistas. Lo que terminó de convencerle fue oir cantar a Hoden en la celda su tema propio, la balada high-school "I love you so", retirándose al mes siguiente de la policía. Su primer pupilo fue, claro esta, Holden una vez cumplió su pena (según otros Holden no llegó a pasar más que una noche en el calabozo gracias a sus influencias familiares), aunque ahora sin los Playboys, que, impacientes, ya habían fichado otro cantante, siendo sustituidos por The Thunderbirds locales. Aunque la primera sesión de grabación fue una chapuza en un estudio casi improvisado (con el perro de la casa estropeando son sus ladridos una toma tras otra) el resultado fue excepcional y se enviaron las maquetas a algunas discográficas que, no obstante, la rechazaron o impusieron condiciones inaceptables. Así pues Nelson se decidió a formar su propia discográfica, Nite Owl,  y de forma sorprendente y gracias al apoyo de algunos pincha-discos radiofónicos, el "I love so" (1960) llegó al número uno en las listas estatales. Ello fue suficiente para que los de las grandes compañías, ahora sí, se fijasen en él, decantandose Nelson por vender los derechos sobre Holden a Donna, que no era la más potente pero sí la que mostró mayor ilusión y mejores condiciones. Lanzado ahora nacionalmente, en 1960, el single llegó a un sorprendente número siete en algunas listas nacionales, dándole a Holden un momento de gran popularidad. Quizá para nosotros más importante aun sea el hecho de que en la cara B llevaba el rockabilly "My babe", que fue un éxito en el Reino Unido. Holden apareció en televisión e hizo de telonero nada menos que de Elvis Presley y de Ray Charles, yendo a actuar mucho a Europa (incluyendo España) y Oceanía. No le fue mal con el lento "Gee, but I´m lonesome" (1961), grabó para otras compañías, se casó con una guapa corista, ganó dinero y vivió una existencia feliz, pero realmente nunca volvió a tener, ni por asomo, un éxito como el citado. Cuando vino a darse cuenta los de discos Donna se negaron a pagarle los royalties que le debían por sus canciones, y cuando se lo dijo a su romántica esposa, esta, en vez de ayudarle, le plantó una demanda de divorcio encima de la mesa. En la ruina se tuvo que poner a trabajar de vendedor de biblias ambulante y otras cosas, incluso hubo días que tuvo que vender su propia sangre para sobrevivir. Pudo asentarse un poco, y volvió a casarse en 1963, sumiéndose en la oscuridad. Luego, ya en 1970 marchó a vivir a California para estudiar teatro y de pasó retomar sus contactos de su época de gloria. Así es como fue contratado en 1972 para actuar de telonero de leyendas como Little Richard y Chuck Berry en actuaciones revivalistas de la época dorada del rock & roll. Consiguió un contrato fijo de actuaciones en un club local, y grabó el tema slow-soul, muy en la linea de Barry White, "Can you talk?" (1973), con el que no le fue del todo mal. Cansado del negocio del espectáculo, decidió retirarse de forma temprana en 1977, dedicándose a camionero y marchando a Seattle, para abrir un club de jazz y rhythm & blues en 1983, el durante un tiempo muy popular Ron´s, gracias a sus actuaciones liderando a una banda llamada The Reputartions. No siendo olvidado, fue requerido para un loco macro-concierto mono-temático en el que aparecerían todos los artistas que habían versioneado el "Louie, Louie", incluyendo a Richard Berry (el autor original) y The Kingsmen (los que más fama le dieron). Esto dió un nuevo impulso a su carrera, reeditándose sus viejos temas y siendo requerido para importantes festivales revivalistas. Precisamente después de uno de ellos en Méjico, falleció de un ataque el corazón cuando solo tenía 56 años de edad.
Músicos: Ron Holden (voz), Roland Green, René Hall y Rich Dangel (guitarra), Johnny Millward (contrabajo), Andy Duval y Earl Palmer (batería), Bob Risley (piano), Carlos Ward, Johnny O´Francia, Plas Johnson y Jackie Kelson (saxo), George "Red" Callender (bajo), Jimmy Holden (teclados), Chuck Markulis (pandereta), Larry Nelson (percusión), The Blossoms y Little Willie Bell (coros) & the Thunderbirds.

domingo, 31 de agosto de 2014

The Revels (Filadelfia, 1954 - 1968 y San Luis Obispo, 1959 - 1964)

 Los Revels de California

Así, con "V", ha habido varios grupos de rock & roll, todos ellos instrumentales durante los años 50 y primeros 60. No debe confundírseles con otros Rebels, con "B", entre ellos los que militaron con Duane Eddy y luego triunfaron en solitario con el salvaje instro "Wild weekend" (1962) -vease entrada de Eddy-.
Los primeros con V se formaron en un instituto de Pensilvania en la primera mitad de los años 50 hacièndose llamar The Re-Vels Quartette y cantando rhythm & blues vocal. Tras hacer un buen número de actuaciones grabaron el bonito tema doo-wop "My lost love" (1954). Girando hacía un du-duá más animado acortaron su nombre a The Re-Vels, consiguiendo fichar por el modesto sello Sound, que les editó buenos temas como "So in love" (1955) o "Cha-Cha Toni" (1956), con solo guitarrero de puro rock & roll, que fueron bien recibidas, pero lejos del éxito masivo. Al menos ficharon por el prestigioso sello Chess, con el que sacaron la excelente "False alarm" (1958). Recibió excelentes y merecidas críticas pero Chess estaba demasiado ocupado promocionando a sus estrellas Chuck Berry y The Moonglows como para ocuparse de la carrera de los chicos, y estos se marcharon al más modesto sello Norgolde. Fue un acierto, sus dueños tenían claro que había que darles una personalidad más original y alejada del doo-wop al uso. En primer lugar les quitaron el R&B guión del nombre, dejandolo en The Revels, y en segundo lugar les lanzaron un tema propio más rompedor, el siniestro "Dead man´s stroll" (1959) -El stroll del muerto- que era muy adecuado para las fiestas de Halloween que estaban por llegar. La estrategia fue un éxito y llegaron al número 35 de las listas estadounidenses, aunque hubo que cambiarle el nombre a "Midnight stroll" en subsiguientes reediciones después de que el imbécil del presentador televisivo Dick Clark lo llamase así en su famoso programa al que acudieron Los Revels (el original le parecía demasiado sórdido). Aprovechando el tirón The Revels lanzaron "Foo-Man-Choo" (1960), otra canción mezcla de humor y terror sobre el famoso personaje Fu-Man-Chú que prácticamente copiaba el estilo de The Coasters. Pero Bill Jackson, principal compositor del grupo, les dejó cuando fue fichado para crear canciones en el sello Cameo-Parkway. Allí compuso para grupos de breve vida como The Straigis, The Orlons o The Searchers. Más destacable es su labor como productor de gente Ronnie Dyson, que tuvo su momento de gloria en 1970, o The Tymes, que llegaron al número uno con el tema de Jackson "So much in love" y con los que llegó a cantar, ya en los años 70. Mientras tanto la capacidad del resto de Los Revels para componer nuevos temas se secó y tuvieron que recurrir a versiones durante el resto de los años 60 para seguir grabando, destacando temas como "Downtown", antes de separarse.
Otros se formaron en un instituto californiano en la segunda mitad de los años 50 haciéndose llamar Gil Serna & the Rockets, antes de cambiarse el nombre definitivamente a The Revels. Entre esus miembros estaban Tony Hilder, un joven aspirante a actor que había hecho pequeños papeles en producciones de serie B y en televisión y que había trabajado en Discos Modern, y Merrell Fankhauser, un conocido guitarrista local habitual de los concursos de talentos. Al hacer rock & roll instrumental y en esa zona playera de Estados Unidos se les ha incluido muchas veces en el movimiento surf, aunque su aparición es anterior y su estilo y temática diferentes. Haciendose en nombre en la costa norte del estado, Hilder, montó su propia discográfica independiente, CT, que no duró mucho, pero insistió de nuevo, esta vez con más acierto al formar Impact. Allí grabaron los chicos el single "Church key" (1960). Este tema, que podríamos definir como de garajebilly, fue muy popular en los guateques de California y también, de forma sorprendente, en la otra punta del país, en Maryland. No es de extrañar, se trataba de una canción inquietante, diabólica y me atrevería a decir que incluso pre-punk, todo lo cual es mucho para un tema instrumental. Y es que, aparte de una instrumentación sugerente, podemos oir, en las pausas de la música, como la llave de iglesia del título abre una lata de cerveza mientras una chica (Barbara Adkins, que aparece acreditada en el disco aparte de Los Revels, y que luego se casaría con Hilder) suelta una risa endemoniada y una voz de ultratumba dice "Llave de iglesia". Nada más rompedor en esos momentos. La racha siguió cuando su versión de "Comanche" (1961) fue elegida para aparecer en la película "Los exiliados" (muchos años después volvería a aparecer en otro gran film, "Pulp fiction") aunque con el nombre cambiado para evitar problemas de derechos. Como Hilder decidió centrarse más en labores en productor y ya la música surf les había relegado totalmente, la banda se separó amistosamente, si bien Impact aun les publicaría un álbum recopilatorio de todos sus singles. Hilder y Fankhauser seguirían tocando juntos haciéndose llamar The Impacts, aunque este último grabaría sin el conocimiento del otro algunos temas surf en el sello Del-Fi, lo que terminaría con su asociación y amistad. Fankhauser formó entonces The Exiles, que tuvo un éxito local con "Can´t we get along" (1964), aunque se disolvieron pronto, formando algunos de sus miembros Captain Beefheart & his Magic Band. Fankhauser montó entonces Merrell & the Xiles, que derivó hacía la psicodelía hasta el punto de terminar llamándose Fapardokly (por las primeras sílabas del apellido de sus componentes). Deshecho este proyecto también, en 1967, formó ahora Fankhauser HMS Bounty (1968-1970) y Mu (1970-1975), cada vez más perdido en locuras psicotrópicas y emigrando a Hawaii en busca del paraiso. Después grabó algunos temas en solitario o con un nuevo grupo llamado The Fankhauser Cassidy Band, pero lo que le ha dado de comer desde entonces sobre todo han sido las producciones de programas de radio y televisión. Hilder, por su parte, había tomado bajo su protección a un grupo llamado The Latin Knights, al que rebautizó The Charades y que convirtió en una banda surf de relativo y breve éxito en el norte de California. Mientras tanto en Impact ejercía tanto de director de orquesta como de compositor y relaciones públicas, a la vez que sería considerado uno de los gurús del surf, componiendo muchos temas del estilo y produciendo nada menos que a Los Surfaris. En los años 70 dejó la música para dedicarse a corresponsal de guerra, jugandose la vida en diversos escenarios mundiales. Esto le abrió los ojos sobre los poderes diabólicos que dominan las relaciones internacionales y, sobre todo, sobre la injusta y criminal política exterior estadounidense. Empezó a escribir libros sobre ello, denunciando el poder elitista en la sombra de Los Iluminati y apareciendo en programas de televisión de los que era sistematicamente echado por sus polémicas declaraciones. Llegó al cenit cuando, conjuntamente con el ex-mando de la CIA Ted Gunderson denunció que los ataques al World Trade Center de 1993 eran obra del FBI. Fundó la Alianza por un Mundo Libre, y desde entonces ha rodado varios documentales denuncia de las conspiraciones ocultas de los gobiernos occidentales. Destaquemos, por lo que nos toca "Unión Europea: el sueño de Hitler hecho realidad" (2010). Del resto de Los Revels sabemos que Norman Knowles se convirtió en manager de otro grupo surf, The Sentinals.
En el siglo XXI pululan por ahí otros cuatro o cinco grupos llamados The Revels que nada tienen que ver con los citados.
Músicos: Revels de Pensilvania: John Kelly (solista), John Grant, John Jones, Henry Colclugh y Bill Jackson (coros) y la orquesta de Butch Ballard. Revels de California: Merrell Fankhauser (guitarra), Tony Hilder (bajo), Dan Arnold (batería) y Norman Knowles (saxo). "Dead man´s stroll", de Los Revels de Filadelfia.

jueves, 28 de agosto de 2014

Bill Doggett (Filadelfia, 1916 - Nueva York, 1996)

Nació en el norteamericano estado de Pensilvania del seno de una madre pianista de iglesia, que le introdujo en el instrumento cuando el niño tenía nueve años. Demostró tal talento para las teclas que cuando tenía quince años ya tocaba en un grupo de jazz local. Pronto el grupo fue creciendo hasta convertirse en una de las mejores big band de swing del estado, con Doggett ya como líder. Es por ello que llamaron la atención del carismático director de orquesta Lucky Millinder, que la compró para dirigirla y explotarla, incluyendo al propio Doggett. Pero este, que ya había empezado a destacar tambièn como compositor, dejó la banda en 1942 para unirse a Los Ink Spots, entonces el mejor grupo de rhythm & blues vocal, como arreglista y pianista. Les dejó para formar una nueva orquesta, que llegó a grabar un disco pre-rockero acompañando a la cantante Helen Humes, el estupendo "Be-baba-leba" (1945). En 1947 fue fichado por el mismísimo Louis Jordan para su grupo de acompañamiento, Los Tympany Five, co-componiendo algunos de los temas de este, como "Saturday night fish fry" (1949), que como otros temas del genio, ya anticipaba claramente muchos aspectos del rock and roll, a la vez que empezaba a decantarse por el órgano hammond más que por el piano.Ciertas desavenencias con Jordan le empujaron a llevar una carrera en solitario, fichando en seguida por la prestigiosa discográfica King. Se especializó en temas intrumentales de rhythm & blues, pero su mayor bombazo y mejor tema fue "Honky tonk" (1956), un rock & roll intrumental, hoy todo un clásico, que llegó al número uno de las listas de rhythm & blues y al dos de las totales. Luego vinieron "Ram-bunk-shush" (1957), "Hold it!" (1958) o "Monster party" (1959) menos inspirados y más tranquilos, pero que también se vendieron bien, mientras que para redondear ingresos también hacía de arreglista para las más grandes figuras del jazz. Los años 60 no fueron tan buenos para él, sobre todo desde que el rock intrumental entró en franca decadencia, aunque discos King siguió confiando en él, que había sido uno de sus mayores valores. De todas formas aun podemos destacar en esta época su gran versión del "Night train" (1964).No le faltó trabajo de todas formas, ya fuera dando conciertos o como arreglista, y así siguió prácticamente hasta el día de su muerte, a los 80 años de edad, víctima de un ataque al corazón.
Músicos: Bill Doggett (teclados), Floyd Smith, Billy Butler ,Sam Lackey y Pete Mayes (guitarra), Red Holloway, Clifford Scott, Percy France, David "Bubba" Brooks, Clifford Davis y Floyd "Candy" Johnson (saxo) y Helen Humes, Edwin Starr, Toni Williams y Betty Saint-Clair (voz). "Honky tonk"

jueves, 21 de agosto de 2014

Jerry Jaye (Manila, 1937)

Nacido en una granja del norteamericano estado de Arkansas, sus padres eran paupérrimos jornaleros y los únicos momentos de felicidad del pequeño Jerry eran cuando podía oir tocar música hillbilly y blues. Pronto se vio recogiendo algodón de día y actuando de noche en el bar local. Huyendo de la miseria se enroló en la Marina nada más cumplir los 18 años. En los cuatro años que pasó en la Armada se aficionó, como tantos otros adolescentes de los años 50, hacia el rock and roll, destacando en seguida su gran admiración por el estilo característico de uno de los pioneros: Fats Domino. Así es que al licenciarse formó su primera banda que empezó a actuar por los bares de carretera de Arkansas. Finalmente consiguió grabar, en el modesto sello Fine, debutando con una fiel versión del "Going to the river" (1958) de su ídolo. La falta de éxito le llevó al sello Stepheny, donde ahora grabó unos buenos temas propios como el animado rock & roll "Sugar dumplin´". Pero tampoco pasó gran cosa y deambuló durante años por el circuito de clubs y reeditando algún viejo tema en sellos cada vez más oscuros. Finalmente se vió solo y auto editándose una tirada de su propia versiòn del "Hello Josephine" (1967) de Domino, que fue vendiendo en mano y dando a los pincha-discos. Tal entusiasmo le hizo digno de que le ficharan los del sello Hi, entonces uno de los pocos afines al R&R clásico, que le distribuyeron una gran tirada del disco a nivel nacional, ahora llamándose "My girl Josephine", con la cual llegó al puesto número veintinueve de las listas de éxitos. Animados por ello los de Hi le editaron otra serie de versiones de clásicos del rock & roll, y aunque la flauta no volvió a sonar de tal forma, al menos se ganó ser telonero de Booker T & the MG´s, en esos momentos uno de los grupos punteros en el país. Tras una serie de singles a principios de los años 70, que pecaban de cierta indefinición, quizá por la inclusión de diferentes elementos en su grupo (entre ellos alguno preveniente de los Jaywalkers o de Shylo) Jaye consiguió en 1974 el puesto de vocalista del Bill Black Combo. Este grupo, hasta entonces instrumental, había estado liderado por el primer contrabajista de Elvis, Bill Black, y había sido la banda estrella de discos Hi, donde se conocieron, hasta la muerte de Black precisamente en estos momentos. Pero este apaño no funcionó y Jaye se fue a discos Columbia, de nuevo como solista, destacando su versión del "It´s all in the game" (1975) de Tommy Edwards. De vuelta en Hi se recicló en cantante country (como tantos rockers de los años 50), yéndole bastante bien con "Honky tonk women love redneck men" (1976), entre otras. Tras hacer varias giras por los estados sureños en los años 80, pasó a Europa en los 90, donde tuvo bastante aceptación, sobre todo en Suecia. Todavía graba y actua, destacando su álbum "One more time" (2005).
Músicos: Jerry Jaye (voz y guitarra), Bobby Neal, Billy Swan y Ronnie Scaife (guitarra), Tommy Baker (contrabajo), Carl Fry (batería), Ben Jack (steel guitar y dobro), Henry "Butch" Carter (teclados), Charlie McCoy (armónica) y Perry York (percusión). "My girl Josephine"

lunes, 28 de julio de 2014

Cajún

 Los hermanos Dubois, una excelente y prototípica banda cajún de los años 30.

Los cajúns o acadianos eran originarios de Nueva Escocia, pero huyeron de Canadá, estableciéndose en el Suroeste de Louisiana cuando los británicos tomaron el control de la Canadá francesa en 1793. La zona en la que se refugieron era una apartada región dominada por los indios opelusas, los cuales les recibieron amigablemente e hicieron buenas migas, dándose pronto un mestizaje que perdura hoy día y que ha dado lugar a una cultura muy singular mezlca de elementos franceses, criollos, negros e indios llamada cajún. De esta zona y cultura, aun francófona, quizá su más conocida vertiente sea su excelente gastronomía (la mejor de Estados Unidos con mucha diferencia) pero lo que aquí nos concierte es su aspecto musical, de no menos calidad y personalidad. La tradicional banda de cajún llevaba un violín, un triángulo y un acordeón. Más tarde se le añadió una guitarra española y una caja (que después derivó en batería). Era una especia de música popular francesa acelerada y alegre (aunque demasiadas veces hablaba con morriña del exilio sufrido desde Canadá) que la emparentaba claramente con sus paralelos sajón, el hillbilly, y mulato, el zydeco. Cuando a principios del siglo XX se descubrieron grandes yacimientos petroliferos en Tejas muchos cajuns corrieron a conseguir puestos de trabajo allí. Hicieron su música durante unos años, añadiendole el instrumento local, la steel guitar, que incorporaron al cajún durante su regreso en los años 30, sobre todo gracias a grupos como The Hackberry Ramblers, grandes amantes de este nuevo sonido que se conoció un tiempo como Texas Swing Cajún. Es verdad que aun hoy día pueden seguir oyéndose grupos de puro cajún, pero es un estilo que no ha sido inmune a las influencias de otros estilos durante el paso del tiempo, Sonido Nueva Orleans, country & western, y sobre todo del rock & roll, como demostró tempranamente Vin Bruce. Sin embargo el más popular intérprete de música cajún fuera de Lousiana fue, sin duda, Doug Kershaw, que durante los años 60 y 70 añadió elementos del sonido Nashville y del country-rock. Hoy día la música cajún goza de buena salud gracias a festivales revisionistas no solo en Lousiana,s si bien es verdad que la mayoría de ellos tienen tantas influencias modernas y añadido de instrumentos que el parecido con la corriente original se ha difuminado. Cleoma Breaux y John Falcon cantando "Osson" en los años 20.

jueves, 17 de julio de 2014

Mark Damon (Chicago, 1933)

Nacido en el norteamericano estado de Ilinois, su verdadero nombre es Alan Harris y desde muy joven soñó con triunfar en el mundo del espectáculo. Tenía presencia y desparpajo y se trasladó a California con la intención de hacerse actor en los platós de Hollywood. Los comienzos fueron duros y solo consiguió papeles sin demasiada importancia en efímeras series televisivas de los primeros años 50, donde solo debemos destacar su participación en la gran "Alfred Hitchcock presenta...". Tras un par de papeles secundarios en mediocres películas bélicas y tomar el nombre artístico de Mark Damon, la llegada del rock and roll y el filón de películas para adolescentes, Damon se especializó en papeles de joven problemático en burdos intentos de prolongar el éxito de "Rebelde sin causa" y grandes films similares. Así, tenemos "Young and dangerous" (1957), donde interpreta al líder de una banda dedicada a montar broncas y correr en hot-rods, "Life begins at 17", que se centra en las fraternidades estudiantiles, y, sobre todo, "The party crashers" (1958), en la que interpreta al líder de una pandilla que se dedica a reventar fiestas ajenas. Pero es que además Damon grabó un par de temas de suave rockabilly para el película que editó el sello Wynne. No fueron grandes éxitos pero su doble mundo músico-actor le granjeó cierta fama añadida y propició que apareciera cantando en programas de televisión. Como era guapo se le intentó convertir en un ídolo de adolescentes en masa, pero la cosa no prosperó a pesar de que se le habían buscado los mejores músicos disponibles. Así las cosas se centró en su carrera de actor, consiguiendo al fin protagonizar una película mejor y de temática más seria como lo fue "La caida de la Casa Usher" (1960), una más de las fantásticas aunque libres versiones que Roger Corman hizo de obras de terror de Edgar Allan Poe. Por desgracia las cosas no fueron a mejor y tuvo que refugiarse primero en la televisión y luego en Europa, haciendo películas de romanos primero y luego spaguetti-westerns. de este último género debemos destacar sus títulos "Johnny Yuma" (1966) y "¿Quién grita venganza?" (1968). Los años 70 fueron peores para él, sumido en pobres coproducciones europeas donde su caché ya había bajado de forma alarmante, y sumido en problemas sentimentales por sus matrimonios con la actriz alemana Barbara Frey y con la también actriz Margaret Markov. Hizo lo correcto y dejó la interpretación para dedicarse a la producción, triunfando casi de forma inmediata en esta faceta al llevar a cabo esa obra maestra del cine bélico que es "El submarino" (1981). Desde entonces ha seguido como uno de los productores más importantes de Hollywood ("Nueve semanas y media", "Cortocircuito", "Stalingrado", "Monster", "Beyond the sea" -la biografía de Bobby Darin-, y un largo etcétera).
Músicos: Mark Damon (voz), Los Jordanaires (coros) y la Orquesta de Jimmy Duncan. "You ain´t no baby" (1958), un tema high school de Damon.

miércoles, 25 de junio de 2014

The Chavis Brothers (Pembroke, h. 1955 - h. 1985)

Nacidos en Carolina del Norte, los hermanos Danny, Earl, Frank, James y Ernie Chavis se aficionaron desde niños a la música country, apoyados por sus padres, aunque la familia emigró a Baltimore en busca de trabajo durante la Segunda Guerra Mundial. Danny, el mayor, desarrolló aptitudes incluso para componer y fue el primero en formar un dueto con Earl, aunque poco a poco los hermanos menores se fueron uniendo al conjunto (alguno de ellos entrando y saliendo) hasta quedar conformada la banda que se llamó, como no podía ser de otro modo, Los Hermanos Chavis. Tocaron en clubs sin demasiada suerte, pero la llegada del rockabilly y sobre todo la visión de Elvis haciéndolo les iluminó cambiando el concepto compositivo de Danny que se pasó a este estilo con devoción. Consiguieron que los del modesto sello neoyorquino Bigtop les editase el estupendo single propio "Love me baby" (1959). La tirada era demasiado pobre para que fuera un bombazo, pero con su pasó a discos Clock, donde editaron el excelente "So tired" (1960), les fueron reconocidos sus méritos, consiguiendo muy buenas ventas en el Este de Estados Unidos, sobre todo en Washington D.C., Baltimore y Nueva York, y apareciendo en la televisión local. Ello les valió para que el potente sello Coral se fijase en ellos y les fichase, cambiándoles ahora levemente el nombre a The 5 Chavis Brothers, ya que en esos momentos los cinco hermanos tocaban juntos de forma permanente. Su disco "Baby don´t leave me" (1961) seguía sonando al viejo y salvaje rockabilly, a pesar de que en esos momentos ya empezaba a ser considerado obsoleto. Eso mismo reivindicaban en la cara B sin ambajes con el tema "Old time rock & roll", es decir, "Rock and roll de los viejos tiempos". No es que se vendiera mal, una vez gracias al  mercado local, pero una empresa como Coral eso eran migajas y no les renovó el contrato. Primero se adaptaron a los tiempos, grabando con cierto toque twist, pero como el éxito masivo seguía sin llamar a su puerta alguno de los hermanos dejó el grupo, por lo que volvieron a llamarse, simplemente, The Chavis Brothers. Todavía hicieron buenos y rockeros discos, en discográficas cada vez más pequeñas, destacando su versión del "Slippin´n´sliddin´" (1962) o "Humpty Dumpty" (1965), en el que contaron a la producción nada menos que con Bill Justis. Ni por esas, y en los años 70, como tantos otros artistas del rockabilly, tuvieron que ceder y volver a dedicarse a la música, country, que en esa década volvía a tener buenas salidas, y no les faltaron actuaciones. En los años 80 aun seguían tocando, aunque con su radio de acción totalmente restringido a Baltimore y sus alrededores. Tras separarse Danny se convirtió en un imitador de Elvis que cantó en clubs y cumpleaños durante bastante tiempo hasta su retiro ya rondando el siglo XXI.
Músicos: Danny Chavis (voz), Frank Chavis (guitarra), Earl Chavis (bajo), James Chavis (batería) y Ernie Chavis (guitarra acústica).  "So tired"

martes, 17 de junio de 2014

Jerry Dallman (Washington D.C., h. 1930)

Nacido en la capital estadounidense Dallman se aficionó de joven a la música, sobre todo al country, pero con la llegada del rock & roll derivó su estilo hacía este género, tocando por clubs del Distrito Columbia, por entonces sin demasiados artistas de este estilo. Finalmente los del modesto sello local Punch le editaron el tema propio "The bug" (1958), que alcanzó cierta popularidad en Washington D.C. lo cual le valió a Dallman para aparecer en algunos programas de la televisión estatal. Era un tema de rock & roll muy original que adelantaba algunos elementos del rock garajero posterior y también, desde luego, de los bailes rockers de moda. En este sentido jugaba con las contorsiones que las picaduras de la pulga del título pueden hacer en una persona. En la cara B llevaba un tema algo más convencional y cercano al rockabilly, e incidía en la temática insectívora de sus composiciones: "Honey bee". Su disco no le convirtió en una estrella ni mucho menos, aunque muchos años después sería recuperada su memoria al incluirse en la banda sonora de la película revivalista "Hairspray" de John Waters. Pero para entonces Dallman, simpático, talentoso y con un físico peculiar, ya se había rendido y abandonado la música para dedicarse a un trabajo más seguro.
Músicos: Jerry Dallman (voz y guitarra acústica) y The Knightcaps. "The bug".

sábado, 31 de mayo de 2014

Terry Teene (Iowa, 1942 - Tyler, 2012)

Terry Knutson, aunque de ascendencia nórdica nació en medio Oeste de Estados Unidos y ya a a los cuatro años empezó a tomar clases de piano. Después empezó a cantar en el coro de la iglesia y también en el del Instituto, siendo descubierto por un pincha-discos que iba a la iglesia a intentar canalizar la energía adolescente por buenos caminos, como la música. Fue él quién le consiguió una actuación en la televisión local, donde tuvo tal éxito que fue urgido a repetir durante las siete semanas siguientes. Habiéndose trasladado a vivir a Washington D.C. formó allí uno de los primeros grupos de rock & roll que nació en la capital de Estados Unidos, Terry & the Pirates, tomando el nombre de un popular tebeo (no debe confundírseles con el grupo homónimo y hippy de los años 60). Fueron fichados por el modesto sello Valli, de Maryland, que les editó el single "What´d he say" (1958). Fue un sonado éxito en la costa Este del país, saliendo en programas de la televisión local y convirtiéndoles en los ídolos de los escasos rockers de la capital yanqui. Llamaron lo suficiente la atención para que los del potente sello Chess, de Chicago, les fichasen y les reeditasen el single, ahora con mayores medios pero, curiosamente, con menos aceptación. Cuando les surgió la oportunidad de grabar un nuevo disco en Minnesota aparecieron fuertes discrepancias en el seno de la banda, pues los otros miembros no pensaban que tuvieran material lo suficientemente bueno para ello y, por tanto, se separaron. Terry lió sus bártulos y volvió a casa, estando presente el dos de febrero de 1959 en Clear Lake (Iowa) para ver en directo a Buddy Holly, Ritchie Valens y Big Bopper entre otras figuras del rock & roll. De todos es sabido que perecerían esa noche, algo que marcó a Terry, cuya música quedó muy influida sobre todo por Holly. Inspirado por él marchó a Clovis (Nuevo Méjico), donde este había grabado en el estudio de Norman Petty, consiguiendo grabar el single "Just wait till I get you alone" (1960) con el nombre artístico de Terry Teene. Era un pseudónimo atractivo y acertado pues, aparte de ser evidente la influencia musical de Holly, había derivado hacia una cara más suave del rockabilly haciéndole potencialmente muy comercial para el mercado adolescente femenino. De todas formas no sería más que uno de los nada menos que 70 nombres diferentes con los que actuaría, resultando francamente difícil seguirle la pista durante los años 60. Si sabemos que no le fue del todo mal con el tema de rock & roll siniestrillo "Curse of the hearse" (1962), muy querido desde entonces en las festividades de Halloween, y que formó un grupo de rockabilly llamado The Fireballs que se disolvió de forma abrupta en 1963. Entonces Terry tuvo que ponerse a tocar por las calles, a trabajar de Santa Claus o a encarnar el personaje de Tobo el Payaso, un siniestro músico y mago para entretener fiestas de los niños. En esta época hizo algunos anuncios en la televisión, aunque su pretendida carrera cinematográfica se quedaría en trabajos de extra, aunque tiene el honor de poder decir que ha aparecido en obras maestras absolutas como "Toro Salvaje". Digamos que nunca alcanzó el estatus de celebridad y se quedó en un teen-idol de segunda fila, actuando en ocasiones como telonero de Bobby Vee. Aun así nunca dejó de grabar y de actuar, destacando su tema ye-yé "Pussy Galore" (1964), que había sido compuesta para la película de James Bond "Goldfinger" pero que finalmente no apareció en la banda sonora, y "Happiness is coming", este editada bajo el pseudónimo de Blaine Bel Aire. Luego, retomando ya casi de forma única su mote de Terry Teene, fue telonero en los años 70 de gente tan variopinta como Sha-Na-Na, The Kinks o Alice Cooper, adaptando siempre su repertorio al tipo de público. También, para redondear ingresos, actuaba en fiestas privadas, entre ellas una en casa de las estrellas Sonny & Cher. A principios de los años 80 derivó haci al música country y fue telonero de Kenny Rogers y Dolly Parton, entre otras estrellas del género. Decir que, de todas formas, para él no fue ninguna indignidad trabajar de payaso, todo lo contrario, habiéndose convertido en una gran pasión que le ha llevado a escribir libros sobre el tema, salir de gira con importantes circos, haciendose llamar ahora Clownzo, e incluso se dedicó a dar clases de payasología. También clamaba ser él el inventor del payaso ese mascota de las hamburguesas McDonald, o al menos de su maquillaje. Aunque es algo que se atribuyen también otros sí es claro que Teene trabajó encarnándole. Por desgracia un camión-grúa le atropelló y le mató cuando la bicicleta que conducía por Tejas (a donde se había ido a vivir), a los 70 años de edad, se interpuso en su camino. .
Músicos: Terry Teene (voz, guitarra y piano) y The Pirates. "What´d he say", de su época con Los Piratas.

lunes, 26 de mayo de 2014

Buck Owens (Sherman, 1929 - Bakersfield, 2006)

Nacido en una granja tejana, su verdadero nombre era Alvis Edward Junior, pero siendo un niño prefirió que todos empezaran a llamarle Buck, como al burro de la familia. Aunque atendió al colegio en la cercana Garland, eran tan pobres que Buck tenía que trabajar tanto como su homónimo y la Gran Depresión les afectó enormemente, debiendo emigrar a Mesa, Arizona, en 1937, en busca de trabajo. Allí Buck (el chico, no el burro) empezó a tocar y cantar música country, haciendo pronto un simpático dúo con un muchacho local llamado Britt, consiguiendo algunas actuaciones en la radio local, donde con el tiempo llegaron a tener incluso un breve programa propio. Pero cuando se casó Buck se dió cuenta que necesitaría un trabajo más serio para alimentar a su familia, de forma que se empleó de camionero. En uno de sus viajes recaló en Bakersfield (California) y, enamorado de la zona, decidió establecerse allí con su mujer, en 1951. Para esta época ya era un consumado guitarrista y consiguió trabajo como músico de estudio en Capitol Records, grabando para mergentes músicos del pre-rock & roll como Tennessee Ernie Ford o Faron Young. Con la llegada del rockabilly acompañó también a estrellas del género como Gene Vincent o Wanda Jackson y pronto se animó él mismo a grabarlo como solista. Para ello se escondió bajo el pseudónimo de Corky Jones, pues quería reservar el suyo impoluto para una futura carrera en el country, y se marchó al modesto sello Pep, donde editó el excelente tema "Hot dog" (1956). De todas formas, al contrario que otras muchas estrellas del country, Owens no se avergüenza de su pasado rockabilly, y solía decir: "Había rockabilly en el 56 y yo lo hice ¿Y qué? Siempre me ha gustado darle a las audiencias lo que quieren oir y así lo hago, sea lo que sea". Bueno, tampoco hay que exagerar, pero eso dice mucho de su pragmátismo y sentido común.  Ya retomando su nombre original y a cara descubierta en Capitol, editó un par de singles bastante rockeros, aunque ya sin el salvajismo del anterior, entre los que destaca el tema "Sweet thing" (1958). Separado de su esposa, volvió a casarse (luego volvería a hacerlo otras dos veces, una de ellas con su violinista) y se estableció en el estado de Washington, donde estuvo tocando con la banda del también rocker Dusty Rhodes hasta que estableció contacto con Don Rich, al que vio actuar en un restaurante de Tacoma. Ambos trabaron amistad y se asociaron profesionalmente gracias a su gusto común por la música country y el rock & roll. Tras formar el grupo de apoyo para Owens, los Buckaroos (haciendo un juego de palabras con el mote de Owens y un término californiano que anglicanizaba la palabra castellana vaquero), entre los que estaba un delincuente juvenil llamado Merle Haggard, aparecieron en algunos programas de la radio local y finalmente se editó el single country & western "Second fiddle" (1959), que fue un éxito en las listas del género. Mejor aun les fue con "Under your spell again" y los de Capitol reclamaron a Owens de vuelta a California. Intentó llevarse consigo a Rich y a Haggard, pero este empezó su imparable carrera en solitario hasta el estrellato, mientras que aquel prefirió quedarse en Washington, donde había obtenido una plaza como profesor de música, aunque antes de un año, arrepentido, ya se había reunido con él. Ahora Owens y sus Buckaroos (con la nueva incorporación del cowboy Doyle Holly, que venía de tocar con Johnny Burnette primero y Joe Maphis después) se convirtieron en uno de los mascarones de proa del nuevo Sonido Bakersfield, country con claros toques de rock & roll que sería el antecedente del luego popular country-rock. Tras alguna sonada actuación televisiva, destacando de este momento el gran tema "Above and beyond" (1960), y unos duetos con Rose Maddox, Owens llegó a la cima de su éxito con una serie de temas que llegaron al número uno de las listas de forma consecutiva, destacando por encima del resto el country-billy, si me permitís la expresión, "Act naturally" (1963). Convertido en una estrella su álbum en directo "Carnagie Hall concert" (1966) fue número uno también y realizó una triunfal gira por Japón, donde también grabó un disco, algo inédito para un artista considerado country por muchos. Protagonizó un programa televisivo, colocó nuevos números uno y se coronó como el más avanzado del Sonido Bakersfield con temas de R&R clásico como el intrumental "A happening in a London town" (1969) o su versión del "Johnny B. Goode". Pero a partir de aquí Owens se dispersó un tanto, dedicándose más a la promoción de su protegida Susan Raye que a su propia música, y los Buckaroos empezaron a buscarse la vida por su cuenta. El valioso Holly formó su propia banda, The Vanishing Breed, aunque sería en solitario como le iría realmente bien, sobre todo con el tema country "Lila" (1973) y con el tipicamente Bakersfield, "Richard and the Cadillac King" (1975), antes de retirarse prácticamente de los escenarios para dirigir su propia tienda de música en Tennessee. Mientras, el steel-guitarrista Tom Brumley se marchaba a la banda de Ricky Nelson. Así pues a Owens solo le quebaba el fiel Rich, pero después de grabar algunos temas de bluegrass juntos, se mató en accidente de moto en 1974, cuando solo tenía 32 años de edad. Devastado por este hecho, Owens se dedicó más a los negocios y menos a la música, comprando y vendiendo emisoras de radio durante los años 80, aunque aprovechando el éxito de la versión que Shakin´ Stevens hizo de su clásico "Hot dog" la regrabó (bastante peor, por cierto)y su carrera recibió un nuevo impulso. Con el nuevo sello personal de la excentricidad máxima (sus estrafalarios coches y guitarras ahora adornan museos de Estados Unidos) su dueto con la emergente estrella del nuevo-hillbilly, Dwight Yoakam, "Streets of Bakersfield" (1988), fue otro número uno que apuntar en su larga ristra, y se reeditaron muchos de sus viejos éxitos. En los años 90 volvió a actuar con cierta regularidad, destacando sus duetos con el gracioso Cledus T. Judd, cuyo tema "The first redneck on the internet" (1998) se hizo muy popular. También reunió a los Buckaroos que quedaban para alguna ocasión nostálgica. Tras recuperarse de un cáncer bucal, Owens falleció de un infarto mientras dormía cuando tenía 76 años. Holly, que había vuelto a los escenarios y había estado tocando para estrellas de la talla de Elton John o Billy Joel, murió de cáncer de próstata en el año 2007, a los 70 años de edad. Brumley, que todos estos años había estado tocando para gente como Haggard, Ray Price, Rod Stewart o Chris Isaak, murió de un infarto en el año 2009 a los 73 años de edad.
Músicos: Buck Owens (voz y guitarra acústica), Don Rich (guitarra y violín), Merle Haggard y Doyle Holly (bajo), Willie Cantu y Jerry Wiggins (batería), Tom Brumley y Jay Dee Maness (steel guitar) y Jana Jae Greif (violín).
"Hot dog".

domingo, 25 de mayo de 2014

Stan Robinson (Atlanta, h. 1935 - 2013)

Nacido en el norteamericano estado de Georgia, Stan se aficionó desde joven a la música country y ya bien entrados los años 50 al rock & roll. Tenía buena voz y llegó incluso a actuar en el Grand Ole Opry de Nashville, meca de la música country, donde fue felicitado personalmente por la estrella Lester Flatt, que le auguraba un brillante futuro. No parecía equivocarse al principio, cuando fue fichado por los de discos Monument, un sello local que en sus comienzos necesitaban un buen artista de rock & roll y le editaron el animado du-duá "Boom-A-Dip-Dip" (1959) que se vendió muy bien y le permitió salir en el popular programa televisivo "American Bandstand" y ser telonero de Bill Haley. Después de un fracasado single de high school con Monument, "N-U-T-H-I-N-G", se pasó al sello Totsy, donde grabó el single "Start to jump" (1960), que pasó también totalmente desapercibido. Se pasó ahora al modesto sello Amy, donde grabó dos singles de una interesante mezcla de rockabilly, soul, doo-wop y gospel, que se tradujó en grandes temas como "She can give me fever", "Rhinoceros" o "Exodus of Pepe" (1961) pero no en ventas. Es entonces cuando Stan formó el heterogeneo conjunto The Appalachians, que llegaron a grabar en la sección discográfica de ABC-Paramount. Destacar de ellos su pseudo-soul "All my trials Lord" (1962) y sus versiones folk de rock & rolles como "Boney Maronie" o "Lawdy Miss Clawdy" (1963). En esta banda estaba también Priscilla Mitchell, la mujer del genio del country y el rockabilly Jerry Reed. Pero tras años en la carreteras sintió que el gran éxito no llegaría, así que decidió aceptar un empleo de vendedor de ropa interior a domicilio, disolviéndose Los Appalachians a finales de 1963. Se casó y tuvo dos hijos, Chris y Rich, abriendo con su mujer una tienda de ropa. No abandonó sin embargo su otra gran afición, el fútbol americano, llegando con el tiempo a ser fundador del equipo local de los Renegades. En cuanto a la música se limitó a educar a sus dos vástagos con su colección de vinilos de rockabilly, country, crooners, doo-wop y blues, aunque cuando estos mostraron interés en formar un grupo de rock intentó disuadirles de todas las maneras pues era una vida muy dura que él había conocido. Sin embargo cuando los chicos mostraron entusiasmo, perseverancia y talento les ayudó con denuedo. Chris y Rich formarían el grupo de rock duro de masivo éxito The Black Crowes. Stan se retiró a su ciudad natal, donde vivió tranquilo junto a su mujer hasta el día de su muerte.
Músicos: Stan Robinson (voz y guitarra rítmica). "Boom-A-Dip-Dip".