jueves, 25 de febrero de 2016

Dickie Lee (Memphis, 1936)

Su verdadero nombre era Royden Dickey Lipscomb y habiendo nacido en el epicentro del rockabilly mundial no era raro que, con su talento, sus pasos fueran hacía ese estilo. Aun así su primer disco, "Stay true baby" (1957), fue editado por el modesto sello californiano Tampa. Luego volvió a donde pertenecía, la meca del género, discos Sun de Memphis, donde le lanzaron dos buenos singles, "Good lovin´" y "Fool, fool, fool" (1958), ambos con grandes influencias del du-duá y con el sonido y la magia características de Sun, aunque sin su marcha habitual. Como recuerda el propio Lee. "Era todo espontaneo, no tenías que mirar el reloj del estudio. De hecho el reloj no funcionaba nunca. Señalaba siempre las cuatro y media. Tu no tenías que preocuparte por cosas tan nimias como el horario cuando estás creando". Se vendieron bien a nivel local y de su popularidad entonces en la zona da cuenta que fue uno de los que actuó en el concierto homenaje a Jay Perkins (1958) y que los otros eran todos grandes estrellas del rockabilly y el country. Cuando el productor Jack Clement dejó discos Sun en 1961, se estableció en Beaumont (Tejas) y formó el sello Hallway, un estudio y una compañía de producción musical, llevándose con él a Lee como compositor. En seguida les fue bien con la composición de Lee "She thinks I still care" que interpretó la estrella George Jones, llegando al número uno de las listas country y que más tarde versionaría el propio Elvis. Pero el mayor éxito de Lee como cantante fue "Patches" (1962), un dramón para adolescentes editado por el sello Smash, que llegó al número 6 de las listas generales a pesar del boicot de muchas emisoras por tratar el tema del suicidio. Volviendo a su estilo más doo-wop le fue bien aun con "I saw Linda yesterday" (1963) y con la siniestra balada "Laurie" (1965), sobre la leyenda urbana de la chica de la curva. Pero desde entonces, como le pasó a casi todos los rockers supervivientes de los años 50, hubo de reciclarse en cantante country si quería vivir de la música con dignidad, y aun tuvo algunos pequeños éxitos en el género, como el alegre acústico "Never ending song of love" (1971), "Crying over you" (1972) y, sobre todo, "Rocky" (1973). Pero poco a poco su estrella se fue apagando y se volvió a la composición casi en exclusiva, trabajando para algunas compañías de Nashville y en eso sigue, aunque semi-retirado, hoy día.
Músicos: Dickie Lee (voz y guitarra) y The Collegiates.