miércoles, 28 de octubre de 2015

Ronnie Haig (Indianápolis, 1939)

Aunque su formación y oido se forjó con la música country en su norteamericano estado de Indiana natal, Ronald Hege, que tal es su verdadero nombre, pronto buscó nuevas vías de expresión. Formó en el instituto de Formación Profesional al que iba una banda de du-duá llamada de The Twilighters junto a los hermanos Woempner y un chico negro llamado Lester Cavanaugh. Esto demuestra su valor ya que no eran nada habituales los grupos inter-raciales en medio de la segregada américa. Aunque nunca abandonaría del todo su gusto por el doo-wop pareció encontrar su verdadera vocación cuando se compró una guitarra eléctrica Gibson, que pronto aprendió a tocar a la perfección. Los Twilighters se disolvieron, dando lugar a Los Dawnbeats, y Ronnie Haig, nuevo nombre artístico, contactó a través de Cavanaugh con el grupo vocal local The Five Stars (vease entrada propia), a los que acompañó a la guitarra y a algunas armonías locales. Pero pronto empezó una carrera en solitario haciendo temas propios de rockabilly, llevándose como coros a los Five Stars. Era bueno, por lo que fue fichado por los del sello local Note, que le editó el single "Don´t you hear me calling, baby" (1958), un verdadero éxito en el Medio Oeste y sorprendentemente en Pittsburgh, sobre todo después de que lo reeditaran y distribuyeran los de ABC records. Poco después Haig se unió a los Cohorts, banda de acompañamiento de su amigo Jimmy Coe (al que había conocido cuando tocaba también para los Stars), que trataba también de empezar una carrera en solitario en el mundo del rock instrumental, ahora a finales de los años 50, de moda. Su disco "Wazoo" no está nada mal, sobre todo por el punteo de Haig, pero no destacó sobremanera entonces. La única palabra en la canción la dicen un nuevo grupo de du-duá local llamado The Students, para los que luego tocaría  y ayudaría en algunas armonías Haig, triunfando plenamente con el tema "I´m so young". El siguiente disco de Haig en solitario fue "Rocking with rhythm & blues", también muy bueno, pero que esta vez falló en las listas e hizo que los productores perdieran la confianza en él. Una verdadera injusticia, Haig no solo tenía talento sino que era un rocker de corazón que se mantuvo fiel a sus principios incluso en los momentos difíciles. Tocó para otros artistar rockers sin suerte, como Roc LaRue o Jerry Siefert, y siguió actuando y grabando rockabilly, aunque sin que fuera editado nada, excepto algunas reediciones de sus dos singles durante los años 60. Su constancia y actividad sobre los escenarios durante décadas se vio finalmente recompensada con el surgimiento de los grandes festivales y nuevas discográficas especializadas en el género de los años 90, editando en esta década una serie de excelentes discos para el sello Slverball, de Nashville. Lamentablemanete problemas de salud le mantienen casi apartado de los escenarios durante el siglo XXI.
Músicos: Ronnie Haig (voz y guitarra), Big John Magee (contrabajo), Marden Baker y Jimmy Coe (saxo), The Five Stars (cotos) y The Cohorts.