jueves, 15 de octubre de 2015

Karina (Jaén, 1945)

Nacida en la región española de Andalucía. su verdadero nombre es María Isabel Bárbara Llaudes Santiago. Pizpireta, rubia y graciosa, deslumbraba también con su voz desde pequeña, cantando todos los ritmos que oía en la radio, y su madre, sabiendo que tenía una mina de oro en casa, la presentaba a concursos sin parar con la intención de ganar dinero y la fama. Tras algunas actuaciones en la radio, fue elegida para hacer el anuncio cantado de la marca de aceites de motor Wynn´s, que llegó a publicarse en un disco promocional, junto a la versión cha-cha-chá "Bikini amarillo" (1961), acreditada entonces, en letra muy, muy pequeña, como Mari-Bel Llaudes. Tenía solo 15 años, pero desparpajo y tablas suficientes para ser presentada en el Festival musical de Benidorm, entonces toda una plataforma de lanzamiento para jóvenes artistas. No desentonó como versión cursi de otros principiantes rockers españoles, como Los Sonor o Gelu y la potente discográfica RCA la fichó de inmediato. Llamándola ahora Maribel Llaudes se le editó un disco de su canciones del festival (destacando "Saldo: 0"), y luego una versión del "Quisiera ser" (1962) del Dúo Dinámico. El padre de la luego famosa cantante Massiel se convierte en su representante y consigue que sea una habitual del programa de televisión "Escala en Hi-Fi" (protagonizando de inmediato una película homónima), haciendo play-backs de éxitos del momento, y que fiche por Hispavox, entonces la discográfica nacional más importante. Allí se le pone el que sería su definitivo y mundialmente conocido nombre artístico de Karina, al parecer al caér en gracia el que el artista italiano Torrebruno dijese que tenía "una linda carina". Serán ahora sus mejores momentos musicales, con temas cincuenteros como "Si mi almohada hablara" (1963), y colaboraciones con grandes del panorama nacional como su versión "Dile" con Los Pekenikes -primer enorme éxito-, con los Jaguars de Joe Bennett (afincado entonces en España por culpa del servicio militar, es inmortal su tema rockabilly de los años 50, cuando estaba con los Sparkletones, "Black Slacks"), siendo muy notable su rock & roll conjunto "Vaya, vaya", y sobre todo con Los H.H., y su original "Surfside 6" (1964). Tras unos breves meses inmersa en el sonido de grupos de chicas de los 60, destacando "Mi chico", una versión del "My girl", dejará atrás su imagen de rockera alocada y alegre pero buena, para convertirse en uno de los grandes referentes, y quizá de los más ñoños, del movimiento ye-yé español, protagonizando películas (gran repercusión tuvo "Los chicos del Preu") y acumulando inmortales éxitos musicales como "Muñeca de cera" (1965), "Hierba verde" (1966), "Romeo y Julieta" (1968), "La fiesta" (número uno de las listas), "Las flechas del amor" (también número uno), "El baúl de los recuerdos" (1969) o "En un mundo nuevo", canción con la que quedó segunda en el festival de Eurovisión de 1971, todo lo cual la convirtió en un mito y en artista internacional, grabando en otros idiomas. Nunca olvidó su amor por los grandes sonidos de los 50 y 60 y volvió a ellos de vez en cuando, como sus versiones "Tu serás my baby" (1972) u "Oh Carol" (1974), es posible que apoyada por su nuevo novio y manager, Tony Luz, uno de los grandes artistas y gurús del rockabilly hispano todavía a día de hoy. El matrimonio con Luz no duró mucho y tras separar caminos la carrera de Karina entró en una profunda decadencia, sobre todo después de romper con Hispavox en 1977, discográfica de la que Luz era y sería mucho tiempo diseñador de carátulas. Tras unos años de semi-retiro, decidió centrarse en el mercado mejicano, donde le fue bien con la bonita y adulta balada "Ahora que estuviste lejos" (1981). Pero tras un nuevo matrimonio y tener una hija decide retirarse de la música para dedicarse a su familia, al menos hasta que su niña había crecido lo bastante para grabar un disco a dúo con ella, absolutamente horripilante. Su matrimonio tampoco duró, y Karina se embarcó en una serie de romances a cual más extraño, que fueron ridiculizados por la prensa del corazón. La cantante, abatida, se retiró a Jaén, pero en 1993 fue convencida para hacer una gira con otras viejas glorias del rock español, como Lorenzo Santamaría o Micky en un supergrupo llamados Mágicos 60. Su vuelta a la primera linea no duró mucho, pues un cáncer de garganta la mantuvo apartada de los escenarios. Lo venció, pero la verdad es que desde entonces sus únicas apariciones en los grandes medios fue para airear su vida personal, siempre rocambolesca. Su última gran reaparición se produjo en 2003, cuando ganó un concurso televisivo para antiguas estrellas, cuyo premio era grabar un nuevo disco. Pero la empresa encargada de hacerlo incumplió sus promesas y ni grabó ni promocionó a una Karina, genial artista que ahora ha vuelto a los pequeños escenarios de toda España.
Músicos: Karina (voz), Los Pekenikes, Los Jaguars y Los H.H.