martes, 28 de julio de 2015

Matt Lucas (Memphis, 1935)

Nacido en el estado norteamericano de Tennessee, Lucas fue sin embargo adoptado de bebé y llevado por sus nuevos padres a su casa de Poplar Bluff (Missouri) donde entró en contactó con la música de niño pues su padre trabajaba para la principal cadena de teatros locales donde entraba gratis a ver a los músicos pioneros. Se aficionó a la percusión, pasando de las maracas que tocaba en la banda escolar a la batería,. Pero a los ocho años, jugando por la casa, encontró unos papeles que le pusieron en conocimiento de sus verdaderos orígenes. Esto le afectó de una manera extraordinaria para un niño de su edad, y a partir de ahí su comportamiento empezó a volverse inaguantable. De las rabietas y las travesuras cada vez peores pasó a las peleas y después a los pequeños hurtos, llegando a los catorce años a robar un camión para dar una vuelta estrellándose con él. No se hizo nada, pero fue arrestado y enviado un año a un reformatorio. Cuando salió no parecía enderezarse, pues dejó el colegio y se dedicó a frecuentar los locales nocturnos para negros, lugares de pecado donde se tocaba rhythm & blues. Se convirtió en un baterista consumado, uniéndose a la banda de Ray Chilton y luego a otras por todo el país, recalando finalmente en Hollywood donde hizo de extra en la conocida película proto-rocker "Semilla de maldad" (1955), haciendo, como no, de delincuente juvenil. En esta época ya se había aficionado a toda clase de pastillas y estaba cercano a convertirse en un yonqui, pero también descubrió el rockabilly, género que empezó a meter con asiduidad en su repertorio, cantando y tocando la batería a la vez, cosa nada habitual entonces y que llamaba mucho la atención. Decidió irse a vivir a Memphis, meca del rockabilly, pagándose el viaje tocando en todos los pueblos que paraba a través del sur estadounidense (incluyendo tugurios de gangsters) y una vez en su ciudad natal se dedicó a tocar la batería para prácticamente todos los músicos que llegaban a actuar a Memphis. Finalmente, gracias a la intercesión del gran guitarrista y bien relacionado Ronald Janes, pudo grabar un disco propio en el modesto sello Good. Fue "Tradin´ kisses" (1959), que se vendió bastante bien a nivel local, aunque no lo suficiente para sacarle de pobre. Así las cosas se tuvo que poner a tocar, como solista o para otros, por los bares de Memphis y alrededores durante bastante tiempo para pagarse el pan y sus hábitos. Harto, y con algo de ayuda de Janes, decidió auto-producirse nuevos discos para intentar salir del pozo, esta vez acompañado por la élite musical de Memphis con la que había hecho amistad a traves de todos estos años. Entre sus músicos encontramos ahora astros del rockabilly como Billy Lee Riley o Narvel Felts (y en cuyo trío había tocado), y no es de extrañar por tanto que le fuera muy bien con sus versiones de temas clásicos, como "I´m movin´ on" (1963), "Maybelline" o "Ooby dooby" (pasando a rebautizar su asociación con Felts como The Matt Lucas Trio). Pero tras fallar sus siguientes ediciones, su naturaleza inestable le empujó un poco más abajo del mal camino, radicalizando sus aficiones por las drogas. Tras convertirse en músico de estudio y marchar a Detroit a grabar algunos discos de soul y R&B en 1965, y divorciarse por cuarta vez, se marchó a Toronto donde se casó nuevamente, tuvo hijos, y se convirtió en un borracho y un yonqui que vivía en una pocilga de apartamento rodeado de bichos. Sus intentos con triunfar con una remozada banda de rock & roll fracasaron, y su quinta mujer le dejó y se llevó a los niños y, cuando ya no podía caer más bajo, se lo encontró tirado una santa mujer llamada Barbara que sintió por él, primero pena y luego amor, y consiguió sacarle del pozo. Barbara, pronto su sexta esposa, le consiguió algunos conciertos en 1970 y contactó con el pionero del rockabilly Ronnie Hawkins, tasmbién viviendo en esa zona de Canadá entonces. Hawkins se lo llevó a algunas actuaciones y le ayudó a grabar un estupendo álbum de blues, llamado muy significativamente "I´ve paid my dues" (1972), es decir, he pagado mis deudas. Se vendió muy bien y Lucas pudo reconducir su vida con bastante fortuna (a pesar de ciertas conocidas amistades del mundo underground canadiense, como Xaviera Hollander, "La puta feliz"), marchándose a vivir a Florida con su mujer en 1975 tras el aviso a su salud que supuso un infarto. No le faltaron actuaciones en zonas turísticas, tocando a partir de 1980 en cruceros por el Caribe, formando con el tiempo su propia linea de ferrys. Cuando el revivalismo rockabilly llegó con fuerza, Lucas empezó a tocar en el sureste del país e incluso en Europa ante numerosos aficionados su viejo repertorio, haciendo unos espectáculos realmente salvajes, como el género requiere (le duela a quién le duela).
Músicos: Matt Lucas (voz y batería), Roland Janes, Narvel Felts, Travis Wammack y James Burton (guitarra), J. W. Gruss y Fred Carter (bajo), Jamie Isinhood y Bill Rice (piano), Billy Lee Riley (bajo y maracas) y Charlie Musselwhite (armónica).