domingo, 1 de marzo de 2015

Bobby Wayne (Spokane, 1936)

Nacido en el norteamericano estado de Washington, demostró grandes aptitudes musicales desde pequeño, sabiendo ya tocar el piano a los nueve años, aunque más adelante se pasó a la guitarra. Los programas de radio de los años 40 hicieron que se interesara por la música country desde su primera infancia, formando en su adolescencia el grupo del género The Rocky Mountain Playboys, junto a su compañero de aprendiz en la agencia de telegramas Western Union, Neil Livingston (el que luego grabaría y haría todos los famosos efectos de sonido del tema "Hot rod Lincoln" de Charlie Ryan). Grabaron el single "Rocky mountain home" (1953) en el modesto sello local SRC. Tocaron por la zona y luego consiguieron contratos en clubs de Idaho, Montana y California. Pero en este último estado tenían leyes muy restrictivas con el consumo de alcohol y los chicos, buenos bebedores, se volvieron a su pueblo. Allí Wayne formó una nueva banda, The String Dusters, a la que no le faltó trabajo, de forma que cuando su madre se volvió a casar y se fue a vivir a Georgia el adolescente ya era totalmente independiente. Pero cuando fue a visitar a su madre a Atlanta en 1955 esta le empezó a poner discos de un nuevo y desconocido cantante llamado Elvis Presley, y esto cambió su vida para siempre. Empezó a tocar por la zona e incluso se le ofreció actuar en la televisión, pero su madre empezó a tener serios problemas maritales y decidió escapar de vuelta a Washington. Wayne, para no dejarla sola, volvió con ella y de vuelta en casa introdujo el rockabilly en el Noroeste del país grabando en SRC el primero de la región, "Sally Ann" (1955), sobre una chica a la que había conocido en Atlanta. Curiosamente ahora empezaron los problemas pues al parecer la gente no estaba preparado para esos excesos allí en fecha tan temprana y ahora no se le contrataba porque los dueños de clubs y público preferían country, incluso se le despidió de una emisora de radio por ser "demasiado Elvis". Como se mantuvo fiel a sus creencias su carrera se estancó, dedicándose a tocar la guitarra para estrellas del country como Faron Young o Tex Williams. Harto, fundó sus propias discográficas, Bonita, donde grabó el fabuloso "Swing train twist" (1962), y House of Joan, donde editó el dueto "Roll clean out of your life" con un tal Johnny Albert. Pasaron injustamente desapercibidos pero sirvió para que algunos se dieran cuenta que un rocker de pura cepa seguía en la brecha, y así es como hizo "Big train" (1963) para discos Jerden, un tema mezcla de rockabilly y country muy al estilo Johnny Cash, que fue un gran éxito local. En esos momentos el verdadero Cash se había vuelto tan inestable que su discográfica, Columbia, fichó a Wayne, lo más parecido que se podía encontrar a la estrella, como reserva de lujo en caso de que Cash terminase definitivamente en el arroyo. No terminó de ser el caso pues en ese mismo año se editó el mítico "Ring of fire" de Cash, pero también el "Big train" de Wayne en la filial de la casa Epic. Oscurecido por esta gran obra maestra de Cash, el disco de Wayne pasó injustamente desapercibido y lo que pareció un gran logro, fichar por Columbia, se convirtió en una gran losa para su carrera cuando Cash remontó el vuelo hacía la leyenda. Se volvió Wayne a discos Jerden (que vendieron a diestro y siniestro sus maquetas a otras compañías), donde grabó ahora temas instrumentales, destacando el éxito que "Tip toes" tuvo en algunas partes de Canadá. También formó un conjunto llamado The Hummingbirds, que aunque grabó buenas versiones como "Lotta lovin´" (1964), de Gene Vincent, pasó desapercibido. En solitario volvió al instro (también en este género acompañó a Vince Gerber en su single "Cyclone"), pero también grabó el rockabilly "Tall oak tree" (1965) para el sello Panorama escondido bajo el pseudónimo Deke Wade. De estos momentos es su "The ballad of the Appaloosa", que fue parte de la banda sonora de la película de Disney, "Run Appaloosa run" y le consiguió unos ingresos muy necesarios. Volvió al country con canciones como "Uncle Sam´s got my number" (1966), "Restless river" (1968) o "Thirteen miles to Birmingham" (1969) en sellos cada vez más modestos. Establecido en Nashville, en los años 70 y 80 se ganó la vida tocando principalmente música country, aunque hay de destacar un curioso álbum grabado enteramente en francés, seguramente para explotar el mercado francófono canadiense. Luego grabó el LP "Go rockabilly" (1996), recopilatorio pero con algunos temas nuevos, que demostraba su fidelidad a sus postulados. Hoy día sigue actuando con regularidad y grabando todavía discos de agresivo rockabilly, como su álbum "Hot rod motorcycles" (2007), y todavía con Livingston como compañero inseparable.
Músicos: Bobby Wayne (voz y guitarra acústica), Red Adair y Jack Ackers (guitarra), Bob Thames, Doug Dugger y Delmar "Skipper" Hawkins (contrabajo), Vince Gerber y Warren Waters (batería), Jack Curry (piano), Harold Horn (guitarra rítmica), Neil Livingston (steel guitar), Ron Livingston (violín), The Jordanaires (coros), The Warriors, Jack Evans y la orquesta de Wild Bill Graham.