jueves, 26 de febrero de 2015

Dale Ward (Sallisaw, 1938 - Tulsa, 2013)

Nacido en un pueblecito de Oklahoma (Estados Unidos) la visión de Elvis hizo que desde su adolescencia qusiese convertirse en cantante. No le faltaba voz y arrojo y empezó a actuar en eventos locales, y luego por todo el Estado y los limítrofes. Para entonces su repertorio ya empezaba a estar dominado por el lado más suave del rock & roll del momento, el high school, aunque siempre intentando acercar su estilo al del Presley cinematográfico. Le llegaron oidas de un nuevo sello independiente en la cercana Fort Smith, U.B.C., que acababa de grabar el rockabilly "Shake this town" por parte de Tonya Dee & the Dischords, un grupo aun misterioso. Hacía allí marchó Ward, consiguiendo grabar "Coffee blues" (1961), pasando lugo al modesto sello Boyd, donde grabó algunas de sus mejores y más rockeras canciones, como "Big Dale twist" (1962), la cual hacía referencia en parte a su imponente presencia. No es que fuera un éxito, pero al menos sirvió para que se fijasen en él los de discos Dot, que le ficharon y le convirtieron ya claramente en un romántico high schooler, confiando en convertirle en una estrella más del firmamento de los teen idols. Instalado en Nashville le fue muy bien con "Letter from Sherry" (1963), magnífica balada high school que llegó a entrar, aunque muy abajo, en las listas de éxitos. Como sus siguientes temas no se vendieron bien, aunque ha de destacarse la balada "The fortune teller" (1964), y ya su estilo empezaba a estar de capa caida ante la invasión beat británica, se le rescindió el contrato. Volvió a Boyd, donde se le daba mayor libertad, rienda suelta a su espíritu rockero y se sacaba lo mejor de él. Así es como ahora editó su versión del "Shake, rattle & roll" (1965), si bien la poca tirada y capacidad de promoción de la empresa hizo que fuese un fracaso de ventas. Fichó ahora por discos Monument, que le editaron buenas canciones como las baladas "Kissin goodbye" (1966), "Back in the world again" (1967) o la deprimente "Just because I´m lonely" (1968). Pero sin que la fama le llegase, decidió volver a su pueblo, poniéndose a trabajar como peón caminero y luego como charcutero. Con lo ahorrado finalmente abrió un motel, aunque todavía grabaría los singles "River boat Annie" (1969), "Say I love you" (1970) y "Sunrise over Charlotte" (1971), ya enfocadas hacia la música country y el gospel, para distintas discográficas. Pero por desgracia Ward se buscó una fuente alternativa de ingresos, trapicheando con drogas en su motel desde los años 80 y convirtiéndose en un personaje odiado por casi todo el vecindario. El antiguo cantante romántico empezó a salir y entrar de prisión con asiduidad, y no solo por la puerta principal pues se evadió de la enfermería de la cárcel nada menos que cuatro veces. Su delicada salud y cierta permisividad local le salvaron de que le encerrasen y tirasen la llave. Pero no por ello iba a escarmentar y el siglo XXI, ya tullidito, se pasó al tráfico y consumo de metanfetaminas, siendo arrestado por ello dos veces. Pagando fianzas y abogados se arruinó totalmente, de tal forma que cuando empezó a estar enfermo se le metió en un asilo de la beneficencia, donde murió a los 74 años de edad.
Músicos: Dale Ward (voz y guitarra acústica).