viernes, 9 de enero de 2015

Sweetie Jones (Macon, 1941 - 2004)

Nacido en el norteamericano estado de Georgia, su verdadero nombre era James Randall Jones, pero al ser el único varón entre los hijos de su familia, se le llamaba por el cariñoso apelativo de Sweetie (Dulzura) y así se quedó. Muy influido por Elvis y por su paisano Little Richard, era aun un niño cuando empezó a rasgar la guitarra y a cantar rock & roll. En su adolescencia formó el grupo The Dixie Kats, causando sensación, sobre todo entre las chicas, en las fiestas y bailes en los que actuaban por sus movimientos y suspiros a los Elvis. Llegaron a la final de un concurso para jóvenes talentos en la televisión de Memphis, y a la vuelta actuaron en actos oficiales y en varios clubs de la zona. Tras actuar en la radio, ya acreditado como Sweetie Jones en solitario, se convirtió en el telonero habitual de cada estrella del rock & roll que pasaba por su ciudad. Tenía solo 16 años cuando grabó el high school "Cheryl Ann" (1958) en NRC y 17 recién cumplidos cuando hizo lo propio con "Never" en discos Fox. Estos temas, junto al rockabilly "Baby, please don´t leave" (1959), en Scottie, fueron éxitos regionales que le convirtieron en la nueva joven promesa del rock & roll y en el telonero habitual de Jerry Lee Lewis (gastándose su primer cheque -y último realmente grande- en comprarse un Cadillac). Fue esta última experiencia la que le llevó a tocar el piano para imitar al genio, cambiando el tono de sus directos radicalmente, a la vez que empezó a componerse sus propias canciones. Fue así como llegó "Once more" (1960), otro buen tema, pero se le había hecho tarde en la carrera del R&R y era Sweetie demasiado rocker para una época que empezaba a ser dominada por otros ritmos. No solo eso, los sellos en los que grabó eran tan modestos que apenas tenían distribución y promoción. Tuvo que conformarse durante los años 60 con salir de gira con los remanentes que quedaban de fieles al rockabilly, que a estas alturas actuaban solo en ferias del condado, liderados principalmente por el irreductible Ricky Nelson. Durante esta etapa aun grabó algunos buenos temas, ya más templados, entre los que cabe destacar la balada "My pillow stays wet", y también apareció en la televisión local de Florida. Luego, como él mismo dice, simplemente perdió el toque, y se dejó la música para buscarse un empleo más convencional en la construcción. Trabajó bastante tiempo en el gran oleoducto de Alaska, que fue una experiencia dura pero bien pagada. De vuelta a casa fundó una familia (hoy día es abuelo) y recibió frecuentes homenajes por su música. Murió de cáncer a los 63 años de edad.
Músicos: Sweetie Jones (voz, guitarra y piano) y The Dixie Kats.