lunes, 19 de enero de 2015

Jack Bradshaw (Scutty, 1930)

Nació en una mísera aldea minera del norteamericano estado de Kentucky, pero cuando sus padres murieron a edad muy joven teniendo el solo cuatro años, se lo llevaron a vivir con sus tíos de Tennessee, separándole de sus hermanos. El pequeño se aficionó a la música hillbilly que oía por la radio, aprendiendo a tocar la guitarra desde su infancia gracias a un personaje local llamado Frank Tucker, un destilador ilegal de alcohol buen tañedor, que enseñó a Jack todo lo que sabía. En 1948 empezó a trabajar en una compañía constructora especialista en arreglar tejados que tenía sedes por buena parte de Estados Unidos, de forma que cuando con los años demostró ser competente y de confianza se le propuso salir a trabajar por otros estados. Esto le vino bien también musicalmente pues estando en Lubbock (Tejas) consiguió trabajo en el grupo Earl Montgomery & his Tennessee Ramblers. Su gran oportunidad les vino al conseguir una actuación en el programa radiofónico KSEL Jamboree, donde actuaban estrellas ya reconocidas del country como Bill Monroe. Como resultado de ello su nombre empezó a ser conocido y al grupo no le faltó trabajo, pluriempleándose Bradshaw al tocar también en el espectáculo itinerante de los hermanos Callahan. Parecía que su ascenso musical se vería truncado al ser reclutado para la guerra de Corea, presentándose tras dejar tanto su trabajo con los Callahan como arreglando tejados. Pero lo rechazaron por algún problema físico que desconocemos y se encontró en la calle. Pidió dinero prestado a su tío y se fue con sus dos primos rumbo al norte, en su viejo Chevrolet de 1941, en busca de las mejores oportunidades laborales que había allí. Se establecieron en Indiana en 1950, trabajando en lo que salía, destacando un empleo como pincha-discos que consiguió Jack en una emisora de LaPorte y que formó un grupo llamado Tennessee Trío, donde Jack tocaba la mandolina, que consiguió alguna actuación radiofónica. Desde allí le fue fácil contactar con Harry Glenn, el dueño de discos Mar-Vel, que quedó entusiasmado con las composiciones de Bradshaw, grabándole en seguida el hillbilly-bop "Don´t tease me" (1954). Se convirtió en un éxito en el Medio Oeste, e incluso el famoso entonces Carl Smith hizo una versión de la pieza elevándola al éxito nacional. Luego llegó el más evolucionado casi-rockabilly "My heart, my heart" (1955), también bien aireado en radio y encendido por la polémica de unos versos de sutil contenido erótico. Pero Mar-Vel no tenía logistica para convertir tan buenos temas en éxitos nacionales, y vendia sus derechos sobre Bradshaw a discos Decca. Estos se limitaron casi en exclusiva a reeditar material antiguo lo que, junto a otras cosas, derivó en un malestar que llevó a Bradshaw de vuelta a Mar-Vel. Aquí fue desde el principio uno de los protegidos de Glenn, que se lo llevaba de gira en su famoso remolque de las estrellas por buena parte del país (aunque la mayoría del tiempo lo pasaban en Calumet City, entonces un punto de paso repleto de clubs), componiendo nuevos temas juntos (y con el hermano de Glenn, Earl) durante las horas muertas. Salió mucho Bradshaw en radio y televisiones locales, y teloneó a estrellas del country como Ernest Tubb el citado Smith. Su música siguió evolucionando y mejorando, y llegó el magnífico rock & roll "Naughty girls" (1958) entre otras sorpresas. Pero ni su buena aceptación en directo ni las ventas a Decca salvaron a Mar-Vel del acoso de los deudores, por lo que en una maniobra simple la compañía cerró sus puertas y reapareció, no diría yo que precisamente escondida, bajo en nuevo nombre de Glenn Records. Aquí grabó Bradshaw la excelente balada rocker "No no" (1959), por citar alguno de sus muchos y nunca suficientemente reconocidos logros, pero Glenn también quebró y Bradshaw quedó huérfano de apoyo y la verdad que bastante harto de como funcionaba el negocio musical. Normal, teniendo en cuenta que con su talento tendría que haber triunfado a lo grande. Se dedicó pues a su iglesia, haciendo counry secular y gospel, dedicándose a ir a tocar a hospitales y orfanatos para alegrar a los desamparados y en eso sigue el hombre.
Músicos: Jack Bradshaw (voz y guitarra rítmica), Harold Walters (guitarra), Gil Posese (guitarra rítmica), Maty Winkfien y Bernie Scott (steel-guitar) y The Beverly Sisters (coros).