sábado, 17 de enero de 2015

Chris Montez (Los Angeles, 1943)

Nacido en California, su nombre completo era Ezequiel Christopher Montañez, y se crió en un barrio latino donde se oía sin cesar la música de estas raices mezclada con la llegada del rock & roll. Así es como empezó a cantar rancheras en las fiestas de barrio junto a sus hermanos. Cuando su paisano Ritchie Valens triunfó en el mundo del rockabilly y se convirtió en un martir de la causa al fallecer a los 17 años, Chris decidió que podía ser su sucesor. Empezó haciendo verdadero rock & roll clásico, pero pronto las influencias del high school y los ritmos bailables más comerciales le enfocaron hacia esa variante. Así, cuando le ficharon los de discos Monogram, lo primero que grabó fue una balada high school, "All you has to do was tell me" (1961), a dúo con la joven Kathy Young, que fue un éxito en Los Angeles.  Pero nada comparado al twist "Let´s dance" (1962), grabada en discos Monogram, y que llegó al número cuatro de las listas de su país y al segundo puesto en las británicas. Luego vino "Some kinda fun" (1963), un twist más rocker de lo habitual, que también se vendió muy bien, convirtiéndole ambos temas en uno de los interpretes del momento. Salió de gira como telonero de estrellas consagradas como Los Platters, pero a su vez Los Beatles fueron el número de apertura para él en algunas ciudades durante su primera gira americana. Por desgracia, cuando pasó a discos A&M, le convirtieron en un cantante pop, romántico y soso, que era precisamente todo lo contrario a lo que él era en realidad. La balada "Call me" (1965) fue un gran éxito de ventas, llegando al número dos de las listas, pero desconcertó a más de uno pues nadie podía identificar a este nuevo Montez, con voz de mujer, con aquel alegre y bailarín rockero de principios de los años 60. Siguió por ese camino, pero ya sin éxitos semejantes dejó A&M en 1968. Buscando centrarse desde entonces más en el mercado latino, y casi olvidado en su país, su pop "Loco por tí" (1972) fue todo un éxito en Brasil que a la larga hizo que en su país recordasen que aun existía. Así grabó un buen disco en CBS, mezcla de viejos éxitos y nuevos temas que le devolvió timidamente a la actualidad mediados los años 70. En los años 80 grabó durante un tiempo exclusivamente en español, táctica que, curiosamente, funcionó en los paises germanos. Quitando eso, Montez cayó en una decadencia y olvido que no merecía, hasta el día de hoy, en que empieza a ser reclamado por varios festivales revivalistas e incluso se ha hecho un documental sobre su vida. Sumada a su gran labor musical ha de destacarse su gran labor filantrópica y benefica, por la que es muy querido en la comunidad hispana californiana.
Músicos: Chris Montez (voz y guitarra).