miércoles, 10 de diciembre de 2014

Los Continentales (Madrid, 1962 - 1968)

Formados por Alvaro Yébenes y Ñique González, antiguos miembros del grupo Los Flaps, en principio eran uno más de las docenas de conjuntos de rock instrumental que surgieron en España a principios de los años 60 intentando copiar el sonido de Los Shadows, pero con la diferencia de que bastantes de sus temas eran composiciones propias. Tras presentarse a varios concursos radiofónicos y tocar en conocidos clubs de la capital, consiguen en 1963 hacer su debut en los Festivales de Música Moderna, conocidos popularmente como los Matinales del Price, verdadero muestrario del primer rock & roll hispano, lo cual significaba su presentación a lo grande entre la juventud. Debido a su excelente actuación son fichados como banda de apoyo de la popular cantante ye-yé Karina y también por discos Belter. Sus primeros discos ya dejaban varias cosas claras: su adscripción al spanish-sound, la admiración que los Shadows les merecían y su talento instrumental. Destaquemos "Don Quijote" (1964) o el tema surf "Espacial", obras maestras del instro hispano. Pero en esos momentos, de forma bastante erronea, se plantean el introducir voz solista lo que produce las deserciones de los descontentos. La llegada de un joven cantante de gran talento y presencia, Blume (apodo de José Luis Gómez Fernández), daría un aire más rocker al conjunto durante todo el año 1965, pero por desgracia su obligación de cumplir el servicio militar le apartaría del conjunto muy poco después. Tras no poder ser sustituido por Mike Kennedy (que triunfaría mundialmente poco después con Los Bravos), se ficha a un nuevo cantante procedente del grupo ye-yé Los Buitres. Giran pués hacia este estilo, el pop y las baladas si bien merecen destacarse temas como "Mister D" (1966) y "Déjala dormir" (1967). Aunque todavía bien recibidos en los conciertos, sus ventas empezaron a ser flojas, por lo que decidieron disolverse. Blume salió de la mili en esos momentos, enrolándose, a falta de otra cosa en una orquestina de baile, donde su apostura e impresionante voz llamaron la atención del antiguo miembro de Los Sonor Manolo Díaz, que lo rescató de las tinieblas con la intención de convertirle en la estrella que merecía. No pudo ser pues su carrera fue pésimamente llevada y promocionada y además, no se dio con una canción original adecuada a él, si bien obtuvo cierto éxito popular con la espantosa canción "En mis sueños" (1971). Mejor destaquemos de estos días un sensacional álbum de versiones de rock & roll y rockabilly de los años 50 y 60. Intentos pioneros con el rock cristiano, el rhythm & blues y al soul tampoco dieron mejor resultado artístico (sí, de ventas), y mejor nombremos su versión de Percy Sledge "Cuando un hombre ama" (1972). Blume, un solitario rocker perdido en una época que no le correspondía (conocida era su vestimenta a base de chaquetas de flecos y tirantes rojos) ha de sobrevivir actuando donde sea y por lo que sea, llegando a grabar un último single simplemente penoso. Pero cuando Elvis muere en 1977, alguien se da cuenta que para homenajear al Rey en España no hay nadie mejor que él. Así que se le contrata para el gran homenaje a Presley en el Parque de Atracciones y Blume deja boquiabiertos a todo el que no le conocía (casi todo el mundo). Merecidamente, es contratado para interpretar a Elvis en el musical del mismo título (acompañado por el grupo Zapatón), pero cuando las representaciones cesen y la fiebre por Elvis pase, Blume volverá humildemente a su anonimato de casi siempre. En los años 80 pondrá voz a anuncios publicitarios y posteriormente cantará como invitado en las reunificaciones de grupos míticos como Los Pekenikes, de sus antiguos compañeros Los Continentales o en una nueva banda creada exclusivamente a su alrededor y de corta vida, Su Seguro Servidor, cuyo guitarrista lo había sido de Los Rangers. De como el tiempo no había atenuado el salvajismo rocker de Blume da fe el que con estos últimos abrió su actuación en el festival “Ya vuelve la plaga” con una versión en castellano del enloquecido rockabilly “Bop-A-Lena” de Ronnie Self. Hoy en día está retirado de la música. Yébenes, por su parte, pasó a formar parte de Los Canarios, el grupo de soul y jazz que triunfó con "Get on your knees" (1968), y después de Alcatraz, que terminarían siendo el grupo de acompañamiento de Camilo Sesto. Finalmente se rebautizarían Orquesta Alcatraz, especializada en verbenas y fiestas patronales, y de eso siguen viviendo. Digamos también que Los Flaps, después de la salida de Yébenes y Ñique, ficharon por discos RCA y editaron un buen disco instro y otro de rock & roll, "Déjala, déjala" (1964), antes de que la discográfica los convirtiera en un soso conjunto de versiones instrumentales de temas populares de todo pelo de entonces, por lo que decidieron disolverse. Sus integrantes formarían otros grupos integrantes del portentoso movimiento ye-yé español, como Los Pasos, Los Flecos, Los Polaris, Los 4 Jets o los citados Canarios.
Músicos: Alvaro Yébenes (guitarra y bajo), Angel Arriba, Boris, Tony Reinoso y Antonio Román Obrador (guitarra), Juan Antonio “Ñique” González y Gonzalo González (bajo), Rafael Sánchez Ocaña (batería), José Manuel “Rodri” Rodríguez (voz y bajo), Blume y Quique Martínez (voz) y Juan Mena y Lucas (saxo).