jueves, 11 de diciembre de 2014

Lawrence Shaul (Macon, 1947)

Nació en una pequeña población del estado norteamericano de Mississippi (no en el mismo Macon que Little Richard), pero su familia pronto se trasladó a la vecina Alabama, donde el pequeño Lawrence creció. Allí sus padres trabaron amistad con pincha-discos que además dirigía una banda de swing en los bailes locales: Carl Sauceman. Este pronto se dio cuenta del ritmo y desparpajo de un todavía niño Lawrence, que no solo bailaba y cantaba sino se sabía muchas canciones de swing. Así es que Sauceman le invitó un día a subir al escenario a cantar, causando auténtica sensación, por lo que repetiría con frecuencia. Pero el repertorio del pequeño se iba ampliando al country, el rhythm & blues y el hillbilly, y ya en el colegio quedó segundo en un concurso cantando una canción de Hank Williams. En 1956 la familia Shaul se trasladó a Birmingham, donde había un buen número de clubs buscando nuevos artistas de rock & roll. No solo su talento y extrema juventud, sino su aspecto de rocker impetinente, con el tupé que entonces era una provocación, le abrieron las puertas para tocar en muchos locales cuando solo tenía diez años de edad (tenía que ir, eso sí, acompañado de su padre). Tuvo un éxito rotundo allá por donde iba, lo cual le llevaría al club Rockwood, el más importante de la ciudad, si bien tocaba a cambio solo de las propinas (costumbre que aun subsiste en Estados Unidos para los principiantes), donde los Shaul trabaron amistad con otros cantantes locales de rockabilly y hillbilly, como Country Boy Eddie. Finalmente, con solo trece años, ganó un concurso para jóvenes talentos cuyo premio era grabar un disco en el sello local Reed, especializado en rockabilly y donde acababa de grabar ya su amigo Eddie. El resultado fue el single "Hey little mama" (1960), que llevaba en la cara B una versión del "Tutti frutti". No fue un éxito, y cuando discos Reed cerró poco después, Shaul quedó huérfano de promotores, debiendo enrolarse en otras bandas como The Roadrunners (donde se dió cuenta que la guitarra no era lo suyo) o The Premiers, donde tocaba el órgano, convirtiéndose pronto en la sensación del grupo, sobre todo cuando hacía versiones de Ray Charles, algo que según muchos lo hacía "mejor que Ray Charles". Luego fue el organista de Little Hugh Rogers & the Mad Men, pasando en 1966 a formar parte de The K-Otics y poco después de The Classic IV. Con ninguno tuvo éxito, pero al menos actuó por todo el país, siendo telonero de estrellas de los años 60 como Sam the Sham & the Pharaohs, Johnny Rivers o Los Drifters. En los años 70 se enroló en grupos todavía de menor enjundia y en 1980 decidió retirarse de la música profesional para cuidar de su familia (esposa y tres hijos) y del negocio familiar. Desde entonces solo actua en la iglesia de su pueblo (ahora instalado en Cottondale), cantando gospel, o en los festivales de rodeo locales, haciendo country.
Músicos: Lawrence Shaul (voz y órgano) & the Aristocats.