jueves, 13 de noviembre de 2014

Los Locos del Ritmo (Méjico D.F., 1958 - 1969)

Grupo de estudiantes universitarios mejicanos, pioneros en hacer rock and roll en castellano, que originalmente se llamaron Pepe & sus Locos del Ritmo, por su miembro fundador Pepe Negrete, si bien pronto simplificarían su denominación a Los Locos del Ritmo. Dinámicos y simpáticos, ganaron un concurso de la televisión nacional (tras dura pugna con el conjunto femenino Las Chispas) cuyo premio era un viaje a Estados Unidos, aprovechando la coyuntura para presentarse en otro importante concurso televisivo allí, obteniendo el segundo puesto. A su vuelta a Méjico se convierten en habituales de la radio y consiguen cierto renombre, pero empiezan los cambios en la formación, algunos de los cuales se van a formar el luego famoso conjunto Los Zipps. Consiguen ser los primeros mejicanos en hacer una sesión de grabación de rock & roll (en stereo, además) con la intención de editar un LP, pero los retrasos a la hora de lanzar el álbum hizo que fueran otros los que se llevaran ese honor. De todas formas, cuando salió a la luz "Rock!" (1960) se demostró una gran obra del rockabilly, destacando entre sus temas su versión "Yo no soy rebelde", que se convirtió en seguida en una especie de himno de los primeros rockers mejicanos y número uno nacional. Además componían temas propios, al contrario que otros de más fama, como Los Teen Tops, que en sus primeros momentos solo hacían versiones. Destacable es su gran éxito, la balada "Tus ojos". Su siguiente larga duración no baja el nivel, destacando su inevitable "Chica alborotada", o el propio "Vengan todos a  bailar". Hacen una triunfal gira por Venezuela y poco a poco se empiezan a convertir en un conjunto de bailes rockeros, con temas como "La Bamba twist" o "Cucaracha twist" (1961), mezclas del twist con temas populares, como se puede deducir por los títulos, e introducen coreografías al estilo de los grupos instro. Paralelamente colaboran con algunos amigos, como Los Soñadores, rellenando la cara B de un single de estos con "A bailar twist", una versión libre de un tema de Gene Vincent, o Los Rogers. Están en la cima de su fama, apareciendo incluso en cine, pero en esos momentos su carismático cantante Toño de la Villa (que había compuesto "Twist español" para Bill Haley) empieza a sufrir frecuentes ronqueras que le dejan finalmente sin voz. Lo que tenía era un cáncer de garganta bastante avanzado, pero rehusó someterse a un largo tratamiento, prefiriendo operarse a la desesperada, en El Paso. La cosa no salió bien y falleció tres días después de la intervención, en 1962. Tenía solo 22 años. Su amigo Negrete no podría afrontar la pena dentro del grupo y les deja para formar Los Tribunos, aunque poco después dejaría incluso el mundo rockin´. Tampoco seguiría el guitarrista Manuel Reyes, que empezaría una carrera en solitario pero que, al no funcionar como esperaba, volvería brevemente al redil. Las bajas fueron rellenadas con algunos miembros de Los Rippers y más adelante con Gastón Garcés, de Los Teen Tops. Esto hizo que el éxito y la calidad de los Locos del Ritmo se alargara en el tiempo, siendo bastante fieles al rockabilly, como demuestra su "La mantequilla" (1963), versión del "Move It" de Cliff Richard. Pero ya no cuentan con las grandes composiciones más rockeras del grupo y pronto ciertas imposiciones discográficas cambian su estilo constantemente, adaptándose a los tiempos, y haciendo, por ejemplo, versiones de Los Beatles y otros grupos del momento desde mediados de los años 60, aunque aun podemos destacar su gran versión "El rey del surfin´" (1964), el tema propio "Cansado de ti" (1965) u otra versión surf, "Voy, voy, voy" (1966), de los Beach Boys, en ese momento su grupo preferido, entre otras. Finalmente, era tal su olvido por el rockabilly (habían aguantado fielmente más que nadie de su época), y tan poco lo que quedaba de la formación original, que decidieron rebautizarse como, simplemente, The Locos, aprovechando que iban a empezar una gira por Estados Unidos. Como tales actuaron en el mítico local Whisky a go-go, donde tuvieron de teloneros a Los Doors (por cierto, que estos les robaron un amplificador y un sueter) y grabaron allí el mestizo single "Guantanamera rock" (1966), un tema sorprendentemente bueno a estas alturas del panorama musical. Tiene gran éxito, pero es su canto del cisne pues a su vuelta otro de los fundadores, Chucho González, deja la banda para dedicarse de lleno a su carrera de contable y porque se iban a dirigir por otros derroteros. Así es, a partir de aquí, aunque vuelven a llamarse Los Locos del Ritmo, se adscriben al movimiento psicodélico y ye-yé, destacando su "Negro es negro" (1967), que como habreis podido adivinar es una versión del "Black is black" de los españoles Bravos, aunque hay unas crepusculares grabaciones entre las que destaca "Vuelve el rock" (1969). Finalmente los supervivientes se reinventan como, otra vez, Los Locos,  un grupo de rock más moderno, con aspecto de hippys que tocaban en fangosos festivales pero que todavía eran capaces de hacer buen rock & roll como demuestra su excelente y fiel a la Revolución "¡Viva Zapata!" (1971), que además funcionó muy bien en Estados Unidos, aunque por desgracia el grupo no sobrevivió a 1973. Finalmente, el miembro original Rafael Acosta, decide romper aun más con todo y ficha toda una caterva de músicos nuevos y forma un sucedaneo llamado Mr. Loco (1973-1980), un horrible mestizaje de música andina con componentes electrónicos, que de forma sorprendente triunfa en un festival de Japón con "Lucky man" (1975). Mientras y después, los demás Locos habían estado tocando por separado en diversos clubs o en otros grupos, hasta que, para celebrar los 30 años de su fundación, Los Locos del Ritmo supervivientes volvieron a juntarse para un especial de televisión que les devolvió a la actualidad y les reconoció como lo que eran: Pioneros del rockabilly en Méjico. Animados por ello, en los años 90 graban un CD y actuan como estrellas en el mítico local "La Plaga" de Enriquito Guzmán (de Los Teen Tops), amigo de siempre con el que ya habian actuado incluso en el cine. Por desgracia a partir de ahí hubo ciertas desavenencias y problemas a la hora de dilucidar a quién correspondía ostentar el nombre del grupo en los conciertos que daban por separado, obteniendo Acosta los derechos legales sobre el grupo finalmente y, parece ser. a espaldas de los demás. Así, en el siglo XXI, hay unos Originales Locos, Rafael Acosta & sus Locos, etc... , y los demás grabaron incluso un single, "Adiós corazón" (2004), acreditados como LR4. Finalmente Los Locos del Ritmo originales volvieron como tales en el año 2009 para dar una serie de conciertos y hacer algunas grabaciones, el mismo año que falleció Garcés. 
Músicos: Toño "de la Villa" Verdes, Gustavo Salcido y Gastón Garcés (voz), Jesús "Chucho" González, Alvaro González, Alberto Figueroa, Humberto Cisneros y Javier Garza (guitarra), Mario Sanabria (bajo y contrabajo), Rafael Acosta (batería), Pepe Negrete, Eduardo "Lalo" Toral, Luis Rojas y Alfredo Atayde (piano), Miguel "El Médico" Aguiar (contrabajo), Manuel "El Ché" Reyes (guitarra acústica y voz), Oscar (coros) y José del Río. "Yo no soy rebelde".