sábado, 8 de noviembre de 2014

Las 4 y T (Méjico D.F., 1955 - 1959)

Martha Agüero pertenecía a una familia de músicos de la capital mejicana, siendo sus hermanos en este campo conocidos como Los Rabos (por favor, no me pregunteís porqué). Ella heredó este don y pronto comenzó a cantar y a componer, siendo apoyada por ellos. Pero su gran pasión era el rock & roll y decidida a formar un conjunto del género reclutó a unas amigas que casualmente se llamaban casi todas Yolanda (el nombre de moda de las de su generación), por lo que se bautizaron como La 4 (yolandas) y T (de Tita, apócope de Martita). Una de ellas, Yolanda Martínez, era hija del popular comediante mejicano "Resortes" y otra, Yogus Villaseñor, tenía una madre que era una joya y las apoyaba hasta el fin. El que fueran una banda enteramente femenina que tocaban sus propios instumentos electrificados (prestados, a veces, por los integrantes del grupo Sammy & sus Estrellas) en esos momentos no es moco de pavo amigos, sino algo totalmente inédito no solo en su país, sino en todo el mundo. El que su R&R no fuera demasiado salvaje no les resta mérito a estas valientes pioneras que no han sido lo suficientemente valoradas. Tras algunos cambios en la formación (entrando Yolanda Espinosa) grabaron su único disco, "Hey muchacho" (1959), que es todo un hito del rock & roll femenino mundial, aunque poca gente lo sepa. Tuvieron mucho éxito en zonas como la de Veracruz, pero las chicas eran menores de edad y salvo honrosas excepciones (como la citada madre de Yogus), no tenían el apoyo de sus familias ni para hacer rock & roll ni mucho menos para salir de gira. Lo siguieron haciendo a escondidas y su bravura es digna de un monumento, pero todo terminó cuando, por ejemplo, la madre de Yolanda Guadalupe se enteró y le pegó una paliza, no dejándola ir nunca más con sus amigas rockeras. Algo similar les pasó a otras compañeras y el grupo se disolvío sin gozar de la fama que merecían. Yogus y otra de las Yolandas, Dávila, formaron entonces el conjunto de jazz The Tramps. Espinosa se unió ahora a las hermanas Astorga y a la prodigió haciendo jazz al piano María Antonieta Lozano (que había formado parte de la banda de Carmen Sordo y había actuado mucho en la radio), las cuales acababan de disolver su conjunto de pseudo-rock and roll de orquestina Frenesí, para formar la nueva banda de rock & roll enteramente femenina Las 5 Marías, aunque no todas se llamaban así. Tocando con Lozano había estado el saxofonista Cuco Valtierra, que se convirtió en su guía, tutor, creador y manager. La unión se reajustó con la salida de Lozano y la entrada de Agüero, rebautizándose para sus ediciones discográficas como Las Mary Jets cuando las fichó Columbia. Eran guapas, simpáticas y sabían tocar, por lo que después del valiente y por momentos agresivo "Dulces tonterías" (1960) tienen bastante éxito con el muy inferior "El rock del ratón" (1961), obra de Valtierra. Actuaron en televisión y salieron de gira, no solo por todo Méjico, donde fueron teloneras de Bill Haley, sino también por Venezuela y los Estados Unidos, país donde eran conocidas como The Swinging Señoritas o, todavía, como Las 5 Marías. Precisamente cuando vuelven de este país se encuentran con la fatal noticia de que Valtierra ha fallecido de cáncer, lo que unido a ciertos asuntos familiares (se casaron las Astorga y emigraron a Hawaii) y desacuerdos entre ellas (sobre todo entre Agüero y Espinosa) desemboca en su temprana disolución en 1961. Espinosa fundaría junto a Víctor Angulo, con el que a la postre se casaría, el primer mariachi enteramente femenino, que llegaría a salir en alguna película, y luego el mariachi Las Alteñitas, mientras que a Martínez la mataron durante un atraco en el Méjico hiper-delictivo del año 2000. Agüero, por su parte, haría los coros a algunas grabaciones de la excelsa rockera Angélica María, hasta que en 1967 pasa a formar parte del grupo de bossa nova Bossa 3 y poco después de otro llamado Quinto Alegría. Luego le haría los coros a un grupo de rock que montaron sus hermanos en los años 70, Rabbits & the Carrots, antes de casarse y retirarse de la música. Las Astorga siguen en Hawaii, una muy dedicada a predicar el cristianismo y la otra formó un mariachi que tiene mucho éxito en aquellas islas.
Músicos: Yolanda Martínez (voz), Rosa María "Yogus" Villaseñor y Yolanda Rodríguez (guitarra), Yolanda Guadalupe (bajo), Martha Agüeros y Yolanda Espinosa (batería).