viernes, 12 de septiembre de 2014

Bob E. Rock (Virginia, h. 1968)

Aunque de padres daneses Robert nació en la estadounidense Virginia, si bien su familia se mudó con el a la vecina Maryland estando Bobby, como ya se le llamaba, en su más tierna infancia. Con el revivalismo rockabilly de finales de los años 70 y primeros 80, Bobby se convirtió en uno más de los miembros de la sana escena rocker que bullía alrededor de la capital de los Estados Unidos, y pronto trabó amistad con algunos de sus lumbreras, con el tiempo grandes músicos del género, entre ellos Tex Rubinowitz. Bobby iba a verle cada vez que podía cuando Tex estaba tocando semanalmente en un restaurante de Annendale, cerca de casa, con su banda, Los Bad Boys. Se produjo gran empatía, y un día Tex invitó al simpático y voluntarioso Bobby a subir al escenario, cantando este "Be-bop-a-lula", prácticamente la única canción que se sabía entera. Tuvo buen recibimiento, se afianzó la amistad entre ambos, y pronto Bob se convirtió en el bajista del grupo. Poco después, como tenía buena presencia y voz, se convirtió en su telonero en solitario, haciéndose llamar ahora Bob E. (una forma más original de escribir el sonido Bobby) Rock. Cuando a Tex y a los suyos se les dio la oportunidad de grabar un disco, se llevaron a su amigo y se le guardó un poco de tiempo en el estudio para intentar ver si podía grabar algo editable. De todas las canciones que grabó aquel día lo único que se editó fue el single "Humes High" (1986), bastante bueno aunque falto de éxito. El resto de canciones quedaron guardadas hasta que fueron editadas muchos años después en disco compacto. Mientras tanto Bob E. tuvo que dedicarse a tocar por el circuito de clubs de alrededor de Washington D.C. y en algunos pequeños festivales locales, donde era bien conocido. Finalmente le llegó la recompensa y la valoración esperada cuando se le editó el espléndido CD "This is Bob E. Rock" (1999) en el que le acompañaban algunos de los grandes del nuevo rockabilly yanqui y que mezclaba versiones de los 50 con temas propios modernos. Increiblemente el disco pasó desapercibido, incluso en el mundillo rocker, y el alcohol que Bob E. empezó a tomar a mansalva lo atribuyó a extrañas conspiraciones. Se metió en lios y acabó dando con sus huesos en la cárcel, aunque solo por una corta temporada, pero a la salida cierta tara le debió de quedar porque le ha dado por Los Beatles de forma insistente. De todas formas no ha olvidado el rockabilly y sigue tocando siempre que alguien le contrate.
(fotografía de Lloyd Wolf)
Músicos: Bob E. Rock (voz y bajo), Eddie Angel y Bob Newscaster (guitarra), Evan Johns (contrabajo), Scotty "Flowers" LaFleur y Robbie Magruder (batería), Tex Rubinowiz (guitarra acústica), Jeff Sarli (bajo), Tom "Little Red" Corridino (acordeón) y John Jennings, Mike Auldridge y Mike Cotter -The Ordinaires- y Martha Hull (coros).


"Humes High"