domingo, 31 de agosto de 2014

The Revels (Filadelfia, 1954 - 1968 y San Luis Obispo, 1959 - 1964)

 Los Revels de California

Así, con "V", ha habido varios grupos de rock & roll, todos ellos instrumentales durante los años 50 y primeros 60. No debe confundírseles con otros Rebels, con "B", entre ellos los que militaron con Duane Eddy y luego triunfaron en solitario con el salvaje instro "Wild weekend" (1962) -vease entrada de Eddy-.
Los primeros con V se formaron en un instituto de Pensilvania en la primera mitad de los años 50 hacièndose llamar The Re-Vels Quartette y cantando rhythm & blues vocal. Tras hacer un buen número de actuaciones grabaron el bonito tema doo-wop "My lost love" (1954). Girando hacía un du-duá más animado acortaron su nombre a The Re-Vels, consiguiendo fichar por el modesto sello Sound, que les editó buenos temas como "So in love" (1955) o "Cha-Cha Toni" (1956), con solo guitarrero de puro rock & roll, que fueron bien recibidas, pero lejos del éxito masivo. Al menos ficharon por el prestigioso sello Chess, con el que sacaron la excelente "False alarm" (1958). Recibió excelentes y merecidas críticas pero Chess estaba demasiado ocupado promocionando a sus estrellas Chuck Berry y The Moonglows como para ocuparse de la carrera de los chicos, y estos se marcharon al más modesto sello Norgolde. Fue un acierto, sus dueños tenían claro que había que darles una personalidad más original y alejada del doo-wop al uso. En primer lugar les quitaron el R&B guión del nombre, dejandolo en The Revels, y en segundo lugar les lanzaron un tema propio más rompedor, el siniestro "Dead man´s stroll" (1959) -El stroll del muerto- que era muy adecuado para las fiestas de Halloween que estaban por llegar. La estrategia fue un éxito y llegaron al número 35 de las listas estadounidenses, aunque hubo que cambiarle el nombre a "Midnight stroll" en subsiguientes reediciones después de que el imbécil del presentador televisivo Dick Clark lo llamase así en su famoso programa al que acudieron Los Revels (el original le parecía demasiado sórdido). Aprovechando el tirón The Revels lanzaron "Foo-Man-Choo" (1960), otra canción mezcla de humor y terror sobre el famoso personaje Fu-Man-Chú que prácticamente copiaba el estilo de The Coasters. Pero Bill Jackson, principal compositor del grupo, les dejó cuando fue fichado para crear canciones en el sello Cameo-Parkway. Allí compuso para grupos de breve vida como The Straigis, The Orlons o The Searchers. Más destacable es su labor como productor de gente Ronnie Dyson, que tuvo su momento de gloria en 1970, o The Tymes, que llegaron al número uno con el tema de Jackson "So much in love" y con los que llegó a cantar, ya en los años 70. Mientras tanto la capacidad del resto de Los Revels para componer nuevos temas se secó y tuvieron que recurrir a versiones durante el resto de los años 60 para seguir grabando, destacando temas como "Downtown", antes de separarse.
Otros se formaron en un instituto californiano en la segunda mitad de los años 50 haciéndose llamar Gil Serna & the Rockets, antes de cambiarse el nombre definitivamente a The Revels. Entre esus miembros estaban Tony Hilder, un joven aspirante a actor que había hecho pequeños papeles en producciones de serie B y en televisión y que había trabajado en Discos Modern, y Merrell Fankhauser, un conocido guitarrista local habitual de los concursos de talentos. Al hacer rock & roll instrumental y en esa zona playera de Estados Unidos se les ha incluido muchas veces en el movimiento surf, aunque su aparición es anterior y su estilo y temática diferentes. Haciendose en nombre en la costa norte del estado, Hilder, montó su propia discográfica independiente, CT, que no duró mucho, pero insistió de nuevo, esta vez con más acierto al formar Impact. Allí grabaron los chicos el single "Church key" (1960). Este tema, que podríamos definir como de garajebilly, fue muy popular en los guateques de California y también, de forma sorprendente, en la otra punta del país, en Maryland. No es de extrañar, se trataba de una canción inquietante, diabólica y me atrevería a decir que incluso pre-punk, todo lo cual es mucho para un tema instrumental. Y es que, aparte de una instrumentación sugerente, podemos oir, en las pausas de la música, como la llave de iglesia del título abre una lata de cerveza mientras una chica (Barbara Adkins, que aparece acreditada en el disco aparte de Los Revels, y que luego se casaría con Hilder) suelta una risa endemoniada y una voz de ultratumba dice "Llave de iglesia". Nada más rompedor en esos momentos. La racha siguió cuando su versión de "Comanche" (1961) fue elegida para aparecer en la película "Los exiliados" (muchos años después volvería a aparecer en otro gran film, "Pulp fiction") aunque con el nombre cambiado para evitar problemas de derechos. Como Hilder decidió centrarse más en labores en productor y ya la música surf les había relegado totalmente, la banda se separó amistosamente, si bien Impact aun les publicaría un álbum recopilatorio de todos sus singles. Hilder y Fankhauser seguirían tocando juntos haciéndose llamar The Impacts, aunque este último grabaría sin el conocimiento del otro algunos temas surf en el sello Del-Fi, lo que terminaría con su asociación y amistad. Fankhauser formó entonces The Exiles, que tuvo un éxito local con "Can´t we get along" (1964), aunque se disolvieron pronto, formando algunos de sus miembros Captain Beefheart & his Magic Band. Fankhauser montó entonces Merrell & the Xiles, que derivó hacía la psicodelía hasta el punto de terminar llamándose Fapardokly (por las primeras sílabas del apellido de sus componentes). Deshecho este proyecto también, en 1967, formó ahora Fankhauser HMS Bounty (1968-1970) y Mu (1970-1975), cada vez más perdido en locuras psicotrópicas y emigrando a Hawaii en busca del paraiso. Después grabó algunos temas en solitario o con un nuevo grupo llamado The Fankhauser Cassidy Band, pero lo que le ha dado de comer desde entonces sobre todo han sido las producciones de programas de radio y televisión. Hilder, por su parte, había tomado bajo su protección a un grupo llamado The Latin Knights, al que rebautizó The Charades y que convirtió en una banda surf de relativo y breve éxito en el norte de California. Mientras tanto en Impact ejercía tanto de director de orquesta como de compositor y relaciones públicas, a la vez que sería considerado uno de los gurús del surf, componiendo muchos temas del estilo y produciendo nada menos que a Los Surfaris. En los años 70 dejó la música para dedicarse a corresponsal de guerra, jugandose la vida en diversos escenarios mundiales. Esto le abrió los ojos sobre los poderes diabólicos que dominan las relaciones internacionales y, sobre todo, sobre la injusta y criminal política exterior estadounidense. Empezó a escribir libros sobre ello, denunciando el poder elitista en la sombra de Los Iluminati y apareciendo en programas de televisión de los que era sistematicamente echado por sus polémicas declaraciones. Llegó al cenit cuando, conjuntamente con el ex-mando de la CIA Ted Gunderson denunció que los ataques al World Trade Center de 1993 eran obra del FBI. Fundó la Alianza por un Mundo Libre, y desde entonces ha rodado varios documentales denuncia de las conspiraciones ocultas de los gobiernos occidentales. Destaquemos, por lo que nos toca "Unión Europea: el sueño de Hitler hecho realidad" (2010). Del resto de Los Revels sabemos que Norman Knowles se convirtió en manager de otro grupo surf, The Sentinals.
En el siglo XXI pululan por ahí otros cuatro o cinco grupos llamados The Revels que nada tienen que ver con los citados.
Músicos: Revels de Pensilvania: John Kelly (solista), John Grant, John Jones, Henry Colclugh y Bill Jackson (coros) y la orquesta de Butch Ballard. Revels de California: Merrell Fankhauser (guitarra), Tony Hilder (bajo), Dan Arnold (batería) y Norman Knowles (saxo). "Dead man´s stroll", de Los Revels de Filadelfia.