sábado, 1 de marzo de 2014

"Carnival rock" (Roger Corman, 1957)

Interesante pelicula de rock & roll en medio de una época en que la mayoría de producciones de este tipo estaban solo enfocadas a promocionar el género sin pararse en consideraciones artísticas.No es de extrañar la calidad de la cinta, no en vano el director no es otro que Roger Corman, todavía no encumbrado a la categoria de gran mito del cine de terror pero capaz de dejar su impronta en cualquier película por muy poco presupuesto con el que contase, como es este caso. Corman es capaz de realizar un film de rock & roll en el que la música no sea parte integrante del argumento y sirva más bien solo como enlace entre escenas, necesario aquí por otra parte en tanto en cuanto la trama se desarrolla en tiempo real (con la excepción, a mitad del metraje, de un corte nocturno). Trata el film de los apuros financieros y románticos del dueño de un club nocturno en medio de la feria del puerto. El negocio no termina de ir bien y encima la chica de la que esta enamorado, la estrella del club (interpretada por una de las musas del cine de serie B de los años 50, Susan Cabot), no le corresponde y se ve en secreto con un joven guapo y existoso hombre de negocios. La habilidad narrativa de Corman, y el profesionalismo y buen hacer de los actores, nos hacen darnos cuenta que los acontecimientos se dirigen inexorablemente hacía la tragedia, que se producirá en mayor o menor medida, según nuestros parámetros, de una forma casi terrorífica, muy en la linea del Corman posterior. El entorno, en una de esas ferias antiguas ciertamente siniestras y turbias, contribuyen a ello, mientras que el uso temporal nos acerca a la realidad del espéctaculo de los primeros tiempos del rockabilly: Las actuaciones son en martes y miércoles por la tarde, ante poco y difícil público, lejos del oropel que otras producciones de mayor presupuesto nos quieren hacer creer. No se echa de menos esa mayor inyección monetaria, el encanto de las buenas producciones de serie B tiene aquí el añadido de mostrarnos pequeños detalles del mundillo rocker de entonces con la naturalidad de un documental, sin las tergiversaciones de los caros rodajes en platós de Hollywood. Es sencillo identificar a los verdaderos rockers (el bailarín de gafas, por ejemplo) con el cabello realmente largo para la época, en contraposición a los jóvenes conservadores con su pelo a cepillo y su nuca rapada. Impagable la aparición de un niño rocker, con mini-chupa de cuero incluida, que en una escena casi de película de miedo le pide al protagonista, ya un deshecho humano que solo piensa en el suicidio, que "haga algo divertido". Los canesús añadidos de forma aficionada en las camisas de los rockers nos demuestra que eso no era un invento absurdo de los rockers de los ochenta. En cuanto a las actuaciones musicales en sí se recurrió a dos nuevas promesas del rockabilly, que en mayor o menor medida no llegaron a triunfar a lo grande. Me refiero a Bob Luman (que canta "This is the night" y "All night long") y David Houston ("One and only" y "Teenage Frankie & Johnny"), cuya refrescante presencia nos hace preguntarnos el porqué no se convirtieron en grandes estrellas mundiales. En el grupo de Luman, The Shadows (nada que ver con los luego célebres ingleses homónimos), toca la guitarra, y se luce, un jovencísimo James Burton, sobre todo cuando interpretan el tema instrumental "The creep". Como grupo invitado de fama ya afianzada, y por tanto como gancho de seguridad de la película, aparecen The Platters, cantando y promocionando su "Remember when" y demostrando una vez más cuan malos eran haciendo playback.Para redondear la sección musical la propia Cabot demuestra que la buena voz y el ritmo podían añadirse a su larga lista de virtudes, luciendose con el rhythm & blues "There´s no place without you" y con el rock & roll "Ou-Shoo-Bla-D". La acompañan, al igual que habían hecho con Los Platters, el grupo The Blockbusters, que además tocan el tema que da título a este film, recomendable aunque no tuvieran las actuaciones, pero con el gran añadido de ellas.