jueves, 20 de febrero de 2014

Dolly Parton (Sevierville, 1946)

A priori a más de uno le parecerá un dislate ver a la gran estrella norteamericana del country en un diccionario como este, pero no lo es en absoluto como veremos en seguida. Nació en una localidad de Tennessee en el seno de una familia muy pobre, de hecho su padre era recolector de tabaco y vivían 14 personas en una casucha de una habitación. Su abuelo era predicador y la pequeña Dolly empezó a cantar en la iglesia en su más tierna infancia, sorprendiendo a propios y extraños con una precoz voz de soprano. Era además desenvuelta y graciosa y sus padres vieron que le podían sacar partido en el negocio musical, así que la presentaron a varios concursos y audiciones, consiguiendo en seguida varias actuaciones en la radio y la televisión local de la cercana Knoxville. Hacía en principio música country pero su carácter de por sí alegre y rebelde y, porque no decirlo, los consejos de los productores que lo veían más comercial en ese momento, la empujaron a girar hacía el rockabilly en buena parte de su repertorio. Así es como, cuando la fichan los del modesto sello Goldband, lo primero que graba es un estridente pero simpático disco de rockabilly, "Puppy love" (1959). Logra ser invitada al prestigioso festival Gran Ole Opry pero allí es vista más como la típica niña prodigio repelente y no se le hace mucho caso. Así las cosas decide completar sus estudios en el isntituto, por si acaso, y cuando lo hace se traslada a vivir a Nashville, cuna de la música country, pues ya el rockabilly ha pasado momentaneamente de moda. Por el camino ha grabado un disco intermedio, el high school "The love you gave" (1962), bastante bueno, pero sin éxito. A pesar de su extrema juventud algunos de los temas eran propios (a medias a veces con su tío Bill Owens) por lo que en principio se la fichó como compositora para artistas ya establecidos, como Skeeter Davis y, un poco después, Hank Williams Jr. En esos momentos ya se había convertido en una chica con el físico llamativo que la haría famosa, pequeñaja, con unos inmensos peinados rubíos, pizpireta y con tremendos pechotes. Eso la hacía ahora atractiva para lanzarla como cantante en solitario, y la ficharon los de discos Monument, que le editaron una serie de discos entre los que destaca su versión del "Happy, happy birthday baby" (1965). Aunque los gustos de Dolly iban por estos derroteros del rock clásico y del country, los de Monument no veían adecuada su voz a ello y le grabaron una serie de singles bastante tontos, hasta que finalmente se le dio la oportunidad con "Dumb blonde" (1967), -rubia tonta- gran tema tan country como rockero que demostraba además su inteligente sentido del humor, que le acompañaría toda su carrera. Tanto este tema como "Something fishy" se vendieron muy bien y le abrieron las puertas de la televisión nacional, convirtiéndola en seguida en una cara, una voz, y unas peras, conocidas por todo el país. Empezó una serie de duetos de mucho éxito con Porter Wagoner, una estrella entonces, pero ello la integró en el mundo del country puro y duro del que hasta entonces no podía ser considerada purista. Esto además fue un frenazo a sus carreras como solistas, y no fue hasta que no se centraron (ahora con Wagoner como manager, aunque de vez en cuando haciendo nuevos dúos) que la carrera de Parton despegó hasta el estrellato como un cohete. Fichó por RCA y su canción "Joshua" (1971), un tema country muy, muy rockero, llegó al número uno de las listas, el country-folk "Jolene" (1973) triunfó internacionalmente, y su sentido homenaje a su ruptura artística con Wagoner, "I will always love you" (1974) -luego conocida por algunos por ser la canción principal del film "El guardaespaldas"- terminó de convertirla en la mayor estrella del country de los años 70. Consiguió un programa propio de televisión y diversificó, nuevamente, su estilo, haciendo rhythm & blues, soul y pop, aunque por esto algunos puristas, muchos, le dieron la espalda. Así pues a finales de los 70 volvió a su habitual country-pop-rock, volviendo a los primeros puestos de las listas y a las ventas millonarias. Esto en su país, porque aquí nos llegaba como una un lejano eco de alguién famoso al otro lado del Atlántico y poco más. Esto cambió cuando protagonizó y cantó el fantástico tema principal de la película "Como eliminar a su jefe" (1980) que la convirtió en estrella en todo el bloque occidental. Su puesto en la cima lo confirmó durante los primeros años 80 con una serie de números uno que demuestran, no solo su talento, sino como ha de llevarse la carrera de una artista. Desvarió un poco hacía la comercialidad y el horterismo del que casi nadie escapó en los 80, pero siguió mostrando su visión al ser una de las pioneras en la creación de los videos musicales. Luego enderezó un poco el camino, haciendo versiones de rockabilly, R&B o de grupos de chicas de los años 60, pero su gran acierto fue hacer el super grupo acústico Trío con las otras dos estrellas femeninas de la música country, Emmylou Harris y Linda Ronstadt. Se forraron, Dolly volvió a tener un show propio de televisión, construyó el parque de atracciones mono-temático Dollywood y ganó premios Grammy y Emmy. Los primeros años noventa no fueron mucho peores, consiguió un número uno con "Rockin´ years" (1991) a dúo con Ricky Van Shelton, puso música a películas, y se unió a otras estrellas del country, estas más rockeras, como Tammy Wynette y Loretta Lynn, destacando su tema "Honky tonk angels" (1993). A partir de ahí las ventas no fueron tan grandes aunque sigue siendo reconocida como una de las más grandes artistas vivas, destacando sus álbumes de country-rock y bluegrass en la segunda mitad de los años 90. Fantástica y sentida es "(Why don´t more women sing) Honky tonk songs" (1998). En el siglo XXI ha seguido ahí, aunque a algunos no les conste, grabando muy buenos temas, entre los que me gustaría destacar su versión del "Crimson & Clover" (2005) y desde luego "Backwoods Barbie" (2008) y fundando su propia discográfica. Sus espectáculos son inolvidables y sigue en forma, con un buen repertorio (más rockero de la que la gente cree), dominando todos los instrumentos, haciendo televisión y cine y una labor filantrópica de mucho mérito. Ah, y muy orgullosa de su pasado rockabilly, no como otros patanes del country.
Músicos: Dolly Parton (voz), Porter Wagoner (guitarra acústica), Merry Melodies Singers (coros), Travlin´ Family Band y Gipsy Fever.
 
"Puppy love", a los doce añitos.