domingo, 5 de enero de 2014

Billy Brown (Princeton, 1930 - Daytona, 2009)

Nacido en el norteamericano estado de Virginia Occidental, aunque siendo él niño toda su familia se trasladó a Florida, se aficionó a la música hillbilly, consiguiendo su primera guitarra cuando solo tenía ocho años. En su adolescencia ya tocaba en bailes y rodeos, y los de discos Columbia ya le editaron un par de discos de música country, destacando el tema "Trusting heart" (1951), aunque hay quién mantiene que este Billy Brown es otro, aunque sin aclarar quién. Fue llamado a filas, aunque ello no truncó su carrera ya que se le permitió grabar otro par de discos, destacando el tema "Tight wad" (1952), fue destinado a entretener a las tropas que hacian la instrucción en Alabama para servir en la guerra de Corea y pudo, además, actuar en sus días libres en una emisora de radio local. Cuando se licenció se dedicó a vagar como vaquero-cantante por Idaho y Oregon, hasta que se encontró con otro tipo con los mismos gustos y evolución que él, Hank Penny, grabando conjuntamente unos buenos temas de western-swing, entre los que destaca "Drunk, drunk again" (1955). Inquieto, se trasladó a Georgia, consiguiendo un puesto en un club de Atlanta. Fue allí donde le vio un caza-talentos local, cuando ya había derivado claramente hacia el rock & roll, consiguiendo que grabara en el modesto sello local Star el single "Did we have a party" (1957). No era demasiado original y desde luego no fue ningún éxito de ventas, pero al menos le sirvió para ser fichado nada menos que por discos Columbia, que le mandó a buscar a Florida, a donde se había ido a vivir, y le regrabó las canciones con mejores medios y sus mejores músicos, y las relanzó con algo más de éxito solo unas semanas después. Ahora se le incluyó en algunos buenos conciertos, aunque siempre como parte más baja del cartel, teloneando entre otras grandes estrellas del momento, a Buddy Holly, Eddie Cochran o los Everly Brothers. Prescindió pronto de la sección de vientos, acercándose más al salvaje rockabilly de sus más exitosos contemporáneos, también en la letra, tal como muestra en su single "Meet me in the alley, Sally" (1958). Pero la discográfica, impaciente y comercial, quiso transformarle en uno más de los teen-idols para adolescentes, girando su estilo un poco hacía el high school o el doo-wop, aunque aun haciendo sensacionales temas, como "Flip out" o "Rum´em off" (1959). La falta de éxito hizo que los de su empresa dejasen de promocionarlo, y Brown pasó a discos Republic, donde aun hizo un par de discos no malos, aunque blandos de más, "Lost weekend" (1960) y "Look out heart (here comes love)" (1961). Si había alguna posibilidad de triunfar con ellos no se dio el caso pues durante el principio de la promoción sufrió un grave accidente de circulación. Como se salvó de milagro creyó equivocadamente que era una señal del cielo y dejó el rock and roll para meterse a predicador. Pero era demasiado inestable incluso para eso y decidió establecerse en Nashville como cantante country, llegando a grabar algunos temas a finales de los años 60, sin éxito. No sabemos hasta que punto le afectó esto, pero su vida en los 70 fue tumultuosa y auto-destructiva a base de alcohol y varios malos matrimonios, llegando a su cenit, casi mortal, cuando le dió un infarto en 1983 que le retiró de la música. Esto le llevó a otra conversión religiosa, y se retiró a Florida de forma definitiva, donde murió a los 79 años de edad. Estamos posiblemente ante el artista rockabilly más desconocido si tenemos en cuenta la cantidad de discos que editó en discográficas potentes.
Músicos: Billy Brown (voz y guitarra acústica), Jerry Reed y Harold Bradley (guitarra), Lightin´ Chance (bajo), Buddy Harman (batería), Ray Stevens (piano), Dutch McMillin (saxo) y The Jordanaires (coros). "Meet in the alley Sally".