martes, 10 de diciembre de 2013

Wayne Raney (Wolf Bayou, 1920 - Batesville, 1993)

Nacido en una granja de Arkansas con una grave deformidad en un pie, era el único de la familia que no podía ayudar en las duras labores del campo, así que se dedicaba, sentado en un tocón, a animar a los demás tocando la armónica, instrumento que había aprendido a tocar desde su más tierna infancia. Inquieto y no queriendo ser un lastre, tenía solo doce años cuando abandonó el hogar familiar haciendo auto-stop. Durante una parada en Eagle Pass (Tejas), muerto de hambre, empezó a tocar a cambio de limosna en una fiesta que había en una piscina. Recaudó tanto dinero que se dio cuenta que podía ganarse la vida con ello, y pronto se vio tocando en una emisora local. Así es como empezó su peregrinaje por todo el país, yendo de pueblo en pueblo haciendo auto-stop para tocar hillbilly por la calle a cambio de unas monedas o en emisoras de radio. Cruzó la frontera con Méjico, donde fue contratado un tiempo en la emisora local de Piedras Negras, antes de continuar su odisea por los Estados Unidos. A los 16 años pudo conocer a uno de sus ídolos, otro gran armonicista country como él, Lonnie Glosson (un tipo que ya había grabado con Gene Autry, pero que gustaba más del western-swing y del country-folk), formando una asociación que en seguida se hizo muy popular por donde pasaban gracias a la originalidad de sus duetos de armónica. Como vieron que gracias a ellos la armónica ganaba popularidad y mucha gente quería comprarlas para imitarles, decidieron abrir un negocio de venta de ellas por correspondencia, que les reportó suculentas ganancias y permitió a Raney casarse y fundar una familia. Mientras Glosson se dedicaba más a las cuentas, Raney fue contratado como músico de estudio por los de discos King, de Cincinnati, entonces el mejor sello de hillbilly del país. Raney tocó la armónica cada vez que un artista country de la casa necesitaba sus servicios, aunque es de destacar sus colaboración continuada con los Delmore Brothers. En el gran éxito de estos, "Blues stay away from me", tocan tanto Raney como Glosson. Como Raney también sabía componer colocó algunos de sus temas a artistas de renombre, y los de King supieron agradecer su trabajo y lealtad dándole la oportunidad de empezar a grabar como artista en solitario. En su primer single ya aparece la sensacional "Jack and Jill Boogie" (1948), uno más de los eslabones perdidos del rockabilly, injustamente olvidado por los historiadores del género. Le pusó en el puesto 15 de las listas de éxitos del country, nada comparado a su segundo disco, el más convencional "Why don´t you haul off and love me" (1949), que le aupó al primer puesto de esas listas, y le convirtió en un personaje popular a nivel nacional. Fue requerido ahora para tocar en los más importantes festivales y programas de radio, incluyendo el Grand Ole Opry y saló de gira con una de las estrellas del momento, Lefty Frizzell. Su evolución natural hacia el rockabilly continuó lenta pero segura durante los años 50, llegando a su cenit con el single, ya trabajando para discos Decca, "Shake baby shake" (1957). Pero era ya muy mayor para intentar competir con los jóvenes y dinámicos nuevos astros del género y se retiró disimuladamente al norte de Kentucky para trabajar de pincha-discos y productor, dejando ya el negocio de venta de armónicas, que estaba de capa caida. También se asoció con otro cantante country, su paisano Jimmie Zack, y ambos fundaron la discográfica Poor Boy. Convertido a la religiosidad más fanática, y un poco resentido con los rockeros que le habían dado de lado, Raney editó ahí la canción country "We need a lot more Jesus (and a lot less rock and roll)" (1958), es decir, "necesitamos mucho más Jesús y mucho menos rock and roll", cosa curiosa si tenemos en cuenta que la siguiente edición de la casa fue el disco de rockabilly "Somebody´s been rocking my boat" (compuesta por Raney y Zack, para mas inri), por parte de Norman Witcher, y casi hilarante si tenemos en cuenta que el siguiente single fue de un grupo llamado Los Gays. Otras producciones Poor Boy incluían a Connie Dycus o a los Van Brothers, también rockers (destacable su "Servant of love"), así como otros intentos del propio Raney solo, "Simply wonderful" (1960), o con su familia, "When Heaven comes down". Mientras Raney seguía su involución, publicando un inaguantable álbum de gospel, Zack creó American Records, donde se autoeditó, acompañado por un grupo llamado The Blues Rockers, el rockabillero "I can´t do without you", aparte de algún que otro disco de western-bop a otras bandas. Luego Zack grabó el rockabilly "Lost John´s gone" (1961), y volvió a juntarse con Raney para crear una filial de Poor Boy en Indiana llamada Walton (Norman Walton era el nombre de su director, compositor y dueño legal. Incluso llegó a cantar en uno de los discos). Era un sello principalmente de gospel, pero editaron un par de discos de rockabilly a cargo de los citados hermanos Van y de Jimmy Walls ("Look at my eyes", 1966). Raney vendió su parte en el negocio (Walton y Zack seguirían asociados hasta finales de los 60) y con el dinero se compró una granja en su tierra donde se dedicó a criar pollos, a montar un estudio de grabación, Rimrock, y una planta de prensado de discos activa hasta 1965 solo. De todas formas siguió actuando esporadicamente durante los años 60 y 70, haciendo incluso apariciones televisivas, hasta que perdió la voz a principios de los años 80, retirándose entonces totalmente de los escenarios. Se dedicó pues a escribir su autobiografía, publicada con el título "La vida no ha sido un camino de rosas". Murió de cáncer a los 71 años de edad, sacando a la armónica de su encasillamiento como instrumento meramente hillbilly, para ser aceptada dentro del mundo del rock. Grandes armonicistas ha habido desde entonces, destacando en el mundo del rockabilly actual a Fernando Harprocker. En cuanto a Glosson había seguido una carrera muy similar a la de su mejor amigo, volcándose hacia el gospel con temas del estilo "Para Navidad dale tu alma a Jesús", solo que sin el éxito que acompañó a Raney. Auto-publicitado como La armónica habladora humana, recorrió colegios y centros sociales demostrando como se toca, prácticamente hasta el día de su muerte el año 2001, a los 93 tacos.
Músicos: Wayne Raney (voz y armónica), Lonnie Glosson (armónica y guitarra) y The Raney Family..


"Shake baby shake".