martes, 10 de diciembre de 2013

Mickey & Sylvia (Nueva York, 1955 - 1959)

McHouston Baker era un mulato bastardo de Louisville (Kentucky) que a los once años de edad, en 1936, fue dejado en un orfanato por su perdida madre. Se escapaba con mucha frecuencia, siendo atrapado en sitios tan distantes como Chicago o Nueva York. Precisamente en esta ciudad le dejaron ya por si imposible la última vez que llegó, empleándose a partir de los 16 años como peón o lavaplatos. Pero pronto encontró un talento que le permitía ganar dinero de forma más cómoda: El billar. Mickey, como empezaba a ser conocido empezó a frecuentar los billares de la calle 26, llenos de apostadores, una vida peligrosa que le metió en serios problemas y a punto estuvo de costarle la vida en más de una ocasión. Decidido a encarrilarse, cosa de mérito en un chico de 19 años, volvió a lavar platos mientras practicaba con una trompeta, el único instrumento que logró comprarse con el dinero der que disponía en ese momento, pensando en convertirse en músico de jazz. Se inscribió en el Conservatorio, pero, impaciente, no notaba progresos y resolvió aprender de forma auto-didacta. Estaba a punto de dejarlo, deseperado por lo que él creía falta de talento, cuando un músico callejero le animó a probar con la guitarra, y así lo hizo, tomando clases paticulares y progresando ahora rápidamente. Pluriempleado para pagar esas clases, formó finalmente su propia banda de jazz en 1949, y pensando que ya estaba preparado para trabajar como músico emigró al Oeste. Pero en California no gustó su jazz progresivo y se vio en la miseria hasta que encontró un trabajo común, que le permitió ganar lo suficiente como para volver a Nueva York en autobús. Aquí consiguió trabajo ahora como músico de estudio para el sello Savoy, pasando luego más tiempo en discos King de Cincinnati y finalmente en Atlantic. En estos primeros años 50 tocó en algunos de los grandes éxitos del rhythm & blues y el proto-rock & roll, para grandes estrellas como Ray Charles, The Drifters o Joe Turner, por citar algunos. Convertido en un reputado músico abrió un estudio de guitarra, entre cuyas alumnas destacaba Sylvia Vanderpool, una guapa y talentosa chica que ya había grabado unos singles de animado R&B haciéndose llamar Little Sylvia, entre los que destacaremos "Little boy" (1951) y  el casi R&R "Drive Daddy Drive" (1952). Inspirado por el éxito que en esos días está teniendo el dúo de Les Paul & Mary Ford, deciden formar otro, llamándose Mickey & Sylvia. Fue un acierto, su "Love is strange" (1956), distribuido por RCA, una seductora balada rockera, llegó al número once de las listas y vendió un millón de copias. Pero a pesar de temas más descaradamente comerciales como "There oughta be a law" (1957), el éxito no se repitió y decidieron separarse amistosamente. El caso es que Mickey, acreditado ahora como Mickey Baker, se pasó al rock & roll intrumental, demostrando su maestría en el espléndido  "Whistle stop" (1959), entre otros grandes temas, mientras que Sylvia, ahora recién casada con Joe Robinson, medio-adoptó el apellido de su marido de forma artística, y cantó acreditada ahora como Sylvia Robbins, antes de trabajar un poco mas junto a Mickey (destacar algunos coros que hicieron para Ike & Tina Turner). Baker, huyendo de los problemas raciales y la segregación de su país, decidió emigrar a Francia, grabando allí "No name" (1962), que se lo editaron en Estados Unidos sus amigos de King Records, su éxito en Francia y el hecho de que fuera requerido por los rockeros locales para que tocara con ellos hizo que no le faltara nunca trabajo ni reconocimiento y decidiera establecerse en París. Casado seis veces, murió en el año 2012, cerca de Toulouse, a los 87 años, víctima de un fallo cardiaco y hepático. En cuanto a Sylvia, creó junto a su marido la discográfica All Platinum en 1967, a la que le fue bastante bien con bandas de rhythm & blues y soul durante los años 60, y con un tema ya funk, de ella misma en solitario, "Pillow talk" (1973), en su subsidiaria Vibration. Llegó al número uno de las listas de R&B y al tercero en las totales, triunfando también en las discotecas europeas. En los años 80, y siguiendo haciendo daño a la música, fundaron el sello Sugar Hill, considerado por muchos como el gran promotor del hip-hop y, posteriormente (ya divorciada de Joe), del rap. Sylvia murió el año 2011, en Nueva Jersey, a los 75 años de edad, de un ataque cardiaco.
Músicos: Mickey Baker y Sylvia Vanderpool (voz y guitarra).


"Love is strange".

1 comentario:

Rocio dijo...

Estaba buscando en internet cosas sobre Nueva York ya que planeo viajar allí. Ya tengo en mi poder vuelos baratos a miami y por eso ya se que voy a estar en EEUU, y seria interesante poder hacerme una escapada a la gran manzana