sábado, 7 de diciembre de 2013

"Rockabilly: The twang heard ´round the world" (V V.A A., 2011)

Concebida como una enciclopedia ilustrada del rockabilly, esta magna obra pretendía ser la guía definitiva del género merced a los grandes medios puestos a su alcance y a una edición atractiva y de lujo, con un precio más que aceptable para tamaño despliegue. El diseño de la obra es espectacular desde la misma portada en relieve (demasiado delicada quizá para un uso continuado), pasando por la calidad del papel y los colores que inundan el libro de principio a fin, incluyendo los fondos. El despliegue fotográfico es impresionante e incluye bastantes instantaneas inéditas que gustarán a muchos, por más que los aficionados más entregados ya hayan visto la mayoría en alguna parte. Si bien se intenta primar la información gráfica, hay suficiente información escrita, al menos sobre los artistas rockers más importantes sin incidir demasiado en datos cansinos de sobra conocidos, aunque en este aspecto el libro está claramente descompensado. Así, por ejemplo, se dedica mucho más texto a artistas de segunda fila como Glen Glenn o Jack Scott que a estrellas como Jerry Lee Lewis o Johnny Cash, solo por el hecho de que el encargado de escribir sobre ellos sea el dotado guitarrista Deke Dickerson, el rocker que con más entusiasmo y talento se entregó a este proyecto conjunto.El hecho de que él, Vince Gordon y Peter Dukema, también guitarristas, sean los que más han colaborado se nota en la cantidad de páginas técnicas dedicadas a la guitarra en perjuicio de otros instrumentos o de otros artistas. Todo esto parece solo culpa del coordinador del conjunto, que no aparece por ninguna parte. Pero también tiene grandes logros, como es reunir en un solo libro no solo a los citados músicos, sino a los mejores escritores de rockabilly disponibles, como los aclamados Peter Guralnick, Randy McNutt, Craig Morrison o David McGee, sin contar con un inocente pero interesante prólogo del gran pionero Sonny Burgess. También hay jugosas entrevistas exclusivas al Reverend Horton Heat, Brian Setzer, Sleepy LaBeef, Ronnie Hawkins, Cliff Gallup, Pat Cupp, Wanda Jackson, Paul Burlison, Charlie Feathers, Rose Maddox, Billy Lee Riley, Scotty Moore y el mismo Sonny Burgess ¡Cualquier cosa! Se da un repaso a los grandes artistas del rockabilly, desde los años 50 hasta la actualidad, todos ellos blancos. ¿Es que es el rockabilly un género exclusivamente blanco? Ni mucho menos, y ningún artista negro es siquiera mencionado como si su aportación al género no hubiera existido. No es solo injusto que ni se nombre a rockeros de la talla de Little Richard o enlaces como Fats Domino, es que ni siquiera hace mención a temas claramente inmersos en el género como "Maybelline" de Chuck Berry o varios de Larry Williams, por no hablar de grandes cantantes claramente inmersos en el género como Ray Sharpe, Billy "The Kid" Emerson, Roscoe Gordon o Tarheel Slim, por citar algunos. Curiosamente sí se dedica un espacio a Boyd Bennett, blanco, cuyo rock & roll era mucho más conservador y alejado del rockabilly que el de estos últimos. No estoy diciendo que los autores sean racistas, solo me hago eco del pensamiento de muchos que consideran el rockabilly como un coto exclusivo blanco al igual que el rhythm & blues como negro, otra gran falsedad. Tampoco se entiende dedicar unas páginas a grupos tangenciales al género como los deconstructivistas Panther Burn o Heavy Trash, en perjucio de otros que lo merecen más. Y es que no basta con decir que estás haciendo rockabilly, hay que hacerlo realmente. También se hecha de menos una mención al rockabilly español, si no con el tremendo espacio dedicado al francés, al menos para que hiciera acto de presencia y se reconocieran sus méritos y originalidad. Baste decir que lo único español que podemos encontrar reproducido es la portada de uno de los discos de Los Megatones. A pesar de los defectillos que hemos enumerado, con la sana intención de que se corrijan en sigientes ediciones, la obra es más que recomendable, aunque por desgracia creo que aun no se ha editado en castellano.
"El mundo rockabilly", según Stray Cats.