jueves, 24 de octubre de 2013

Jana Lund (Los Angeles, 1933 - 1991)

El matrimonio Ekelund, de origen nórdico, tuvieron unos hijos muy guapos, entre ellos dos niñas, Jana Cozette y Carryl Ann (nacida en 1935), por lo que no es de extrañar que viviendo en Los Angeles soñaran con futuro de fama y riqueza para ellas en las colinas de Hollywood. Desde niños les fueron presentando a cualquier casting que saliese, y fue la menor, Caryl Ann, en 1939, la primera en conseguir un pequeño papel en la película "The blue bird", otro medio de lucimiento para la insoportable niña prodigio Shirley Temple. Pero antes de que se estrenase el film los pequeños Ekelund salieron la noche de Halloween, como todos los niños estadounidenses, disfrazados y pidiendo caramelos. El vestido de Carryl, de solo cuatro años entonces, se prendió con una vela de una calabaza y ardió rapidámente, quemando a la pequeña que moriría tres días después. En el funeral los demás chicos Ekelund cantaron a coro un emocionante "Somewher over the rainbow", de "El mago de Oz", la película favorita de la niña, cuyo sudario era la toga que llevaba en su única película. Fue un trauma para todos y la familia se olvidó del cine bastante tiempo. Cuando creció Jana estudió y ejerció de modelo de trajes de baño, soñando de nuevo con llevar una carrera en la pantalla. Es por esto que interpuso una demanda ante dos compañeras de universidad que le gastaron la broma de llenarle la boca de hielo mientras dormía, haciendo que perdiera tres dientes delanteros, y por tanto dejándola un poco fea. Hecha la ortodoncia oportuna no le salieron papeles de todas formas hasta que llegaron las películas para adolescentes rebeldes, suplemento necesario al éxito que el rock and roll estaba teniendo entre ellos en la segunda mitad de los años 50. Jana no solo era guapa, sino que era menuda y pizpireta sin resultar cursi, con cierto aire de traviesa malicia en su cara. Es decir, era perfecta para papeles de rebelde adolescente amante del rock and roll, y por tanto se convertiría en musa habitual del sub-género en sus comienzos. Así es como, acreditada ya con su abreviado apellido a Lund, consigue un papel de bastante protagonismo en "Don´t knock the rock" (1956), un film repleto del primer R&R que trata de convencer a sus detractores de que el nuevo ritmo no es el culpable de la delincuencia juvenil ni de otros males de la sociedad. Jana, interpretando a la quinceañera Sunny, no pondrá mucho empeño en ello, tendiendo a hacer lo que le apetece para algarabía del público más joven y eclipsando totalmente a la cursi y reprimida protagonista principal. Destaca de tal forma que al año siguiente es contratada para una gran producción, nada menos que "Loving you", la segunda película de Elvis Presley y la que habría de relanzar su carrera cinematográfica. De nuevo Jana interpreta a una teenager de los años 50, Daisy, poco dada a respetar reglas y entregada a sus pasiones. De hecho será ella la primera en dar un beso apasionado a Elvis en pantalla... y no sabemos si lo recrearían fuera, pues se sabe que salieron un par de veces juntos. Se le había dado una buena oportunidad para lucirse, como así hizo, pero su papel era demasiado pequeño y en una película musical para que ello solo, de por sí, lanzara su carrera al estrellato masivo. De todas formas seguía sirviendo como prototipo de la adolescente problemática (a pesar de que ya tenía 25 años) y consiguió un atractivo papel en "High School Hellcats" (1959). Aquí interpreta a la líder de la pandilla de rockeras del instituto, Connie Ross, que se burlará de la nueva e inocente niña pija llegada al centro. Este film sería paradioda con enorme éxito veinte años después bajo el título de "Grease", haciendo Stockard Channing el papel de Jana, pero haciéndose llamar en esta ocasión Rizzo. El caso es que Lund conseguiría su primer papel protagonista en la película de terror "Frankestein 1970" ese mismo año de 1959, junto al mito del género Boris Karloff. Vendría en seguida otra cinta de las suyas, "Hot car girl", dando vida a la amiga de unos delincuentes juveniles enamorados de los coches, llamada, muy oportunamente Janice Wheeler. Aunque aparecía más guapa que nunca, ya quedaba claro que se había estancado en un género menor, sin futuro y siempre de bajo presupuesto. Para seguir viviendo de la interpretación tuvo que refugiarse en la televisión, haciendo pequeños papeles que no la sacaron del anonimato, fuera de su legión de fans de su época de musa del cine rockeril. Estaba saliendo con famoso entonces abogado de las estrellas más polémicas, Arthur J. Crowley, y aunque este se vio envuelto en un escándalo de paternidad, se casaron en 1962. Desde entonces se dedicó solo a la vida de esposa (asistiendo a grandes fiestas de Hollywood) y a su maternidad desde que nació su primer hijo en 1965. Tuvo una hija en 1968 y se divorció en 1976. Jana falleció de cáncer cuando solo tenía 57 años. Crowley murió en 2010.

"High school hellcats".