viernes, 25 de octubre de 2013

Billy "Crash" Craddock (Greensboro, 1939)

Nació en el norteamericano estado de Carolina del Norte, heredando los genes musicales de sus padres, pues su padre tocaba la armónica, la tabla de lavar y las cucharas en los bailes cajuns, mientras que su madre y sus hermanos mayores (¡Doce más! El mayor de los cuales le enseñó a tocar la guitarra) cantaban en el coro de gospel local. Era, además, pariente de Gene Vincent. Se aficionó a la música country, llegando a ganar un concurso para jóvenes talentos del género cuando solo tenía once años, y luego, cuando surgió, por el rockabilly, pero en el instituto destacó tanto en los deportes que parecía que su futuro iría por esos derroteros, aparcando un poco la música (aunque había formado un grupo rocker llamado The Four Rebels). De hecho es en esta época cuando se ganó su onomatopéyico apodo, ya que era un fenómeno jugando al fútbol americano, arremetiendo contra la defensa contraria y rompiéndola (Crash). Pero en cuando dejó el instituto volvió al rockabilly, editando un single en un modesto sello local, "Smacky mouth" (1957), en el que aparecía acreditado con una errata como Billy Graddock. Ficho por el sello Colonial, editando aquí con el nombre de Bill Craddock el single "Birdoggin" y luego en Date "Lulu Lee" (1958). No es que fueran unos grandes éxitos pero empezó a actuar con cierta frecuancia y Billy empezó a ganar un nombre gracias a su presencia y estilo. Las grandes compañías, todavía buscando erraticamente alguién que le pudiera hacer sombra a Elvis. Los de Columbia pensaron que podría ser él y le ficharon y grabó aquí una serie de discos de rockabilly ya un tanto atemperados, un giro hacía el sub-estilo high school que los tiempos requerían, pero del que se sacan buenos temas como "Boom boom" (1959), la balada "Since she turned seventeen" o el du-duá "Heavenly love" (1960). Columbia le acreditó en estos discos de variadas formas, como Billy Craddock, Crash Craddock o Billy Crash Craddock, según les apeteciese, y consiguió que apareciese en el popular programa de televisión "American Bandstand". También hizo una gira por Australia, donde era (y es) tremendamente popular y consiguió un número uno en sus listas de éxitos. Pero visto ya que no se convertiría en el nuevo Elvis, Columbia dejó de apoyarle y Billy marchó a Mercury, y luego a King, donde grabó más temas al más puro estilo teen-idol, destacando la esplendida "Betty betty" (1964) y la romántica "Teardrops on your letter" (1965). Ante la falta de éxito los de King prescindieron de él y estuvo en otros sellos de ínfima tirada, hasta que cansado, decidió dejar la música. Se puso a trabajar en una fábrica de tabaco, aunque en sus ratos libres siguió componiendo, soñando con volver a los escenarios, ahora reciclado en cantante country. Probó suerte nuevamente, ahora en Nashville y allí fichó con Cartwheel. Fue un acierto, pues su country-pop "Knock three times" (1971), una versión de un tema de Tony Orlando, fue número uno de las listas. Siguieron otros muy buenos temas no solo del country, sino del rock & roll, durante los primeros años 70, destacando su magnífico "Ain´t nothin´ shakin´ (but the leaves on the trees)" (1972). Billy, que era guapo y de imponente presencia, empezó a hacer espectáculos estilo el Elvis de los 70, con trajes de pedrerías similares, luciendo atributos y pelo en pecho, convirtiéndose en seguida en un sex-simbol para las más acerrimas seguidoras del country. Pero eso es trivializar las cosas, Billy era además buen músico, con buena voz y con un repertorio de buenos temas que pronto incluyó éxitos como "Sweet magnolia blossom" (1973) o "Rub It in" (1974). Fichó por Capitol, pero como ese año, 1977, murió Elvis, sus shows dejaron de tener gracia y originalidad ante la avalancha de imitadores del rey que surgieron hasta de debajo de las piedras. Una injusticia, porque Billy no era un imitador y tenía canciones propias como "I cheated on a good woman´s love" (1978), más que dignas. Pasó por varios sellos más, ahora sin pena ni gloria, hasta que resurgió un tanto con el country-hawaiano "Just another miserable day here in Paradise" (1989). Desde entonces su fama ha bajado espectacularmente hasta el nivel del desconocimiento más absoluto, una pena para un rocker de los 50 y una estrella del country de los 70. De todas formas sigue actuando y grabando, cada vez menos frecuencia.
Músicos: Billy Craddock (voz) y The Blue Notes. "Boom boom".