viernes, 27 de septiembre de 2013

Steve Lawrence (Nueva York, 1935)

Judio neoyorquino, su verdadero nombre era Sydney Liebowitz y debió heredar cierto talento musical pues su padre, en los ratos libres que le dajaba su trabajo como pintor de brocha gorda, solía cantar en algunos clubs. Sydney también empezó a cantar y además creció hasta convertirse en un chico de buena planta, comenzando muy joven a cantar en clubs, afición al escenario que nunca dejaría, ni siquiera tras su ascenso a la fama. Quiso la suerte que, a principios de los años 50, los de King Records, especializados en música hillbilly, quisieran ampliar horizontes y clientela y contrataron a una serie de cantantes de otros géneros. Para la música ligera estilo crooners, decidieron apostar por el joven Liebowitz, que ya se había puesto el nombre artístico de Steve Lawrence. Le editaron la balada "Poinciana" (1952), demasiado orquestada, pedante y anticuada para que pudiera triunfar ampliamente. De todas formas se promocionó lo suficiente para que Steve fuese invitado al famoso programa de televisión de Steve Allen. Allí conoció y se enamoró de otra invitada, la cantante de swing en algunas big bands Eydie Gormé (una judía sefardita, también traductora de español en las Naciones Unidas) y no sabemos si por este buen recuerdo, el caso es que desde entonces ambos serían habituales de los principales shows de televisión durante todos los años 50 y 60. Bueno, el caso es que como el sentimiento era recíproco, Eydie le convenció para dejar King y fichar por Coral, su sello, donde empezarían a cantar a dúo, haciéndose llamar Steve & Eydie. Pero donde se daría a conocer Steve es en solitario, con un estilo high-school, destacando su suavizada versión del rock and roll "Party Doll" (1956), original de Dale Hawkins, que con él llegó al número cinco de las listas. Pero todo lo que pudiera tener de sincero rebelde rockero, poco me temo, sería truncado de raiz por dos hechos muy dados a ello: El primero fue la boda con Eydie en Las Vegas (a partir de ahí la mayoría de sus canciones girarían en torno al fiel amor de pareja o incluso a la bendición que son los hijos) y el siguiente la llamada a filas. Como fue destinado a cantante de la banda de la armada, su experiencia fue tan agradable que para él el servicio con la patria y el corte de pelo eran poco menos que otro regalo de Dios más. Buena muestra de ello es el programa televisivo que la pareja hizo juntos son algunos de sus siguientes exitos: "Pretty blue eyes" (1959), número nueve, "Footsteps" (1960), número siete, y cuatro en el Reino Unido, el rollo "Portrait of my love" (1961), número nueve, "Go away little girl" (1962), su único número uno, y "I want to stay here" (1963), a dúo con Eydie y número tres en Inglaterra. En este mismo año, precisamente, tuvo Eydie su mayor éxito en solitario, "Blame it on the bossa nova" (seguido de un álbum con Los Panchos, aprovechando su dominio del español). Eran los de ambos temas enfocados de forma descarada ya al saturado mercado de los teen-idols, cursis, sin mordiente y totalmente inofensivos, muy alejados del original espíritu del rock, por más que algunas canciones escondidas en caras B de él escapen de esta verguenza. Pero es que Steve no era un rocker ni nunca lo fue. Fue un cantante melódico, ahora buen esposo, padre de familia  y contento con el sistema, al que las discográficas hicieron cantar un rock and roll acaramelado para ganar dinero. De todas formas, muchas de sus canciones, lógico, tienen una alta calidad. Los cambios de los años 60 le pillaron fuera de juego y fue incapaz de adaptarse, quedando bastante relegado del mercado discográfico, aunque siempre tuvo su público. Enfocaron él y Eydie entonces su carrera hacía los musicales de Broadway, destacando "Golden Rainbow" (1968), que aunque no fue un éxito memorable hizo recordar a la gente de su existencia. Desde entonces poco se apartaron de los escenarios y la televisión, ganando varios premios entre los que no faltan Tonys, Grammys y Emmys. De todas formas nunca renunciaron a la canción, teniendo su último momento de gloria en este campo con su versión del "Hallelujah" (1979), canción con la que triunfaron en Eurovisión Milk & Honey. Al año siguiente se puede reconocer a Steve en "Granujas a todo ritmo" (1980), interpretando al manager de los Blues Brothers. El hijo de la pareja, Michael, de 23 años, murió en 1986 como resultado de un mal diagnóstico médico. Nunca mal volvieron a hacer bromas en sus espectáculos sobre los problemas en el matrimonio o los que traen los hijos. Eydie, que se había retirado en 2009, murió en 2013, a punto de cumplir 85 años,
Hizo apariciones televisivas y en películas, con o sin su mujer Gorme.
Músicos: Steve Lawrence (voz), Eydie Gorme (coros) y The Dewey Bergman´s Orchestra.
"Girls, girls, girls" (1960)