sábado, 24 de agosto de 2013

"House of Cash" (John Carter Cash, 2011)

John Carter Cash fue el único hijo que tuvieron en común Johnny Cash y June Carter. Muy apegado a sus padres, con los que salió de gira (actuando incluso) los primeros 27 años de su vida y luego produciendo al mito, John ha editado esta lujoso libro, homenaje al fallecido cantante de Sun Records. Se trata de un emocionante álbum de recuerdos familiares, selección de las miles de cosas, inéditas la mayoría, que ha heredado de sus padres. Realmente, en una edición preciosa, parece que nos encontramos, por momentos, ante un verdadero y original álbum familiar, lleno de recortes, recetas, fotos, composiciones a mano, ... que se desprenden del libro realmente o que están pegadas a él como post-it o con un poco de pegamento, tal y como pasaría en un álbum real. La sensación de realismo y el acercamiento a la enorme figura de Cash es muy emocionante, pero claro, eso se paga, aunque en la edición americana aun tiene un precio lo bastante asequible para que merezca la pena esta joya (40 dólares). El cariño de John hacia su padre puede llegar a emocionar cuando habla de sus últimos momentos y en la selección de material gráfico, pero en seguida nos damos cuenta que no es un escritor fino (también ha escrito una biografía de su madre y algunos libros infantiles, que eso si puede hacerlo cualquiera, a los hechos me remito). Con gran simpleza se centra casi en exclusiva en las profundas creencias religiosas de su padre y en su relación con él, dándose gran protagonismo a una persona, él, que no lo tiene en absoluto. Sin embargo, con gran asombro, llegamos al final del libro sin que apenas se haya incidido en la memorable carrera músical de su padre, siendo especialmente sangrante una ignorancia supina sobre su época en la Sun, seguramente porque como él no había nacido aun, considerará que no es importante. El título del libro quiere hacer un juego de palabras con el apellido del artista, un establecimiento típico de los bajos fondos y el cambio que Johnny hizo con su vida, del vicio a la virtud, sobre todo en la apartada casa que construyó junto al lago Old Hickory para desintoxicarse y apartarse del mundanal ruido (Casa de Cambio - Casa de Cash), tal y como se títula el museo Johnny Cash. Un triste epílogo al libro nos lo da el hecho de que esta casa fue vendida a Barry Gibb, de los Bee Gees, tras la muerte de Cash, y que mientras este la estaba reformando se le pegó fuego  hasta los cimientos. "Hurt", un repaso a una vida que se acaba. Yo también creía que envejeceríamos juntos.