sábado, 18 de mayo de 2013

Los Kreps (Lima, 1961 - 1965)

Este trío se formó en Perú con la idea de dar vida a un conjunto vocal de rock and roll, haciendo du-duá un poco al estilo, salvando las distancias, de sus adorados Dion & the Belmonts, cosa nada habitual en la America Latina de entonces. Sus componentes eran los jóvenes universitarios Eduardo (apodado Lalo) Bisbal, Tito Morales y Alejandro Palma, y su repertorio se compuso en seguida de clásicos norteamericanos en español, sobre todo de gente como Ritchie Valens, Paul Anka o conjuntos de doo-wop. Consiguieron muchas actuaciones, acompañándose solo de un par de guitarras españolas, aparte de sus voces claro, haciéndose pronto un buen nombre en la capital peruana. Por ello fueron fichados por discos Sono-Radio, que les editaron algunos singles, entre los que destacan "Daniela" (1962), un sueve rock and roll un poco al estilo de los Everly Brothers, y "Manzanita de mi amor", un simpático doo-wop, aunque el que más éxito tuvo fue el peor: "La cafetera". La buena aceptación de estos sencillos animó a la discográfica a poner todos los medios a su alcance para editarles un álbum en 1963, lanzándoles ahora con una imagen uniformada con jerseys, muy du-dúa cierto, pero síntoma de domesticación. El resultado, aunque un hito del rock peruano y con temas de altísima calidad (muy buena su versión del "Tonight" de The Velvets), acusa ya un marcado comercialismo al incluir ritmos que empezaban a reflotar en la Sudámerica de los primeros años 60, como el bolero o el calipso, además de los inevitables bailes rockeros de moda, como el twist. Sin embargo incluye también "Linda", un tema vocal propio. Al poco de editarse el disco se disolvieron de forma amistosa por diferencias a la hora de enfilar su carrera. Así, por ejemplo, Bisbal inició una carrera en solitario que, durante algún tiempo le reportó algunos éxitos en la canción ligera, como "La inmensidad" (1967). Luego buscó un trabajo más estable en la fábrica de caucho más importante del país. Palma, por su parte, perfeccionó su técnica musical hasta el punto de convertirse, con el tiempo, en concertista de guitarra clásica de reputacion internacional.
Músicos: Lalo Bisbal, Tito Morales y Alejandro Palma (voz y guitarra acústica), Los Satélites y Enrique Lynch & su Orquesta. "Pobre muchacho" (1963).