jueves, 25 de abril de 2013

Los Gibson Boys (Guadalajara, 1959 - 1969)

Nacido en La Barca, Manolo Muñoz era de familia humilde, de tal forma que ya desde su infancia se tuvo que poner a trabajar para apoyar la economía familiar, ya fuera como ayudante de barbero o como chico de los recados. Pero en su adolescencia encontró el camino que le encauzaría hacía la fama: El rock and roll que venía desde el lado norte de la frontera. Así es como él y sus amigos Bernardo Colunga y Carlos Hernández quedan unidos por estos gustos comunes, formando un pequeño grupillo que en principio, más en broma que en serio, se dedicaban a dar serenatas. Se bautizaron como Los Gibson Boys (aunque en realidad su guitarra no era de esa marca) y empezaron interpretando exitos del rock estadounidense pero en español, tal y como estaban haciendo los más populares, y hoy míticos, Teen Tops. Comenzaron a ensayar, ya más serio, en la peluquería de un amigo. Con la inclusión de Xavier Reyes, estudiante del conservatorio, la banda queda más o menos consolidada. Fueron unos comienzos muy difíciles en los que no conseguían contratos que les permitieran vivir de la música. Tras incorporar nuevos músicos consiguen un contrato con discos Musart, los cuales les editan una serie de buenos singles de versiones de rock and roll estadounidense ("Lucila", "El rock de la cárcel", "Tutti frutti", "Rock de la noche", ...) en 1960 y 1961 que les hacen ganar muy buena reputación en su estado. Y es que Muñoz tenía personalidad única al cantar y un físico peculiar que le hizo triunfar entre tanto guaperas yanqui. Era un gafotas flacucho y feo que se movía como si se fuera a desmembrar. De hecho la canción "El esqueleto", de sus paisamos Los Gliders, es un pequeño homenaje a él. Dan el salto a la capital, pero es al poco cuando Muñoz decide empezar una carrera como solista (acompañado por el grupo Los Fugitivos) y, en tropel, se van casi todos los demás. Queda solo Reyes (de hecho las reediciones de los discos con esta nueva etapa se editarían como de Los Gibson Boys de Xavier Reyes) y , tras pasar varios cantantes por el micrófono (o a veces ni eso, hacen rock instrumental), ficha, entre otros (también al bajista Jose Luis Ibarra, proveniente de los garajeros Los Fugitivos, precisamente), a Felipe Maldonado para ese puesto. El grupo se resiente ahora de cierta falta de carácter, pero dan con un buen tema de rock and roll clásico: "La pequeña". Maldonado deja la banda en 1966 para formar Los Monstruos (y luego la exitosa banda hippy de rock psicodélico Peace & Love), y los Gibson Boys pierden el norte, haciendo el género que se pusiera de moda, tal como el mersey beat, hasta su extinción definitiva a finales de la década de los 60. Pero ¿Que fue de la carrera en solitario de Muñoz? Pues no pudo tener más éxito, transformándose en seguida en una especie de rey del twist mejicano, apareciendo en diversas películas junto a estrellas del rock de la talla de Enrique Guzmán o Angélica María y logrando unas grandes ventas con su estupenda versión en español del "Speedy González". Se adaptaba como pocos a las modas musicales y, ya en los años 70, consiguió su mayor triunfo con "Llamarada" (hasta tal punto que desde entonces se le conoció como Mr. Llamarada), ya convertido totalmente en un intérprete de canción ligera, sin rastro de aquel rockero que apabulló Méjico. Convertido en una estrella nacional falleció Muñoz repentinamente de un derrame cerebral cuando tenía 59 años. De los demás, Ibarra sigue tocando, haciéndose llamar Luis Gibson, en homenaje al grupo madre; y Colunga hizo jazz, formó una consultoría de desarrollo de proyectos de inversión (sea eso lo que diablos sea) y hoy es un reputado, compositor, ceramista y pianista
Músicos: Manolo Muñoz, Carlos "El Topolino" Chelly y Felipe Maldonado (voz), Carlos Hernández, Bernardo Colunga y José Padrino (guitarra), Moisés Valádez, Luis Ibarra, Mario Sevilla y Luis Meza (bajo), Xavier Reyes (batería), Rogelio "Pato" Rayoza y Tomás Espadas (saxo), Jesús "La Chuyina" Romero (piano y acordeón), Mario Bueno (guitarra rítmica), Mario Rojas y Guillermo Villareal (voz y guitarra) y Andrés López Amaral.

"Rock esta noche" (1960), versión del "Good rockin´ tonight".