viernes, 2 de marzo de 2012

The Grand Ole Opry (Nashville, 1927)

Roy Acuff en el Grand Ole Opry

La cadena de radio estadounidense WSM fue fundada en 1925 por una compañía de seguros como un servicio público local para los vecinos de Nashville, hasta entonces sin emisora, pero pronto empezó a radiar programas de entretenimientos varios. De hecho no había pasado ni un mes cuando uno de sus nuevos locutores, George D. Hay, apodado El Viejo y Solemne Juez (The Grand Ole Opry), aunque solo tenía 30 años, trajo desde Chicago el fomato de sacar al aire un programa musical en directo, llamado "Barn Dance" (en Chicago se había llamado "National Barn Dance"). Dada la ubicación sureña de Nashville fueron los cantantes de estilo country & western los que habrían de primar. El que inauguró la transmisión fue Uncle Jimmy Thompson, un viejo (80 años) y campechano violinista de Tejas que encandiló al público con sus cómicas respuestas a Hay. La complicidad entre presentador, músicos y el público que poblaba la sala de baile fue un éxito inmediato entre la audiencia y no pasó mucho tiempo antes de que se convirtiera en uno de los programas más oidos de Estados Unidos. En honor a su creador, dos años después de salir al aire, fue rebautizado como The Grand Ole Opry y, dado que la gente tenía tantas ganas de asisitir en directo a las representaciones, se debió construir un auditorio exclusivo para ello (con capacidad en principio solo para 500 personas). Se incrementó también la potencia de transmisión a 50.000 vatios en 1932, por lo que el programa podía ser oido en buena parte del país, e incluso en el sur de Canadá todos los sábados por la noche. Era un festival de country & western tremendamente conservador, de hecho hasta 1938 se basaba en exclusiva en grupos instrumentales (sin batería, que estaba prohibida) solo acomapañados por algún coro, y no fue hasta la irrupción de Roy Acuff que empezaron a figurar cantantes solistas. Pero a partir de ahí las grandes estrellas del country hicieron parada obligatoria en el Opry y se convirtió en un fenómeno nacional sobre todo desde que la importante cadena NBC se enganchaba a sus transmisiones desde el año siguiente para que todo el país, y parte del extranjero pudiesen oirlas. El lugar de transmisión se había quedado pequeño nuevamente y se trasladaron al hoy mítico Ryman Auditoriun en 1943, el cual había sido una iglesia evangelista y aun conservaba (y conservó muchos años) los bancos corridos de madera. De todas formas en los años 40 el Opry empezó a salir con bastante frecuencia para transmitir sus actuaciones desde otros lugares de los Estados Unidos, convirtiéndose en una especie de embajador del country y, poco después, del hillbilly, por todo el país, incluso por Europa, desde donde transmitieron en 1949, en una gira que incluía a estrellas de la talla de Red Foley, Hank Williams y el mismo Acuff. La llegada arrolladora del rock & roll, infiltrada entre los ritmos hillbillys, se tomó con desconfianza y recelo por el director entonces del festival, Jimmy Denny, que solo aceptó a un joven Elvis Presley en su espectáculo como parte de un favor personal a Sam Phillips, dueño de la discográfica de Presley. Era 1954 y se le permitió cantar una sola canción ("Blue moon of kentucky") que dejó bastante indiferente al conservador pero educado público habitual del evento. El sonido y disposición de la sala y los bancos tampoco ayudaba precisamente a transmitir la energia que el R&R necesita, pero aun así recibió buenas críticas y es significativo que fuese el primero en actuar allí con solo un disco editado, abriendo las puertas a otros cantantes del género. A partir del año siguiente el festival empezó a ser transmitido también por televisión, pero al contrario que otros festivales, los del Opry fueron de los primeros en dar la espalda al rock & roll y al rockabilly una vez que su fuerza comercial se fue apagando a principios de los años 60, volviendo al country y al hillbilly más estricto. Así, para su gira europea de 1961, sus estrellas eran Patsy Cline y Bill Monroe. A día de hoy se sigue celebrando como un macro-evento country que es el escaparate mundial del género, pero ya no en el pequeño Ryman, sino en un enorme y moderno multi-centro en las afueras de la ciudad, conocido como Opryland.

Chet Atkins en el Opry televisado de 1956.

No hay comentarios: