jueves, 26 de mayo de 2011

Gerry Granaham (Pittston, 1939)

Gerry Granahan nacio en un pequeño pueblo del norteamericano estado de Pensilvania y ya en su adolescencia consiguió trabajo radiando anuncios comerciales gracias a su buena voz. Cada vez más aprovechaba para cantar algo en las ondas, aburrido de su oficio, por lo que los de la empresa Hills & Range le contrataron para poner voz a las maquetas que les enviaban distintos autores con la esperanza de colocar sus canciones a los grandes artistas, sobre todo al emergente Elvis Presley, y así es como Granaham puso voz a las pruebas de canciones como "Teddy bear" o "Jailhouse rock" que al Rey del Rock le debían convencer de grabarlas. No es de extrañar que Gerry se convirtiera también en un enamorado del rockabilly con esperanzas de triunfar, consiguiendo diversos contratos discográficos, acreditado bajo el pesudónimo de Jerry Grant, que solo se plasmaron cuando discos Eldorado le editó "High school dance" (1956). Nada pasó excepto que le ficharon los de discos Atco y le editaron la un tanto pausada pero sensacional "Talking about love" (1957) acompañado por un grupo llamado Rockabilly Bandits (nada que ver con el actual grupo homónimo femenino californiano), pero como no tuvo éxito tuvo que volver a su poco agradecido trabajo de estudio. Cuando su amigo Tommy Volando fundó una nueva discográfica llamada Sunbeam vio de nuevo la oportunidad y grabó para él el rock high school "No chemise please" (1958), ya acreditado bajo su verdadero nombre, que llegó al número 23 de las listas nacionales. Sus siguientes singles alternaban con acierto rockabilly, doo-wop y high school, pero fracasaron en las listas relegando a un Gerry que de haberse hecho justicia habría sido considerado uno de los grandes genios tardíos del rock & roll. Quizá culpando un poco a la mala distribución y promoción de la casa, Granahan llevó su siguiente composición high school "Click clack" (hecha a medias con Dave Alfred, de Los Rhythm Orchids) al famoso presentador televisivo Dick Clark, que acababa de invertir sus ahorros en una recién creada discográfica, Swan, y que por tanto querría promocionarla con todos su poder, que era mucho. Así fue, pero como Granaham estaba aun bajo contrato con Sunbeam tendría que buscarse un pseudónimo en el que esconderse para editar el disco, y el elegido fue Dickie Doo & the Dont´s, una broma sobre el nombre del propio Clark. Aunque este no quisó promocionar "Click clack" (1959) con demasiada desfachatez, la canción se vendió lo suficientemente bien como para que les llovieran ofertas de actuaciones, entre ellas la de salir de gira con el show de estrellas de Alan Freed. Ahí se les presentó el problema de crear a los fantasmales Dont´s para disimular, reclutando a una serie de músicos profesionales que acompañaran a Granaham y Alfred. Sus actuaciones resultaron muy divertidas y tenían la particularidad de que siempre había un duelo de baterías entre los dos amigos, ambos virtuosos del instrumento, relleno obligado por la falta de repertorio que se dió en llamar "The drums of Richard A. Doo". Lo curioso del caso es que este grupo tan artificialmente creado empezó a compenetrarse de tal manera que pronto se consolidó hasta volverse un combo real con nuevos temas propios en cuya composición intervenía toda la banda. No volvieron a tener el éxito de "Click clack" pero les permitió vivir bien de la música y fichar por United Artists en 1965, poco antes de su disolución. Mientras tanto Granaham también había llevado una carrera en solitario que, aunque abandonó el rockabilly completamente, dio todavía buenas muestras de su hacer, como su emocionante versión del "You´ll never walk alone". Paralemente inició una carrera como productor en la que incluso demostró más talento que como cantante, llevando las carreras de The Fireflies, Las Angels y Jay & the Americans hacía la cima, aunque metió la pata después con sus protegidos Jordan Christopher & the Wild Ones al cambiarles el tempo de su tema "Wild one" a extremos tan blandos que fue la versión posterior más rockera de Los Troggs la que alcanzó el éxito. Cuando Swan cerró y United Artists finiquitó su ramal musical, Granaham consiguió el puesto de vice-presidente de discos Dot, y más tarde de discos Paramount. En los años 90, por aclamación popular, volvió a los escenarios pero con cuentagotas, así que si encontrais una oportunidad de verle cantar sus viejas canciones de los años 50 no la dejeis pasar, no os arrepentireis.
Músicos: Gerry Granaham (voz y batería), Dave Alfred (batería), Ray Gangi (guitarra), Al Ways (saxo), Harvey Davis (contrabajo) y los Rockabilly Bandits.

"King size" (1958)