domingo, 17 de octubre de 2010

Bobby Darin (Nueva York, 1936 - Los Angeles, 1973)

Su verdadero nombre era Walden Robert Perciville Cassotto y para cuando nació, en la más absoluta miseria en el neoyorquino barrio del Bronx, su padre ya había fallecido unos meses antes en la cárcel. El pequeño Bobby fue criado pidiendo limosna por la que él creía su hermana, pero en su adolescencia se le revelaría que en realidad era su madre y que el que le habían dicho era su padre era su abuelo (un culebrón tremendo todavía no aclarado del todo). El caso es que sus condiciones de vida durante su infancía fueron tan atroces, durmiendo en la calle y viviendo de la beneficencia, que con ocho años ya cayó gravemente enfermo de fiebres reumáticas, lo cual le dejaría el corazón tocado de por vida, previniéndole los médicos de que en cualquier momento podía palmarla y que sería un milagro se llegaba a los 16. Su madre/hermana volvió a casarse y ahora el pequeño Bobby estuvo más al cuidado de su madre/abuela, una adicta a la morfina que se lo llevaba con ella a los espectáculos de vodevil en teatros de mala muerte. Despreocupado pues de su incierto futuro se olvidó de su educación oficial, que no se le estaba dando nada mal, pues era muy listo, y se enamoró de la música de los teatrillos y de lo que hacían los músicos callejeros del barrio y cantantes de doo-wop que copaban casi cada esquina de Bronx y Harlem a principios de los años 50. Talentoso, en seguida aprendió a tocar los multiples instrumentos que le dejaban usar a ratos. Así las cosas dejó el instituto y se dedicó a tocar la batería y cantar en algunos tugurios del barrio junto a una pequeña banda de amigotes. Pronto consiguieron algunas actuaciones fuera y Bobby era, a su vez, el conductor del autobús. Entre ellos destacaba tanto, por físico y carisma, que en seguida se le acercó un cazatalentos local para convertirse en su agente. Lo primero que se hizo fue ponerle un nombre menos italiano, y así es como nació Bobby Darin. Hay varias versiones de porqué Bobby eligió ese apellido, pero la más diverrtida es la que mantiene que surgió cuando vió un anuncio luminoso estropeado de un restaurante chino que decía Pato darín (pato atrevido) en vez de Pato Mandarín y le hizo mucha gracia. Fuese como fuese, su manager hizo uso de sus influencias y de una exitosa audición para conseguirle un contrato con discos Decca, entonces uno de los sellos más fuertes en cuanto a rock & roll se refiere, como compositor para otros artistas. Como cantante solista debutó en televisión con el proto-rockabilly "Rock island line" (1956), del cual llevaba la letra escrita en las palmas de las manos, tal es la creciente velocidad y dificultad del tema. Así es como conoció a la entonces prometedora estrella Connie Francis, relación que pronto amenazaba con transpasar los umbrales de lo estrictamente profesional entre los dos atractivos jóvenes. Entonces, pistola en mano, el estricto y medio mafioso padre italiano de Connie, amenazó a Bobby con volarle la tapa de los sesos si volvía a ver a su hija. Así era imposible trabajar y Bobby se marchó a Atlantic, dejando a Connie desolada y recordándole para siempre (su canción "My first real love" está dedicada al amor que sintió por él y que nunca se extinguió del todo). Dejando aparte sus incipientes problemas estéticos (ya en esta época empezó a ponerse peluca para paliar su alopecia galopante), Bobby fue puesto al frente, de forma anónima, del grupo The Ding Dongs, pronto rebautizados como The Rinky-Dinks. Tras el medio tempo "I found a million dollar baby" (1957) y el excelente "Queen of the hop" les fue muy bien con el poco original rockabilly "Early in the morning" (1958). Mezclando este tema con el "Click Clack" de Dickie Doo & the Don´ts creó, ya acreditado como el solista Bobby Darin de nuevo, la excelente "Splish Splash", un tema enlace entre el rockabilly y el high school, que se convirtió en un éxito inmediato vendiendo más de un millón de copias. Como pasaba entonces, se trató de explotar la veta demasiado con una serie de temas por el estilo, pero ya no funcionaron. Entonces, se pasó a Bobby a engrosar la lista de nuevos teen idols para adolescentes con un estilo más edulcorado que el de rockero rebelde. Se trataba de suavizar el rock & roll para ampliar su público, pero Bobby no fue el clásico muñeco guapo al que agentes y ejecutivos manejan a su antojo haciéndole olvidar sus instintos naturales. Él aceptó el cambio con agrado pues siempre latía en su interior una vena dulce y melancólica, seguramente consecuencia de su desgraciada infancia y pubertad y tuvo siempre el control creativo de su carrera. Ello se nota en el impresionante éxito "Dream lover" (1959), una balada sensacional que le puso en la cima de los teen idols en ventas y popularidad. Más allá fue con "Mack the knife", consiguiendo popularizar entre la juventud un antiguo tema clásico, algo que ni siquiera Sinatra había logrado. Llegó al número uno de las listas, fue elegido tema del año y ganó un premio grammy además de un disco de oro por las ventas. Pero sin duda su tema high school más recordado sea la versión de la canción francesa "La Mer", que él transformó en "Beyond the sea" (1960), siendo uno de los pocos artistas que pasará la transición con éxito del rockabilly al high school y después a crooner, sin olvidar nunca el rock & roll (y si no me creeís, ahí está su homenaje al padre del género "Won´t you come home Bill Haley?"). Así llegaron "Lazy River" (1961), "Things" (1962), números dos en el Reino Unido además, o "You´re the reason I´m living" (1963). Tal cúmulo de éxitos no podían desperdiciarlo los grandes buitres de Hollywood y le pusieron delante un contrato cinematográfico millonario que Bobby, que sabía más que nadie lo que era la pobreza, no podía rechazar. No solo debía componer las canciones para estúpidas comedietas románticas para adolescentes, sino que debía protagonizarlas. No fue su mejor momento artístico pero si sentimental pues en esos films conoció a la que se convirtió en su esposa, la ñoña ídolo de las chicas bien, la actriz Sandra Dee, con la cual pronto tuvo un hijo. Curiosamente, a pesar de que la calidad de sus películas no era para tirar cohetes, Bobby destacaba siempre entre el reparto y consiguió algunos premios y reconocimientos como actor, incluso en el festival de Cannes, Y es que los franceses le tenían en muy alta estima, sobre todo desde que hiciera su agradecida versión del "La Mer". Sin embargo fue su carrera en el cine la que lo apartó lo suficiente de la música popular como para dejarle obsoleto ante los jóvenes. De hecho, a mediados de los años 60 y siendo aun joven, ya era una vieja gloria que cantaba en los casinos de Las Vegas, eso si, recibido y tratado allí como la estrella que era. Este trabajo lo alternaba con su nueva y próspera agencia musical (donde también componía música country), pero Bobby no olvidaba sus humildes orígenes y decidió comprometerse politicamente para ayudar a las clases más desfavorecidas -tal y como demuestra en su versión de la comprometida "If I were a carpenter" (1966), curiosamente su mayor éxito de esta época-. Imposibilitado de hacerlo por cuenta propia, se entregó en cuerpo y alma a apoyar la candidatura a la presidencia de Robert Kennedy. Cuando lo asesinaron en 1968 momentos antes de que él llegase a su encuentro, quedó tan afectado que se dedicó a denunciar su muerte y las injusticias sociales en dos horribles álbumes de rock alternativo que componía en el trailer en el que se fue a vivir, alejado del mundo (pues para colmo acababa de divorciarse de Sandra Dee), dejándose un gran bigote y llevando ahora una peluca de pelo largo. Los años 70 los dedicó a algunas composiciones y grabaciones para la prestigiosa discográfica Motown, con distinta fortuna, pero también se tuvo que embarcar en complicadas intervenciones quirúrgicas que enmendaran sus problemas crónicos de corazón. Con alguna que otra válvula en su interior se encontró lo suficientemente bien como para llevar su propio programa de televisión, aunque tuvieran que darle oxígeno después de cada actuación. Por desgracia, solo un año después, una aparentemente inocua visita al dentista derivó en un envenamiento de su debil sangre tras la anestesia. Fue necesaría una operación a vida o muerte que no salió bien pues Bobby falleció en el pos-operatorio cuando contaba tan solo con 37 años de edad. Cumpliendo sus deseos, su cuerpo se donó a la ciencia. Recientemente se ha hecho una película sobre su triste vida llamada "Beyond the sea" que os comentaré cuando la vea.
Músicos: Bobby Darin (voz, guitarra, piano, batería, armónica y xilofón) y Jim McGuinn.

"Splish splash".

5 comentarios:

Cuchillo dijo...

La película es muy buena, a mí me encantó.

Jesus el Rocker dijo...

Gracias amigo, ahora si que ardo en deseos de verla.

sebas dijo...

Bueno, no está mal el fil (sobre todo para un "mitologo" como yo) pero no se pasa, Kevin está bien en el papel, se le nota pasion por el personaje, es un proyecto personal que arrastraba desde hacía años, pero en su etapa de juventud el maquillaje despista , quizas otro actor para interpretarlo... mmm no sé, aun así, recomendable

quetaguiar@hotmail.com dijo...

Es verdad que Frank Sinatra lo mando a matar porque le tenía celos. Por qué se quemo toda la producción discografica de Darin?

Luisa dijo...

Por qué desapareció todo de Bobby Darin, si fue tan famoso como Presley y Sinatra?