martes, 3 de noviembre de 2009

Sha-Na-Na (Nueva York, 1969)

Un grupo de chicos universitarios de Nueva York, David Garrett, Donny York, Dennis Green, Richard Joffe y Robert Leonard, eran unos entusiastas del du-duá que se hacía a finales de los años 50 y sobre todo de la escuela neoyorquina, la cual añadían coreografías, buen humor y ciertas letras sobre la sub-cultura de la ciudad. Los últimos años 60 no parecían la mejor época para resucitar un género tan inocente, con una situación político-social convulsa en los Estados Unidos por el movimiento hippy y pacifista en contra de la guerra de Vietnam y el auge de las drogas alucinógenas que empujaba a su generación a otros estilos más comprometidos o psicotrópicos, pero aun así decidieron formar su grupo vocal a capella llamado The Kingsmen. Como todos sabíamos menos ellos, los Kingsmen ya existían y, tras reclutar a una serie de músicos (provenientes de grupos tan variopintos como Los Happenings, The Funkiest o Los Pilgrims) bailarines o actores de segunda que, reciclados, pensaron que podían ganar mucha pasta con el rock and roll, se cambiaron el nombre a Eddie & the Evergreens en 1968. El grupo era heterogeneo y raro, con muchos cantantes, tupés gigantes y fosforescentes levitas teddys o chaquetas de cuero, pero montaban tal espéctaculo en escena y hacían tan bien el rock and roll clásico que fueron contratados para actuar en el festival de Woodstock como alternativa variable a todo el elenco psicodélico que allí se daría cita. Entre los humos de la marihuana, causaron sensación al dar a conocer el rock de los años 50 a un montón de colgados (solo Abe Simpson, entre el público, esperaba su aparición) y aparecieron casi un minuto en el documental que sobre tan histórico evento se hizo, cantando el "At the hop" de sus idolatrados Danny & the Juniors vestidos casi como astronautas dorados (uno de ellos, Lenny Baker, era incluso el propietario de los derechos del nombre Danny & the Juniors). Fue el principio de un mini-revivalismo rockabilly que daría lugar a programas de televisión sobre los años 50, el musical "Grease" y al surgimiento de nuevos grupos similares, y que tendría su empujón definitivo algunos años despues. Sin embargo Sha-Na-Na, como ahora se rebautizaron (en honor a los típicos coros de du-duá) no eran un grupo totalmente serio al uso, eran una hipérbole rockera, un show que a veces incluso parodiaba el movimiento rocker, lo cual no quita méritos a su música y además la inteligencia se demuestra a veces riéndose de uno mismo, tal como demostrarían con creces en su primera aparición cinematográfica, "Dynamite chicken" (1972). La mayoría de sus discos son en directo y están repletos de versiones (aunque destacasen también por temas propios como "Bounce in your buggy" que fue un éxito en Inglaterra) pero no reflejan ni por asomo la espectacularidad y diversión de sus actuaciones, su verdadero fuerte. Así por ejemplo, a pesar de su buen recibimiento en Woodstock, solían empezar sus conciertos con un "Solo tenemos que deciros una cosa jodidos hippys, el rock and roll está aqui para quedarse" y comenzaban con el "Rock and roll is here to stay" (de nuevo versioneando a Danny & the Juniors), contradiciendo el espíritu de paz y amor a adelantándose a la norma punk de ganarse el odio del público antes de empezar (también eran trovadores a tiempo parcial de la nueva sub-cultura neoyorquina). Su carísmatico guitarrista Henry Gross deja el grupo para empezar una carrera en solitario que tendría su punto álgido con el éxito de la canción "Shannon" (1976), mientras que su sustituto Vinnie Taylor murió de una sobredosis justo despues de un concierto en 1974 siendo solo algunos de los muchos cambios en la formación que se sucedieron durante años, y casi todos ellos con apodos chistosos. Pero los sutitutos no solían desmerecer (entre ellos destacar a Mal Gray, proveniente de los Wild Angels) y emocionarían al público, como cuando durante un concierto en Canadá anunciaron que Elvis acababa de morir para acto seguido interpretar el "Hound dog" más sentido y triste que se haya oido nunca. Por su imagen y por su música no es de extrañar que fueran los elegidos para interpretar a la banda que toca en la fiesta del instituto en la película "Grease" (1978), Johnny Casino & the Gamblers (Cherry Casino & the Gamblers se pusieron ese nombre en homenaje a ellos), los cuales nos deleitan con una serie de temas memorables, entre ellos el "Rock and roll is here to stay" y es un buen documento, aunque matizado por exigencias de guión, de cual es su puesta en escena. A estas alturas era tal su fama que se les dá un programa propio de televisión que ellos convierten en el mejor del medio con artistas invitados de la talla de Chuck Berry, Little Richard, James Brown, Bo Diddley o Los Ramones. Cuando el show es cancelado en 1982 intentan volver a los escenarios con fuerza pero ahora el revivalismo rockabilly es ya un hecho consumado a base de bandas mucho más auténticas que ellos y con más temas originales por lo que el mismo movimiento que ayudaron a resurgir será el que les aparte a un segundo plano, a pesar de intentos deseperados como poner una cantante femenina. Aun así tienen sus fieles seguidores, agradecidos fans que siguen viéndoles en concierto y comprándoles su interminable lista de discos en directo a pesar de que los cambios en la formación han sido tantos que sería imposible seguirles la pista de no ser porque algunos de los miembros originales vuelven al frente de ellos haciendo conciertos y grabando discos cada vez más espaciados en el tiempo. No es de extrañar, sus carreras profesionales fuera de la música tampoco han sido malas. Así York da clases de canto en la universidad y cria caballos, Greene es ahora catedrático de derecho, Leonard de lenguas aplicadas y Gross es ahora profesor de estudios judios y experto en la Biblia. De los músicos pioneros del grupo el batería Marcellino se fue a formar Jocko & the Rockets, su pianista Screamin´ Scott Simon toca ahora bajo el pseudónimo de Eddie "Hong-Kong" Taylor, Johnny Contardo retomaría su carrera de actor (destacar un pequeño papel en "El precio del poder"), Chico Ryan se uniría a Los Comets hasta su muerte en 1998, el pianista Witkin toca para Los Corbettes, Powell es cirujano y ha inventado una nueva almohada ergonómica y el bajista Clarke es catedrático de inglés. Como curiosidad decir que un asesino psicópata que escapó de la cárcel ha estado casi 30 años haciéndose pasar por un ex-integrante de los Sha-Na-Na para vivir de la música en un pueblo de Florida, hasta que recientemente ha sido descubierto y encarcelado.
Músicos: Donny York, David Garrett, Denny Greene, Rob Leonard, Richard Joffe, Scott "Capitán Atroz" o "Tony Santini" Powell, Jon "Bowzer" Bauman, "Casual" Kal David, Guerin "Tito Mambo" Barry, Reggie de Leon Batista, Johnny "Kid" Contardo, Grover Kemble, Mal Gray, Dora Pearson, Pamela Day y Lisa Sunstedt (voz), Henry Gross, Larry Packer, Vinnie Taylor, Billy Schwartz. Elliott "Enrico Ronzoni" Randall, "Dirty" Dan McBride, Glenn Jordan, Bryan "Mighty Joe" Cumming, Rob McKenzie, Buzz Campbell, Billy Waldbilling y Gene Jaramillo, (guitarra), Alan Cooper, Bruce "Zoroaster" Clarke y David "Chico" Ryan (bajo), Elliott "Gino" Kahn (guitarra rítmica), Lennie Baker, Frankie Adell y "Downtown" Michael Brown (saxo y voz), Jocko Marcellino, George Sluppick y Paul Kimbarow (batería), Joe Witkin y Screamin´ Scott Simon (piano).


¡Vaya tela! "Rock & roll is here to stay" en Canadá 1970. Allí no dejaron entrar a Vinnie Taylor por yonqui.