lunes, 12 de octubre de 2009

Willy DeVille (Stamford, 1950 - Nueva York, 2009)

De sangre india americana, española e irlandesa William Paul Borsey era hijo de un humilde carpintero de Connecticut. Hipnotizado por la música que hacían Los Drifters o Muddy Waters hacía frecuentes escapadas a Nueva York para oir a los músicos de rhythm & blues que tocaban en los garitos de la ciudad y poco a poco aprendió a tocar la guitarra y otros instrumentos, montando su primera banda de blues, Billy & the Kids, cuando todavía era un adolescente y poco despues otra de efímera vida llamada The Inmaculate Conception. Era un chico algo problemático y estrafalario (el inmenso tupé que ya llevaba entonces no era la moda del momento precisamente) que se casó a los 17 años con una salvaje medio india y que tuvo un hijo poco despues, lo cual no fue obstaculo para que se marchara a Londres en 1971 en busca de músicos con las mismas inquietudes que él, es decir recuperar el rhythm & blues, o el rock and roll, o el country, o cualquiera de los grandes géneros olvidados, pero con el corazón y añadiéndole la música que bullía en su interior mestizo (tradicional irlandés, folclorica o latina), olvidándose de oportunismos, superficialidad y comercialidad tal y como estaba pasando en los años 70. En Inglaterra no encontró a nadie y al cabo de dos años volvió a Nueva York donde fundó The Royal Pythons, una pandilla de gamberros que no consiguió éxito alguno. En vista de que el ambiente en la Gran Manzana estaba muerto, podrido por los gusanos de la música disco, Willy compró un camión y se fue a recorrer Estados Unidos en busca de su destino. Todo lo que consiguió fue terminar en un miserable apartamento de Oakland (California) viviendo practicamente de las limosnas que le daban por tocar la guitarra en la calle o los bares. Pronto consiguió conocer a un grupo de chicos que parecían tener los mismos gustos que él, que tocaban en un grupo llamado Lazy Ace, y formaron la banda Billy the Sade & the Marquis que hacían mucho rock and roll y garaje ya que era lo que les gustaba a sus únicos oyentes, los clientes de los bares de gays machotes y motoristas, la comunidad que más prosperaba en California. Tenían que salir de allí y Willy les convenció de que probaran suerte en Nueva York, cambiándo el nombre de la banda a Mink DeVille, pues así se llamaba un modelo de Cadillac. Una vez allí pudieron depurar su estilo, dando más toques de blues, aunque el punk también les estaba calando, convirténdo su sonido en uno de los más originales y mestizos del panorama musical. Es por ello que fueron contratados por el prestigioso local CBGB a finales de 1975, compartiendo escenario con gente como los Ramones, Pati Smith o Talking Heads. Fue allí donde Willy se convirtió en un músico consumado, donde empezó a aficionarse a la heroina y donde fueron descubiertos por el cazatalentos Ben Edmunds, el cual les consiguió un contrato con discos Capitol. En esta empresa su productor Jack Nitzsche (un tipo que había trabajado con Phil Spector y que había creado el llamado sonido Brill Building, una especie de mestizaje entre la música latina y el blues) quedó totalmente prendado de la inclasificable música que hacían los chicos, a estas alturas ya una mezcla innovadora de rock and roll, blues, reggae, soul, country, punk, rhythm & blues, folk, cabaret, zydeco, blues, cajún, underground y ritmos látinos, y con la voz de Willy, cada vez más ronca por los excesos con el alcohol y cada vez con menos dientes por el consumo de caballo. Su primer álbum, "Cabretta" (1977) es una obra maestra del eclecticismo y cuenta con la sensacional "Spanish stroll", cuya edición en single alcanzó los primeros puestos de las listas británicas, mientras que el siguiente LP, "Return to Magenta" (1978) incluye incluso twist. La gente de buen gusto quedó fascinado con el grupo, practicamente los únicos garantes de los géneros puros de antaño en medio de la espantosa Nueva Ola Romántica que parecía estar en todas partes, y sobre todo con la personalidad de Willy, una mezcla de dandi del siglo XIX con rocker, así que no es extraño que el prestigioso compositor y pionero del rock and roll Doc Pomus y algunos de los músicos de Elvis quisieran colaborar con ellos en su siguiente álbum, "Le chat bleu" (1980). El resultado es uno de los discos básicos del siglo XX con joyas como "Savoir faire", pero tan complicado para la mentalidad yanqui de entonces que fue editado solo en Europa. Quizá también se estaba volviendo todo demasiado complicado para la banda y así, cuando Willy recibió una oferta de discos Atlantic para grabar con total libertad de acción se marchó allí dejando que los chicos siguieran su camino (los Mink DeVille siguieron grabando hasta 1985 sin demasiado éxito). Hizo dos discos en Atlantic en los primeros años 80, con arreglos que le acercaban bastante al Nuevo Rock Americano y, en ocasiones al du-duá y al rock latino (la famosísima en España "Demasiado Corazón" es de esta época) pero curiosamente seguía siendo demasiado exquesito para el gusto yanqui y se vendieron mucho mejor en Europa que en su tierra, una de las razones por las que Willy empezó a sentirse más francés o español que yanqui. Tras un irregular LP con Polydor vino "Miracle" (1987), ahora ya acreditado como Willy DeVille, un álbum sensacional, pero que se ve lamentablemente lastrado por el horrible y característico soniquete de la guitarra del Dire Strait Mark Knopfler, a la sazón productor del disco. De él Willy interpretó "Storybook love" en la ceremonia de los oscars, justo despues de Little Richard, al ser un tema nominado pues apareció en la película "La princesa prometida" (pero ese año estaba "Dirty dancing" y no ganó). En 1988 se trasladó a vivir al centro de Nueva Orleans, ciudad que le enamoró por su europeismo, vida nocturna y ambiente musical por lo que su siguiente álbum, "Victory mixture" (1990), eran un sentido homenaje a todo el blues y las historias de la ciudad y al sonido dixie y Nueva Orleans y fue su primer disco de oro. Sin embargo los estudios de sonido no eran muy buenos allí y para grabar Willy pasaría a Los Ángeles, una ciudad que odiaba aunque en ella pudo rodearse de grandes músicos hispanos e incluso un mariachi que terminaron de dar el toque criollo a sus discos, culminando con su mejor obra, el LP "Backstreets of desire" (1992) que incluye la conocida versión del "Hey Joe" de Hendrix, tema que fue número uno en España entre otros paises. Su historia de amor con nuestro país (lo adoraba y nosotros a él) continuó cuando su disco en directo (1993) fue número uno aqui y solo aqui. Gracias a su éxito de ventas y a sus inolvidables actuaciones en directo (cuando estaba sobrio, claro), prodigio de técnica y repertorio, pudo comprarse una granja de caballos, la cual pasados los años fue embargada por hacienda. De sus siguientes discos debemos destacar "Loup garou" (1995), en el que vemos un mayor acercamiento al rock clásico e incluso al rockabilly, haciendo un dueto espectacular nada menos que con Brenda Lee; y "House of diferent colour" (1999) un álbum empapado de versiones de blues y sonido Nueva Orleans. Pero entonces su querida segunda esposa se suicidó ahorcándose y fue Willy quién la encontró, enloqueciendo de tal manera que agarró su camioneta y se estrelló por un cañón de Nuevo Méjico pensando en reunirse con ella. Pero la jugada le salió mal pues se destrozó el brazo, la rodilla y la cadera y lo único que consiguió fue tener que andar con bastón durante años y tener que actuar sentado en un taburete el resto de su vida. Empezó una crisis de identidad muy profunda (aunque rehizo su vida con otra mujer), buscando sus raices indias por el oeste americano, vistiendo ahora muchas veces como una especie de indio cherokee zarrapastroso y llevando bisuteria en manos y orejas, todo lo contrario del elegante caballero del sur de antes. La verdad es que la calidad de su música no se resintió demasiado a pesar de que todos nos temíamos su muerte por algún exceso con la heroina o con la absenta o como resultado de la hepatitis C que tenía pero lo que se lo llevó a la tumba fue un cáncer de pancreas fulminante cuando solo tenía 58 años y aun mucho que ofrecer.
Músicos: Willy DeVille (voz, guitarra rítmica, violín, harmónica y pandereta), Fast Floyd, Louis X. Erlanger, Ricky Borgia, Mark Knopfler, Duncan Camero, Jimmy Johnson, Chet Atkins, Wayne Bennett, Bill Gregory, Leo Nocentelli, Jeff "Skunk" Baxter, Brian Ray, Chris Spedding, Jack Holder, Jimmy Johnson y Lenin García (guitarra), Bobby Leonards, Dr. John, Ritch Colbert, Eddie Bo, Isaac Bolden y Allen Toissant (piano), Thomas Manfred Allen, Shawn Murray, Ronnie Tutt, Thommy Price, Joe Galdo, Roger Hawkins, Jamie Lane, Jeff Porcaro, Kerry Brown, Johnny Vidacovich, Fred Staehle, Cody Dickinson, Roger Hawkins, Steve Stephens, Joey Waronker y Pete Thomas (batería), Rubén Sigüenza, Bob Curiano, Jerry Scheff, Joey Vasta, David Hood, Mickey Feat, George Porter Jr., David Faragher, Quetzal Flores (bajo), David Keyes (bajo, contrabajo y guitarra), Phil Spector, Wayne Jackson, Porgy Jones, Steve Madaio, Jesús Guzmán, Salvador Hernández, Scott Thompsen, Martín Lara y Leo Thornburg (trompeta), Jean Claude Petit (violín, guitarra y violonchelo), Freebo (tuba), Tom "Bones" Malone (trompeta y saxo), Steve Douglas, Jackie Kelso, Louis Cortelezzi, Mario Cruz, Jim Horn, Harvey Thompson, Brian "Breeze" Coyolle, Joel Peskin, Lon Price y Jim Spake (saxo), J.D. Westmoreland (tiples), Charles Rose, John Ewing y Andrew Lippman (trombón), Ernie Erhardt (violonchelo), Jimmy Zavala y Hook Herrera (armónica), Luther Dickinson (guitarra, mandolina y sitar), Rick Steff (acordeón y arpa), Kenny Margolis y Seth Farber (acordeón y teclados), Hunter Lee (flauta y gaita), James Ross (viola), John Phillip Senale (percusión, teclados y cuerdas), Freddy Koëlla y Michael Starr (violín y mandolina), Brother Johnny Espinet, Boris Kinberg, Jimmy Maelen, Richie Puente, Fred Wickstrom, Mickey Buckins, Errol Bennett, Luís Conte, Dennis Fongheiser, Efrain Toro, Michael Urbano, Alex Acuña y Martha González (percusión), Steve Nathan, Guy Fletcher, Samuel Berfect, Jim Dickinson y Spooner Oldham (teclados), Rene Coman y Reggie McBride (contrabajo y bajo), Keith Fazarde (vibráfono), David Hidalgo, Zachary Richard e Ismael Gallegos (acordeón), Diego "La Emapanada" Arellano (guitarrón), Josh Sklair (guitarra y steel guitar), Martin "Baby Face" Arellano (guitarra y vihuela), Chris Lawrence (steel guitar), J. Mario Rodríguez (violín), The Inmortals, Allen Rabinowitz, Max & Bees, Cleon Douglas, Jake & the Family Jewels, Eve Moon, David Forman, The Exhilarations, The C Lord C, Beverly Champion, Margaret Reynolds, Ada Aldridge, Micro Mini, Cindy Richardson, Vicky Brown, Margot Buchanan, Ross Brady, Barbara George, Allison Miner, Billy Valentine, John Valentine, Dorene Wise, Yadona Wise, Jim Gilstrap, Lost Angels Band of Salvator Choir, The Lost Angels of the Vieux Carré, Bonnie Sheridan, Dixie Bell, John Denham, Siobham Maher, Pete Magdelano, Will Wheaton, Bertrand Brown, William Brown, John Croshwait, Susan Marshall, Dexter Milan, Brenda Patterson, Sid Selvidge, Tate County Singers, Nina DeVille, Amanda Dumas, Charles Valentino y Marta Woodhull (coros) y Los Camperos de Nati Cano (mariachi).

Una de sus onolvidables intervenciones en "El peor programa de la semana", que curiosamente era el mejor de la televisión española y que fue cerrado por la censura real, la de la Casa Real me refiero, siempre tiránica y de espaldas al pueblo (eso si, son tan campechanos). Que asco.

3 comentarios:

Chema Insolvente dijo...

Pedazo de pedazo de articulo Jesús, mis felicitaciones tio, soy un jodido fanatico de este pavo desde que escuché el "Cadillac Walk" tema compuesto por el gafotas "Moon Martin".
Me encanta encontrarlo aquí, en el "Espasa Rockero", mucho se ha escrito sobre el yonky Willy desde que la palmó, pero este articulo es lo mejor, objetivo, pero se nota el cariño que has puesto macho.
Otra vez gracias, seguro que alguien descubre a este gran músico por tus palabras y eso me alegra.
Lastima que me jodieran el cazurro II, alli tenía posteada toda su discografía, si alguien busca algo. solo tiene que pedirlo.
Salud.

Jesus el Rocker dijo...

gracias Chema, como siempre, pero...¿Quién te jodió el cazurro II? Para mi era mejor incluso que el I, que ya es decir. Algún dá nos lo contarás.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Como diría Brüno sería chachi, ahora bien, Ich asistí al concierto más aburrido del mundo also el pobre daba miedo.