lunes, 21 de septiembre de 2009

Sonny West (Lubbock, 1937)

Nacido a las afueras de Lubbock (lugar de nacimiento de Buddy Holly), en la carretera que se dirije a Clovis (lugar donde Norman Petty tenía su estudio) había pocas posibilidades de que Sonny no se decantara por el rockabilly, por mucho que siendo él un niño se trasladaran a la cercana zona rural de El Morro, allí donde se rodaron algunas escenas de la película "Fargo", donde ni siquiera tenían energía eléctrica. Para entretenerles el padre de Sonny tocaba la armónica y animó a su hijo a tocar la mandolina pero este se inclinó en seguida por la guitarra y por la música country y el blues. Se puso a trabajr en una tienda en la reserva de indios navajos de Nuevo Méjico y cuando cumplió los 18 años formó una banda para poder interpretar las canciones que bullían en su cabeza y en seguida empezó a actuar en pequeñas fiestas y en la radio local, sin embargo, y a pesar de su insistencia, Sam Phillips, del mítico discos Sun, no quisó hacerle una audición a pesar de que viajó hasta Memphis para ello. Sin un céntimo se puso a trabajar en una fábrica de coches Ford y a vivir en casa de su hermana pero sin duscuidar su banda a la que añadió nuevos miembros. De vuelta en Lubbock conoció a Holly y su música se volvió ya totalmente rockabilly, consiguiendo actuaciones en el teatro Liceo, lugar donde Petty le descubrió y le grabó dos de sus canciones, "Rock-ola baby" y "Sweet rockin´ baby" (1956), en el mismo teatro pues a West le gustaba el eco del local. De todas formas, cuando discos Nor-Va-Jek se interesó en editar los temas las regrabaron en un estudio profesional. Poco despues West hizo dos grandes e inmortales obras maestras del rock and roll, "Oh boy!" (1957) y "Rave on" (1958), en unos momentos de inspiración que lamentablemente no volverían a repetirse. No vendió mucho, sin embargo cuando su paisano Buddy Holly se apresuró a versionearlas fueron un éxito rotundo que le auparon al éxito internacional y a la leyenda. Por su parte Sonny se peleó con Petty y se vagó por el estado pasando auténticas calamidades en busca de una oportunidad que no llegaba hasta que en Fénix, Arizona, pudo grabar algunas temas cuyos derechos vendió a otros artistas como por ejemplo Waylon Jennings y también consiguió algunas actuaciones en garitos de mala muerte, aunque siempre recibió los royalties por los derechos de sus canciones que le permitían salir de algún apurillo. Para empeorar las cosas cayó en las redes de una agrupación religiosa que le lavó el cerebro haciendole abandonar el rock and roll y destruir todos sus discos que llegaran a sus manos. Para cuando pudo salir de semejante secta en 1966 la época de oro del rockabilly ya había pasado y Sonny tuvo que dedicarse a reparar gramolas y maquinas del millón, inventando un sistema que permitía oir los nuevos discos stereo en las viejas jukebox. Esto le dió algún dinero y luego, adaptándose a los tiempos, se dedicó a las fotocopiadoras desde 1985. En 1990 publicó, sin ayuda de nadie, una casette con nuevos y viejos temas que no es que le hiciera famoso pero hizo que muchos, en pleno revivalismo rockabilly, se acordaran de él por lo que fue contratado de nuevo en festivales, sobre todo en Europa, hasta el día de hoy. No confundirle con su homónimo, el que fue guardaespaldas de Elvis que luego le traicionó vilmente.
Músicos: Sonny West (voz, guitarra y trompeta), Buddy Smith, George Hudson, Sonny Curtis, Al Casey y Emilio Sioux (guitarra), Jimmy Metz y George Atwood (contrabajo), Doc McKay (batería), Glen Hardin y Vi Petty (piano) y The Big Beats y The Roses (coros).

"Sweet rockin´ baby" tocado en Las Vegas, ya en 2008.