miércoles, 12 de agosto de 2009

The Rolling Stones (Londres, 1962)

Keith Richards y Mick Jagger habían sido compañeros de clase en el instituto en su Dartford natal (condado de Kent, Inglaterra) pero cuando marcharon a la capital a hacer estudios superiores se volvieron a encontrar, quizá atraidos como imanes por sus gustos musicales comunes, el blues de Muddy Waters y el rock and roll de Chuck Berry. Junto a otro chico que conocieron, Dick Taylor (luego creador de los Pretty Things), formaron un grupo de rhythm & blues llamado Little Boy Blue & the Blue Boys, pero cuando se fusionaron con algunos miembros de los Blues Incorporated (Brian Jones y Charlie Watts entre ellos) pasaron a llamarse Rollin´ Stones primero (en honor a la canción homónima de Waters y que significa Los Cantos Rodados, aunque una traducción más adecuada y menos literal sería Los Balas Perdidas) y Rolling Stones despues. Ya desde el principio hubo disputas en cuanto a la linea a seguir, mientras que Jones quería hacer rhytm & blues, el nuevo batería Charlie Watts prefería el jazz y Jagger, Richards y el recién incorparado Bill Wyman (proveniente de Los Cliftons) querían hacer rock and roll guitarrero al estilo de Berry o de Bo Diddley. Este último estilo es el que se impondría, de hecho en uno de sus primeros conciertos fueron los teloneros de Bo Diddley y su primer single es una versión de Chuck Berry, "Come on" (1963). Es más, durante un tiempo, Watts y Wyman tuvieron un grupo paralelo de rockabilly llamado Willy & the Poor Boys. El siguiente sencillo de los Rolling, una versión del "I wanna be your man" de los Beatles tuvo mayor éxito y en el siguiente, ahora versioneando el "Not fade away" de Buddy Holly, llegaron al número tres de las listas. Su estilo era rock and roll clásico pero con una falta de habilidad técnica que les daba un estilo propio más distorsionado y moderno, algo que iba a la par con su nuevo estilismo melenudo y actitud gamberra. Editaron un álbum de versiones de rock and roll e iniciaron unas giras por Estados Unidos bastante desastrosas pero que les dieron a conocer en todo el mundo y les permitieron telonear a James Brown. Sus escandalosas apariciones en televisión y su álbum "12 X 5" (1964), que incluía obras maestras como "Time is on my side" y ya varias composiciones del dúo Jagger / Richards les convirtió en las nuevas estrellas mundiales del rock, sustituyendo en los gustos más durillos a los acaramelados y hippys Beatles, y poco despues conseguían su primer número uno en Gran Bretaña con la versión del "Little red rooster" de Willy Dixon. Grandes éxitos, clásicos hoy en día del rock, empezaron a acumularse: "Satisfaction" (1965), "Get off my cloud" (1965), "Paint in black" (1966), "Let´s spend the night together" (1967), todas las cuales contribuían a incrementar tanto su fama de salvajes, pervertidos sexuales y drogadictos que se les empezó a llamar "Sus Satánicas Majestades". De hecho poco despues un periodico les acusaba, no solo de consumo de drogas, sino de incitación a ello por lo que Jagger se querelló contra el rotativo. Inoportuno gesto pues, poco despues, él y Richards eran arrestados por posesión de narcóticos. Esperando que capeara el temporal ambos y Jones junto a la novia de este marcharon de vacaciones a Marruecos para poder fumar tranquilamente, pero allí las relaciones explotaron hasta el punto que Richards se fue de Africa con la novia de Jones, algo que este nunca olvidaría, normal. A la vuelta de todos Jones también fue arrestado por posesión y en el juicio subsiguiente a los tres se libraron de la cárcel por ser ricos y famosos, algo que escandalizó a mucha gente pero que sigue siendo un hecho común. Se habían librado de una buena y aun así se permitieron hacer bromas sobre ello en su siguiente álbum, algo psicodélico de más. Por fortuna encauzaron su camino de nuevo con nuevas joyas como "Jumpin´ Jack Flash", la genial obra maestra del rock and roll, no rocker pero si rockero, "Simpathy for the devil" (1968), canción que hay que pedir siempre cuando se entra a un bar (la pongan o no) y "Honky tonk woman" (1969). Pero entonces, en su momento más álgido, las drogas van derrotando a Brian Jones, acorralandolo en una espiral de locura que hace que Jagger decida hecharlo del grupo, reemplazandolo por Mick Taylor, proveniente del grupo de John Mayall. Esto era bueno para la banda, pues era verdad que como músico era ya un lastre, pero como amigo fue abandonado en el momento que más falta hacía y, como consecuencia, apareció ahogado en su piscina en una muerte aun no suficientemente aclarada. Para colmo, durante un concierto en Altamont, los guardias de seguridad formados por miembros de los motoristas Ángeles del Infierno mataron a un espectador dándo a los Rolling aun más fama de malditos y chungos. No era tal, al menos en ese caso, pues con el tiempo se ha demostrado que la víctima era un loco colocado que portaba una pistola y quería matar a Jagger y que los Ángeles se comportaron de una forma bastante competente en ese caso concreto. En 1970 los Rolling montaron su propia discográfica y editaron unos de sus mejores y exitosos álbumes, "Sticky fingers" (que incluía la sensacional "Brown sugar"), con una portada de unos pantalones vaqueros cuya cremallera podía abrirse realmente, La censura española hizo que aqui la portada no fuera tan sexualmente explícita pero la transformó en una mucho más brutal, unos dedos cercenados metidos en una lata, uno de los discos más buscados por los coleccionistas del mundo entero. Aparte de esto los años 70 estuvieron caracterizados por la irregularidad de sus LPs, por sus problemas con la ley a causa de las drogas (sobre todo Richards que ya se había pasado a la heroina) y por los escándalos sexuales (la mujer del primer ministro de Canadá fue sorprendida en una fiesta con ellos), aunque aun dieron grandes obras como la balada "Angie" o la gigantesca y llena de razón "It´s only rock and roll (but i like it)" (es solo rock and roll, pero me gusta). Los problemas en la banda continuaron y Taylor la dejó, siendo sustituido por Ron Wood, el cual alternaba su trabajo con ellos con otro grupo de rock and roll, The New Barbarians. En los años 80 sus discos siguen teniendo éxito pero han entrado ya en cierta espiral de conformismo, repitiendo un poco la misma fórmula y acumulando LPs en general bastante mediocres y nuevos escándalos (Wyman tirándose a la niña de 13 años Mandy Smith con el consentimiento de la ambiciosa madre de esta). Además Jagger empezó una carrera paralela en solitario (haciéndo en una ocasión un comentado dúo con David Bowie) que no gustó a sus compañeros y, finalmente Wyman (que a punto había estado de electrocutarse con su bajo durante un concierto) deja los Rolling para formar un nuevo grupo de rock más clásico, los Bill Wyman´s Rhytm Kings (en los que por cierto estuvo un tiempo el gran pianista de boogie-woogie Mike Sánchez) y para casarse con Mandy Smith (la cual luego quiso ser cantante). Sintomático, durante los años 90 todos los Rolling editaron discos en solitario, cada uno en su estilo personal, descuidando mucho las grabaciones de los Stones pero rellenando espacios con reediciones y recopilaciones que se convierten también en superventas. Es así como para el siglo XXI son las mayores estrellas mundiales vivas del rock and roll, realizando aun tumultuosas y triunfantes giras por todo el mundo que les mantienen en lo más alto gracias a sus clásicos temas, a su fuerza en directo y a su aparente juventud eterna, a pesar de los excesos.
Músicos: Mick Jagger (voz), Keith Richards y Mick Taylor (guitarra), Brian Jones (guitarra, armónica, sitar, teclados y percusión), Bill Wyman, Darryl Jones y Ron Wood (bajo), Tony Chapman y Charlie Watts (batería) e Ian Stewart (piano).