miércoles, 17 de junio de 2009

Alan Dale (Nueva York, 1925 - 1981)

Hijo de un cómico italiano que emigró a Estados Unidos, su verdadero nombre era Aldo Sigismondi y debutó como cantante con solo nueve años cuando su padre le pidió que cantara en el programa de radio que dirigía. A los oyentes les gustó tanto que le hicieron repetir en ocasiones posteriores. Aldo tenía intención de hacer estudios superiores, tal vez periodismo, pero tras una violenta discusión con un profesor prefirió dejar el colegio antes que disculparse (actitud que se repetiría siempre en su vida) y se vió obligado a deambular de trabajo en trabajo sin muchas espectativas. Un día de 1943, al pasar por la puerta de un casino de Coney Island que requería un cantante, un amigo le sugirió que lo intentara. Así lo hizo Aldo, que solo tenía que interpretar dos canciones pero al que pidieron siete bises. Ni que decir tiene que fue contratado de inmediato. Su estilo era cercano al de los baladistas crooners pero también era capaz de cantar boogie-woogie y swing con mucha simpatía. En 1944 se unió a la Carmen Cavallaro Orchestra y fue la jefa de la banda la que le dijo que se cambiara el nombre a Alan Dale. Las giras resultaban agotadoras para este joven de 17 años pero su saber hacer hizo que le contratara la George Paxton´s Orchestra, un grupo de jazz, al año siguiente lo que le dió bastante popularidad, sobre todo en Nueva York, llegando a grabar con ellos para discos Majestic. Pero las giras volvieron a pasarle factura y se decidió a empezar una carrera en solitario desde 1947, teniendo un éxito suficiente, sobre todo gracias a un dúo que hizo con Connie Haines llamado "The darktown strutters´ ball" y al tema "Oh Marie", como para que al año siguiente se le diera su propio programa de televisión (el primero en diferido) y se le eligiera el mejor crooner despues de Frank Sinatra a pesar de que ahora había derivado su estilo claramente al swing. Se le dió otro programa, el de más audiencia entonces, hasta que en 1950 se desmayó de dolor en directo debido a una úlcer sangrante debido a sus excesos con el alcohol y el caos general de su vida privada. Los crueles productores le despidieron sin ningún remilgo y además le fueron sustituyendo por un tipo menos rebelde que él y más blando como Tony Bennett en su estrategia musical. en los años 50 fue cambiando de discográfica hasta recalar en Coral, empresa que cambió su estilo progresivamente desde el swing hacia el mambo y el cha-cha-chá y con los cuales tuvo algunos éxitos como "(The gang that sang) heart of my heart" (1953), "Cherry pink and apple blossom white" y "Sweet and gentle", ambas estas de 1955, y luego "Rockin´the Cha-cha-cha" que, como el título indica, mezclaba rock and roll y cha-cha-chá. Estaba claro que no era el más adecuado pero su amistad con Alan Freed le consiguió el papel protagonista en la película "Don´t knock the rock" (1956) donde Dale interpreta a un cantante de rock y canta el tema principal del film. Esto hizo que fuera subiendo en cuanto a la importancia de la empresa (discográfica y cinematográfica pues empezó a tomarse más en serio su carrera como actor) que le contrataba: ABC, Metro Goldwyn Meyer, United Artist,... convirtiendose en el artista más polular de Estados Unidos en un momento dado. Hasta que una noche de 1958 fue atacado en un club nocturno de Nueva York por un gangster. Tenía que parecer un accidente pero afortunadamente sobrevivió y se cree que el intento de asesinato fue debido a su negativa a ser representado por Cosa Nostra en una época en que la organización tenía metidas sus garras en el mundo del espectáculo y extorsionaba sobre todo a sus paisanos (la madre de Dale era Siciliana)... aunque hay quién dice que simplemente ese mafioso se la tenía jurada a Dale por haberle quitado a su chica. El caso es que, valiente, siguió en sus trece y eso le llevó a que ahora, misteriosamente, nadie quisiera contratarle lo cual le llevó al olvido por parte del gran público, algo que ni siquiera solucionó su estupendo single de 1963 "Laura", con una cara B cantada en italiano. Presión gangsteril, evolución musical o simplemente paranoia, el caso es que Dale publicó un libro llamado "La araña y las marionetas" en 1965 en que culpaba de su relego, no solo a la mafia, sino también a las grandes compañías y a los envidiosos y conservadores presentadores de televisión como Ed Sullivan y gente por el estilo. Desde entonces tuvo que conformarse con cantar en clubs de segunda clase casi hasta el día de su muerte. No lo confundaís con el Alan Dale australiano, un rockero más salvaje que operó desde los primeros años 60 y que iba acompañado por la banda los Houserockers.
Músicos: Alan Dale (voz) y la orquesta de Ray Bloch.


Cantando "Don´t knock the rock" en lapelícula homónima.