miércoles, 13 de mayo de 2009

Lucky Starr (Sidney, 1940)

Su verdadero nombre era Leslie Morrison y ya desde su adolescencia, en un humilde suburbio, quedó prendado del rock and roll que venía de norteamérica, participando en los primeros concursos para jóvenes talentos de su Australia natal cuando tan solo tenía 16 años, haciendose llamar con el nombre artístico de Les Starr ya que las novelas de ciencia-ficción de Lucky Starr eran sus preferidas. Montó una banda llamada Los Hepparays con unos chicos que conoció en el tren camino del trabajo (en una central eléctrica) cuyo primer trabajo profesional fue tocar temas instrumentales en un gimnasio mientras la gente hacía ejercicio. La paga fue un paquete de cigarrillos a cada uno. Se acostumbraron a ser un grupo de rock and roll sin voz y, bajo el nombre ya de Lucky Starr & the Hepparays, editaron el que posiblemente sea el primer disco de rock instrumental australiano, un single de temas navideños en diciembre de 1959, como premio a su participación en un concurso. Discos Festival les fichó editándoles 4 singles solo en 1960, dos de los cuales ("Wrong" y "Yeah, that´s how (rock and roll was born") se vendieron bastante bien. Ello le dió la suficiente fama como para ser elegido presentador del programa de televisión "Six o´clock rock" durante una baja por enfermedad del titular del puesto, el gran Johnny O´Keefe. Su imagen, con espectaculares trajes, corbatas llamativas y guitarra personalizada, causó sensación entre los televidentes. Cuando terminó su aventura televisiva empezó una exitosa gira como telonero de los Mousekeeters, grupo con cuya cantante de 15 años mantuvo una relación que, lejos de arruinar su carrera (como le había pasado a otros astros del rock de entonces como Jerry Lee Lewis o Chuck Berry en circunstancias similares) parece ser que le dió más publicidad y su siguiente single, "Someone else´s roses" (1961), se vendió aun mejor. Y es que Australia no es Estados Unidos. Su mayor éxito vendría poco despues, "I´ve been everywhere" (1962), cuya letra se limita astutamente a enumerar las más de 100 ciudades australianas donde había estado y claro, la gente lo compró como churros al ver nombrado su pueblo en la canción, vendiendo más de 45.000 copias en pocos días y llegando al número dos de las listas nacionales. Tras empezar a trabajar sin los Hepparays editó otros dos singles más tendentes al rockabilly, entre los que destaca el tema "Hot rod", y decidió probar fortuna en los Estados Unidos en 1963. Se fue directamente a Reno donde inauguró el casino Mapes y fue tal su éxito que la mafia lo recomendó a sus colegas de Las Vegas donde Starr consiguió su propio espectáculo en el casino Flamingo. Firmó un contrato con discos Dot pero, aunque Hank Snow hizo una versión de su "I´ve been everywhere" (ahora nombrando 100 localidades estadounidenses), la fama de Lucky en America nunca fue más allá y, decepcionado, volvió a su país. Se pasó a la moda de la música surf e incluso apareció en la película sobre ella "Once upon a surfie" junto a gente como Dig Richards. Por desgracia la beatlemania y el pop también llegaron a las antipodas, relegando a los rockers a un segundo plano y Starr no fue una excepción. Tuvo que iniciar agotadoras giras por todo el mundo, sobre todo por el este y sureste asiático (incluido Vietnam, para entretener a las tropas allí desplegadas) donde tenía gran aceptación. En los años 70 la nueva moda musical en Australia era la música country y Lucky se apuntó al carro, consiguiendo un gran éxito con su álbum "Big wheels" (1975). Un tanto olvidado, incluso el revivalismo rockabilly tardó en sacarlo del pozo aunque en 2002 una multitudinaria gira dejó claro que aun era considerado como uno de los pioneros del género en Australia.
Músicos: Lucky Starr (voz y guitarra rímica), Bruce Gurr (piano), Dave Taylor (contrabajo) y Tony Caperero, Jon Hayton y Col Joye (guitarra).


"I´ve been everywhere". ¡Que tio más listo!