martes, 12 de mayo de 2009

Micky (Madrid, 1943)

Miguel Ángel Carreño (que ese es su nombre real) formó en plena adolescencia un grupo de rock and roll llamado los Tonys debido a que su guitarrista y más talentoso músico era Tony del Corral. Sin embargo la simpatía y el comportamiento de Micky sobre el escenario (gritaba, bailaba, hacía bormas) pronto le convirtieron en lider de una banda que pasaría a llamarse Micky y los Tonys. Sin embargo para ganarse algo de dinero Micky empezó a poner voz a unas versiones de rock and roll américano que algunos grupos, como Los Relámpagos, habían hecho de forma instrumental para ser editados en aquellos discos sorpresa que regalaba la casa Fundador. Para los que no os acordeís de estos discos os diré que eran unos EPs que regalaba esta firma de coñac y cuya carátula no daba pistas sobre lo que te ibas a encontrar dentro. Pues bien, ahí hacía el playback Micky sobre una música pre-grabada de los Relámpagos cantando temas como "La Bamba" o "You´re my baby", inventandose o improvisando las letras. En estos discos este grupo ficticio sería llamado Tonny & the Showmen. Con los Tonys empezó una serie de míticos conciertos, a partir de 1962, en el circo Price de Madrid junto a gente como los Pekenikes o los propios Relámpagos, los cuales tenían ahora un cantante llamado Dick. Pero Micky se encargó de que ellos fueran siempre el grupo más aclamado al hacer constantes bromas e improvisaciones, al tocar el peine o a llevar tres enormes negros para que bailaran borrachos (se los traía de la base yanqui de Torrejón). En vista de su éxito la discográfica Zafiro les ficha en 1963 para grabar nuevas versiones de éxitos del rock and roll norteamericano como por ejemplo "Devil in disguise", aunque al año siguiente empiezan a destacar con temas propios más bromistas como "La luna y el toro" o más influidos por los grupos instrumentales ingleses como los Shadows. Para 1965 su fama en España era tan grande que empezaron a aparecer en películas musicales como "Megatón ye-yé". Hay algún cambio en el grupo (uno proveniente de los uruguayos Shakers) que les infunde un tono menos blando aunque siguen siendo sarcásticos y humorísticos con temas como "Guau, ladrido del perro cuando ladra", "No se nadar", "La gallina" o "No comprendemos porqué no somos millonarios", que dan idea de cual era su saludable sentido del absurdo y su falta de complejos o busqueda de etiquetas. Ello les valió ser los teloneros de los Kinks en la gira de estos por España en 1966. A partir del año siguiente los caminos de Micky y los Tonys empiezan a separarse pues el cantante empieza a aparecer en películas por su cuenta ("Codo con codo" junto a Bruno Lomas o "La vida sigue igual" junto a Julio Iglesias) pues daba muy bien el papel como amigo gracioso del protagonista a la vez que Micky ya empezaba a triunfar en el mundo radiofónico, llegando a conseguir el prestigioso premio Ondas. Musicalmente la carrera en solitario de Micky dio un giro hacía las baladas y hacía el pop ye-yé mientras que triunfaba en la radio de forma clamorosa gracias a su talento como locutor. Pronto le volvió a sonreir el éxito con "El chico de la armónica" (1971), excelente balada editada ya por RCA que le valió su ascenso a los primeros puestos de las listas nacionales. En ellos se mantuvo durante los años 70 gracias a canciones por el estilo como "Soy así" o "Bye, bye fraulein", está última llegando a número uno no solo en España sino también en Alemania y Holanda y vendiéndose muy bien en EE.UU. En 1977 llega a uno de los puntos más altos en su popularidad continental al ser el representante español en el festival de Eurovisión. Queda noveno con su el tema "Enséñame a cantar", canción quizá demasiado eurovisiva pero que en el último momento adquiere una nueva dimensión country al añadirle el sonido country de un banjo gracias a una ocurrencia de Fernando Arbex.. En 1980 sorprende con un álbum, llamado muy significativamente "Mi regreso", que incluye una de las grandes obras maestras del rock patrio, "El hombre de goma", apodo que él ya se había ganado por su manera de moverse sobre el escenario y que parece dispuesto a recuperar. Además es un disco ecléctico con buenas dosis de blues, tango, rock melódico y pop pero en cualquier caso nos presentaba a un Mick yen plena forma. También tuvo ocasión de demostrar su verdadero gran talento interpretativo en sus apariciones teatrales. Más tarde se reunió brevemente con los Tonys para algun concierto nostálgico, cantando clásicos del rock and roll. Desde finales de los años 80 se ha dedicado más al teatro y a la radio (presentando "El gran musical") y en los años 90 recorrió España con el fantástico musical "Momentos de rock and roll" (junto a Carlos Segarra, entre otros). Tras una gira con viejas glorias de los años 70, bastante inferiores a él pero en las que cuela algun que otro rock and roll y un excelente último disco, ha demostrado ser incombustible con sus últimos discos, uno de ellos de rock garajero junto a algunas de las lumbreras del género como Los Trashtornados (2009).
Músicos: Micky (voz), Tony del Corral, E. Álvarez y A. Vals (guitarra), Fernando Argenta y Francisco Ruiz (guitara rítmica), Juan Fuster, Bilby y Carlos Benavente (bajo), Enrique Modell, Pepe Ébano, M. Rico, Fernando Arbex y Javier Juan (batería), A. Monroy, Kitflus y Jose Carlos Mac (teclados), Tito Duarte (percusión y saxo), Jose L. Medrano (trompeta) y Maria Jamison, Carmelia Jamison, Jack Jamison y Merche Macaria (coros).


"Ya no estás", con los Tonys en la película "Maratón ye-yé".