miércoles, 6 de mayo de 2009

The Jesters (Nueva York, 1955 - 1961, Buffalo, 1961 - 1963 y Memphis, 1965 - 1967)

Los Jesters de Nueva York.

Tres bandas con el mismo nombre han de ser nombradas en este diccionario.
La primera tiene su origen cuando unos chicos del instituto del barrio neoyorquino de Harlem decidieron formar un grupo vocal para ganarse algunas monedas cantando bajo los railes del tren elevado y se pusieron este nombre, pues su película preferida era "El bufón del rey" ("The court jester") del gran y hoy injustamente olvidado Danny Kaye (quizá haga un artículo de él algún día). Poco despues habían alcanzado la suficiente calidad como para presentarse al concurso para jovenes talentos que se celebraba en el teatro Apollo. Ganaron tres semanas seguidas y su du-duá llamó la atención del manager Paul Winley que les fichó para su propia modesta discográfica. Por fortuna para los Jesters allí trabajaba como teclista Dave "Baby" Cortez, un sensacional músico y compositor (su tema "The happy organ", 1959, sería el primer gran éxito musical de un órgano electrónico) que les crearía sus primeros temas para sus tres singles iniciáticos. En ellos tendrían por primera vez la misma importancia las caras B que las caras A en un concepto inédito de promoción, destacando los temas "So strange" (1957) u "Oh baby" (1958). Por ello no es de extrañar que fueran un aceptable éxito en Nueva York y que telonearan a gente como Screamin´ Jay Hawkins o Ray Charles. Diversos problemas en el seno del grupo hicieron que la formación cambiará radicalmente incorporándose los hermanos Vincent, procedentes de The Canaries, y con esos nuevos chicos se consiguió un nuevo éxito con "The wind" (1960), una versión doo-woop de un tema de The Diablos, un curioso single con una versión del "Tutti frutti"... con violines!! y el buen disco "Uncle Henry´s basemente" (1961) antes de separarse definitivamente. Winley, siempre innovador, editó un álbum de ellos junto a Los Paragons, el grupo que solía telonearlos o viceversa, que se considera el primer recopilatorio de un grupo de rock and roll aún en activo. Algunos miembros del grupo continuaron cantando durante años en diversos grupos o bien reconstruyendo los Jesters a su antojo con otras personas en el habitual lio que suele formarse con los restos de los grupos de doo-woop. Uno de los más reconocidos fueron los Nuevos Jesters que el miembro original Adam Jackson montó junto a su hermano Ronald (proveniente de Los Youngtones) en 1974. Los Jesters son uno de los más representativos grupos del du-duá clásico neoyorquino denominado muchas veces, peyorativamente, greasy por el aspecto grasiento y rockero del pelo de sus cantantes. Se caracterizaba (aparte de por su estética) por su alejamiento del rhythm & blues en beneficio del rock and roll, por su expresividad en escena con exóticos bailes incluidos y por la importancia que se le daba a la voz de falsete.
La historia de los segundos Jesters es también complicada. Naturales de Buffalo, en el Estado de Nueva York, su origen hay que buscarlo en Bill Lehman & the Rock-Itts, banda pionera del rockabilly en la ciudad gracias a su temprano disco "Take it easy, greasy" (1958). Tras un tiempo usando el nombre Billy Lehman & the Penn-Men, Lehamn (que prefirió convertirse en manager de Billy Quadt´s Ravens) y el saxofonista Clyde Dickerson dejaron el grupo, pasando ahora a llamarse Junior Shank & the Jesters, por el nombre de su nuevo solista, y grabaron una versión del clásico "Be-bop-A-lula" (1960) para el modesto sello Madison. Cuando Shank dejó la banda y entraron nuevos miembros como Lee Carroll o Peter Haskell, se convirtieron en un grupo de rock instrumental llamado simplemente The Jesters y se presentaron a un concurso radiofónico convocado por el famoso pincha-discos local Tom Shannon para hacerle una canción a la máscota de la emisora, un ternero. Ganaron con el tema "Alexander Graham Bull" (1962),el nombre del bicho, que quedó editado para la posteridad en el modesto sello Amy. Cuando Shannon terminó mal con sus más avezados pupilos, Los Rebels, captó a los Jesters para sustituirles de forma bastante descarada pues les rebautizó como The Rockin´ Rebels. Aquello fue un lío desde el principio, pues su primer disco como tales fue "Rockin´ crickets" (1963), un tema que hacía poco habían grabado sus paisanos Hot-Toddys, y además grabaron "Another wild weekend", una especie de segunda parte del gran éxito de los Rebels, "Wild weekend", e incluso una tercera parte, "Monday morning" (1964), todos editados en discos Swan. Para aumentar la confusión, algún despistado sello discográfico puso la foto de los Jesters en discos de los Rebels originales. Tras pasar a la discográfica Stork grabaron "Bongo blue beat" y poco después, ante la falta de éxito, se separaron. De ellos Carroll y Haskell se unieron a Los Coincidentals en 1964, un grupo más mersey-beat que habían fundado las hermanas gemelas Baret, anteriores líderes del grupo de chicas Los Vibratos. Los Coincidentals se separaron poco después por celos en su interior cuando Haskell se casó con una de ellas, y los tres salieron de gira por Groenlandia e Islandia mientras Carroll terminaba en el grupo psicodélico Electric Holy Man. Luego Haskell se unió a Stan & the Ravens, la nueva denominación del citado grupo de Billy Quad, ahora escrito así y con algunos de los Rock-Itts en él. Quad y Carroll formarían poco después un trío llamado The Soulfull Bowfull. Aparte, otros Rock-Itts seguieron tocando un tiempo juntos, Dickerson lideró Red Arrow & the Braves ("The last days of Kinzua") y a The Teardops ("Guess who"), muriendo en 2003 de un infarto, y su otro saxofonista, John Capello, tocó con Los Tunerockers ("Green mosquito") y luego se convirtió en solista del efimero grupo de du-duá The Graduates. Actualmente Haskell sigue tocando en solitario o con una banda country llamada Boots, y Carroll se reune a tocar a veces con Exile, una banda de country-rock con la que estuvo en los años 90.  
Los últimos Jesters fueron una extraña mezcolanza que surgió de forma inusual en el seno de la mítica discográfica Sun. Su historia debemos empezarla con Jerry Phillips (hijo del famoso dueño de los estudios, Sam), que se había quedado canijo, y empezó una carrera en el ridículo mundo de la lucha libre profesional desde su más temprana adolescencia, haciéndose llamar DeLane Phillips: El enano mejor formado del mundo. Ganaba cien dólares cada noche, mucho dinero entonces, pero dejó aquello cuando un espectador intentó apuñalarle durante un combate. Empezó a tocar la guitarra y se unió a uno de los mejores guitarristas de blues blancos de la zona, Edward LaPaglia, que se hacía llamar Teddy Paige. Tras contactar con otros muchachos, entre ellos el cantante Tommy Minga (se llamaba así, no es coña), se bautizaron, de forma humilde y simpática, como The Jesters (recordemos, Los Bufones). Minga le había escrito una canción a Chuck Berry que este rechazó, "Cadillac man" y los chicos decidieron grabarla en Sun gracias a las influencias de Jerry, no solo con su padre, sino con su hermano Knox, que ahora era ingeniero de sonido y director artístico del estudio. Con Minga a la voz los resultados no fueron buenos y se puso a esta labor al pianista Jim Dickinson, que clavó este extraño híbrido entre los purismos del blues y del rockabilly, sin duda influidos por el aura mágica del estudio, aunque en lineas generales debemos enmarcar al grupo dentro de los cánones del garaje sesentero. La grabación de Knox es espléndida, acentuando los sonidos según el momento y "Cadillac man" (1966) no fue mal, aunque las ventas fueron muy inferiores a lo que merecían, separandose la banda no mucho después. En seguida se vendió Sun Records a Shelby Singleton, y Paige le ayudaría con la ordenación del viejo catálogo y como guitarrista, antes de marcharse a Nashville para producir al canalla cantante country David Alan Coe en su excelente álbum "Penitentiary blues". Luego erró por Nueva Orleans y Los Angeles hasta que desapareció del mapa en 1974. Jerry se casó con una hija del cantante rockabilly Ray Harris y se convirtió con el tiempo en un importante ingeniero de sonido de los grupos revivalistas del género en los años 80, mientras que su hermano Knox fundaría el sello Southern Rooster, también inclinado hacía el rock & roll. Minga, que había dejado el grupo poco después de la pifia de la grabación original, formaría el grupo psicodélico The Escapades, que llegaron a grabar un disco, y luego se retiró del mundo de la música a principios de los años 70. Murió en el año 2000. Dickinson se unió a los Dixie Flyers, una super-banda de acompañamiento que tocó con gente como Hank Ballard, Dion, Ronnie Hawkins o Sam the Sham. Les dejó para iniciar una carrera en solitario en la que destaca su álbum "Dixie fried" (1971), lleno de buenas versiones de Carl Perkins o Bob Dylan. Luego se dedicó a la producción y a tocar el piano para gente como los Rolling Stones, los Flamin´ Groovies, Ry Cooder, Los Cramps, o el mismo Dylan, hasta que se unió al grupo garajero del siglo XXI, Snake Eyes. Murió en el año 2009 de problemas coronarios. Pero ¿Qué fue de Paige? Se dijo que era uno de los suicidas del Reverendo Jim Jones en su secta de la Guayana, en 1978, pero la realidad era, si cabe, aun más extraña. Haciéndose llamar Conde McDonald en ocasiones, había viajado por Europa como trovador, con capa, jubón, laud y calzas incluidas. Recorrió Suiza, Italia, Francia, Alemania, Dinamarca (donde llegó a tocar ante la familia real)... con total libertad, viviendo como en la Edad Media, pero sin pasar tanta hambre. A mediados de los años 90 recaló en Nottingham (Inglaterra), en busca del mito de Robin Hood, donde su vida utópica se derrumbó, metiéndose en constantes peleas y siendo detenido varias veces. Se trasladó a Londres, donde haciéndose llamar ahora El Caballero Medieval, siguió tocando por las calles, hasta que fue re-descubierto y grabó incluso un álbum (acreditado como Teddy Paige & the New Jesters), entre los que cabe destacar el excelente tema de rockabilly a medio tempo, "London cherry" (2000), y la locura de pesadilla "Moon over Mankora". Pero se estaba volviendo paranoico y terminó atacando a un vecino con su espada. Fue encerrado en un manicomio y allí sigue, alternando episodios de extrema violencia con periodos de calma que le animan incluso a tocar música y a pintar.
Músicos: Jesters de Nueva York: Lenny McCoy (solista), Adam Jackson (tenor) Leo Vincent y Melvin Lewis (barítono), Jimmy Smith (tenor), Noel Grant y Don Lewis (voz bajo) y Dave "Baby" Cortez (piano). Jesters de Buffalo: Lee "Markish" Carroll (guitarra), Roy "Mousie" Gage (contrabajo), Tony DiMaria (batería), John Capello, Eddie Jay y Clyde Dickerson (saxo), Peter Haskell y Kenny Mills (bajo) y Junior Shank (voz). Jesters de Memphis: Tommy Minga (voz), Teddy Paige (guitarra), Billy Wulfers (bajo), Eddie Roberson (batería), Jim Dickinson (piano y voz) y Jerry Phillips (guitarra acústica).


 "Cadillac man" y "My baby", por los Jesters de Memphis.

No hay comentarios: