lunes, 20 de abril de 2009

Warren Smith (Yazoo City, 1932 - Longview, 1980)

Nacido en una granja del condado de Humphreys (Mississippi), sus padres se divorciaron siendo él muy niño y, en medio de una tremenda lucha por su custodia, el pequeño Warren fue criado por sus abuelos maternos, los cuales regentaban una mercería en el cercano pueblo de Louise. Tras trabajar de mecánico marchó al servicio militar, donde se aficionó a tocar la guitarra para matar el tiempo en las largas tardes de aburrimiento en la base aerea de San Antonio donde estaba destinado. Tuvo tanto tiempo para practicar que cuando se licenció ya era un guitarrista consumado que había decidido triunfar en el mundo musical. Se marchó a West Memphis, Arkansas, donde fue contratado en un local llamado Cotton Club, garito muy animado pero que estaba muy alejado del glamour del famoso club homónimo del Nueva York de los años 30. Allí coincidió con un grupo de hillbilly llamado Snearly Ranch Boys que quedaron impresionados con su desparpajo y con su música de rock and roll. Estos le llevaron a discos Sun, en Memphis, ya por entonces reconocida internacionalmente como la mayor fabrica mundial de estrellas de rock. A Sam Phillips, dueño de Sun, le gusto lo que oyó, y aunque para él Smith tenía la voz perfecta para el country se arriesgaron a grabar tremendos rockabillys. Como prueba, "Rock and roll Ruby" (1956), cuyo autor era George Jones, aunque los derechos se los había cedido a Johnny Cash. El disco se convirtió en número uno en Tennessee, algo que no habían conseguido en su primer single ninguno de los otros productos Sun, ni siquiera Carl Perkins, Elvis Presley o Johnny Cash. Hubo problemas por el reparto de los beneficios (Smith fue muy poco agradecido en este aspecto, y según algunos de sus músicos era el tipo más egoista que habían conocido) y Smith y los Ranch Boys se separaron. Con una banda recompuesta un Smith muy animado sacó en seguida otro single que, aunque no se vendería tan bien, llevaba la ahora mítica canción "Ubangi Stomp" (cuya letra intentaba imitar a un jefe de tribu africano pero que en realidad parecía que hablaba un indio de las antiguas películas del oeste) y también, en la cara B, "Black Jack David", una vieja canción europea, posiblemente el tema más antiguo grabado nunca por una estrella del rock. Luego Smith triunfó nacionalmente con su single "So long, i´m gone" (1957), demostrando un ego exagerado al pintar en grande su nombre en el lateral de su nuevo Cadillac. Pero parecía que poco a poco iba quedando relegado en Sun en detrimento de la nueva estrella de la casa, un emergente Jerry Lee Lewis que se llevaba todo el presupuesto promocional del sello. De hecho, presa de celos, Smith se dedicaba a destrozar todos los discos de Lewis que encontraba y bramaba de rabia cuando lo oía por la radio. Aun así aun grabó algunas canciones de rockabilly más como "Got love it you want it" y de country como "Sweet, sweet girl" (1958) pero como tampoco se vendieron bien abandonó los estudios Sun, cogió a su mujer y a su hijo y se marchó a California en busca de mayor fortuna. Allí Johnny Cash le ofreció un trabajo como músico de apoyo, pero Warren, orgulloso, no quiso rebajar su categoria y declinó la oferta. Grabó un single especial para Navidad bajo el pseudónimo de Warren Baker y, reconvertido en cantante country, fichó por discos Liberty con quienes tuvo éxito con "I don´t believe I fall in love today" (1960) y con una serie de personales versiones de recientes temas del género. Con este material se embarcó en una tremenda gira por todo el país que le mantuvo fuera de casa la mayoría del tiempo de 1960 a 1965. Era un ritmo tan agotador que Warren se aficionó a todo tipo de pastillas primero y despues a drogas más duras, lo que unido a su ya de por si tendencia al alcoholismo y otros problemas mentales innatos le estaba destruyendo. A punto estuvo de atajar por el camino de en medio cuando se estrelló con su coche hiriendose de gravedad, sobre todo en cara y la espalda. El tiempo que le llevó recuperarse le sirvió para dos cosas, para que su desagradecida discográfica prescindiera de él y para aficionarse a más drogas para soportar los dolores, sobre todo a la morfina. Convertido ya en un yonqui firmó por el modestísimo sello Skill sin ningún éxito. Cada vez más desesperado, atracó una farmacia en busca de drogas y le pillaron, sentenciándole a 18 meses en la prisión de Alabama. Cuando salió fue contratado como director de seguridad de una empresa (¡menuda vista de los de la sección de personal!) pero por fortuna para él (y para la susodicha empresa) ya eran finales de los años 70 y el revival rockabilly estaba en su auge en Europa, lugar donde se adoraba como a dioses a los pioneros del género. Warren era uno de ellos (y de los más conocidos gracias a la versión que Robert Gordon había hecho recientemente de su tema "Red Cadillac & a black moustache") y fue invitado a un festival en Londres, siendo aclamado por multitud de jóvenes rockers. Esto le animó sobremanera, decidiéndole a retomar su carrera, pero por desgracía, cuando se preparaba para otra gira triunfal por Europa, murió de un ataque al corazón cuando solo tenía 47 años.
Músicos: Warren Smith (voz y guitarra rítmica), Stan Kesler, Buddy Holobaugh, Al Hopson, Roland Janes y Sid Manker (guitarra), Jan Ledbetter, Marcus Van Story, Will Hopson y Cliff Acred (contrabajo), Johnny Bernero, Jimmie Lott y Jimmy Van Eaton (batería), Smokey Joe Baugh, Jimmy Wilson y Charlie Rich (piano) y Ralph Mooney (steel guitar).


"Rock and roll Ruby"