lunes, 9 de marzo de 2009

Eddie Fontaine (Springfield, 1927 - Los Angeles, 1992)

Su verdadero nombre era Edward Reardon y debutó como cantante cuando solo tenía cinco años, amenizando los intermedios de las obras de teatro vecinales del barrio de Queens, Nueva York, a donde sus padres se habían ido a vivir desde su Massachussets natal. Sirvió en la armada estadonidense recién terminada la Segunda Guerra Mundial. Cuando se licenció empezó a destacar como un excelente cantante melódico, cantando en varios clubs, pero a mediados de los años la influencia del rock and roll le hizo cambiar su estilo hacia ese género y la todopoderosa discográfica RCA le fichó en 1954, pensando explotar esa mina, aunque remitiéndole a sus sellos subsidiarios. Su carrera parecía imparable al aparecer en el primer show de rock and roll de Alan Freed cantando "Rock love" (1955) y hacer una aparición estelar ese mismo año en la película "Ella no puede remediarlo", verdadero muestrario fílmico de cuales iban a ser las estrellas del género. Sin embargo en seguida se hizo evidente que nadie le iba a poder hacer sombra a la emergente estrella de Elvis Presley, por lo que RCA simplemente le dejó a un lado. Se marchó a discos Decca, donde en seguida grabó el espléndido rockabilly "Cool It baby", seguido de un dueto con Karen Chandler, y otros muy buenos singles, como "One and only" (1957) y "Fun lovin´".  Sin embargo nada pasó y empezó a cambiar de discográficas, recalando finalmente en Sumbean donde grabó su fantástica "Nothin´shakin´ (but the leaves on the trees)" (1958), canción que había compusto en apenas 15 minutos (la volvería a grabar poco después para el sello Argo en una versión más rockabillera). Visto el poco éxito (aunque en Estados Unidos si llegó a lo más alto de las listas) Eddie se trasladó a Las Vegas para actuar en los casinos dominados totalmente entonces por la mafia, con los cuales en seguida trabó buena relación. Fueron precisamente los grandes gangsters de Cosa Nostra los que lo destinaron a animar los casinos de Cuba, país al cual tenían totalmete sojuzgado gracias a la corrupción imperante durante la dictadura de Batista. Afortunadamente Fidel Castro y sus heroes triunfaron y cuando, en la nochevieja de 1959, entraron en La Habana no solo huyó Batista sino también muchos de sus secuaces y mafiosos. En el caos subsiguiente Fontaine, que estaba animando una fiesta de fin de año, pudo escapar también (hubo manga ancha con la gente no implicada en delitos de sangre) y se instaló en Hollywood, donde tenía contactos, para intentar ganarse la vida como actor. Sus amigos de la mafia solo le consiguieron un puesto de cantante italo en el club de su colega Frank Sinatra y pequeños papeles en algunas mediocres series de televisión. Consiguió, al fin, cierto éxito en la tele-serie "The gallant men" (1962-1963). Cuando se canceló pudo volver a cantar, acreditado ahora como Eddie Reardon, cobrando mucho más que antes y considerandosele una estrella, hasta que Hollywood le llamó de nuevo para participar en las más importantes series de los años 70, haciendo papeles de invitado en "Ironside" (1973), "Kojak" (1974), "El planeta de los simios" (1974), "Baretta"(1975), "El hombre que valía seis millones de dólares" (1975) y "La mujer policia" (1977), entre otras, aunque por lo que a nosotros toca es más destacable su papel de padre en la serie "Happy days", sobre los años 50. A principios de los años 80, debido al revival rockabilly que se vivía en Estados Unidos, retomó su carrera de cantante haciendo algunas giras realmente buenas (entre ellas la que hacía en equipo con Janis Martin) pero que no le dieron todo el dinero que pensaba. Con problemas económicos volvió a contactar con sus amigos gangsters por si tenían algo para él. Si tenían, se le encargó a Eddie asesinar a un desconocido cantante country por encargo de su mujer, con la cual mantenía una dura batalla legal por la custodia de los hijos. En 1983 Eddie quedó con él con la promesa de contratarlo y le disparó. En 1984 fue condenado por ello pero solo cumplió cuatro años por buena conducta, y porque no le mató. Para cuando salió su carrera cinematográfica y musical estaban totalmente acabadas y para colmo dos de sus tres hijos fallecieron siendo jóvenes aun (el otro es guitarrista de estudio) y también su nueva novia. Fontaine se arrastró por el mundo como un fantasma hasta su muerte de cancer cuando tenía tan solo 65 años.
Músicos: Eddie Fontaine (voz y guitarra rítmica), Neal Hefti (piano y trompeta), The Excels y The Three Friends (coros) y las orquestas de Sid Bass, Marty Gold, Joe Thomas, Jack Pleis, Arnie Goland y Don Ralke.


Su famosa aparición con "Cool it baby" en la película "Ella no puede remediarlo" (1956).