jueves, 5 de marzo de 2009

Andy Anderson (Clarksdale, 1935)

Nacido y criado en una plantación de Mississippi ya de muy niño solía acudir, junto a sus primos, a las localidades cercanas donde hubiera una gramola para escuchar la nueva música de rhythm & blues que estaba surgiendo, la cual le influyó enormemente. En 1951 fue enviado a la academia militar de Culver (Indiana) pero durante un permiso su vida cambiaría para siempre. Su madre había podido comprar una televisión, una de las primeras del condado, y allí estaban viendo un programa de jovenes talentos del country cuando su madre (que sabía cantar y tocar el piano a la perfección) dijo que él lo haría mejor. Andy dijo que si, si tuviera una guitarra, así que al día siguiente se fueron a Memphis y compraron una. Andy empezó a trabajar duro en dominar el instrumento, de forma totalmente autodidacta, con el apoyo incondicional de mamá. Dejó la academia militar y en el instituto formó su primera banda con un primo y otro compañero de clase haciendo música hillbilly. Un auténtico mazazo fue cuando su madre murió repentinamente en 1953. Su padre y su recién adquirida madrastra (sospechosa boda tras la misteriosa muerte de su mujer ¿no creeís amiguitos?) no querían que siguiera perdiendo el tiempo con la música, así que se desentendió de ellos y se marchó a la universidad donde completó la banda y se ganaba un sobresueldo tocando en fiestas universitarias. Como empezaron a ganarse alguna reprimenda de las autoridades del campus por su música diabólica (¡decanito como te odio!) decidieron ampliar su campo de acción a las localidades vecinas, al tiempo que aceleraban su ritmo pasando al rock and roll y ganandose legiones de fans. Ahora, tras algunos cambios en la formación, pasaron a llamarse Andy & The Rolling Stones, anticipandose en 10 años al nombre que Mick Jagger y compañía dieron al suyo. En 1956 se consideraron lo suficientemente curtidos para ir a Sun Records, en ese momento una maquina de encontrar nuevos talentos, pero aunque les grabaron algunos temas no se encontraban en posición de financiar su distribución. Normal, tengase en cuenta que en esos momentos la pequeña empresa de Memphis no daba a basto para promocionar a sus chicos, nada menos que Jerry Lee Lewis, Billy Lee Riley, Roy Orbison, Johnny Cash, Warren Smith, Carl Perkins y Elvis Presley. Al menos aprendieron mucho de estos padres del rock and roll y aprovecharon este rechazo para terminar sus estudios. Tras nuevos cambios en el grupo Andy & the Rolling Stones firmaron con discos Felsted, una sucursal de London Records, que les llevó a grabar a Nashville. Allí se encontraron con que Andy podía cantar pero el grupo no podía tocar porque no tenían los permisos del poderoso sindicato de músicos de la ciudad. Fue así como su canción "Johnny Valentine" (1957) fue grabado por músicos profesionales de estudio, los mejores si (Buddy Harmon, Hank Garland, Bobby Moore y los Jordanaries), pero no los originales. Poco despues les dió igual no tener el carnet, se presentaron en el estudio a grabar su siguiente single, "You shake a me up", con tanta prisa que cuando se dieron cuenta no tenían un tema lento para la cara B. Andy y su guitarrista Joe Tubb se fueron al coche y compusieron "The way she smiled" en 45 minutos. A pesar de esta precipitación el single fue un éxito en el area de Nueva York ya que fue vendido a una discográfica de allí, Apollo. Fue entonces cuando su padre reclamó a Andy, intentando limar diferencias, para que le ayudara en la granja familiar. Este, buena persona, aceptó volver en 1959, dejando como vocalista de su grupo a un tal Howard B.B. Boone. Pero al poco de volver a la misera plantación del delta del Mississippi Andy se dió cuenta del caracter dificil y cambiante de su padre, quizá algo enloquecido. Le dijo a su hijo que nunca pensó que quisiera trabajar de verdad, que solo era para verle más a menudo. Andy había dejado la música y su grupo en pleno ascenso para nada y ahora estaba destrozado. Odiando a su padre marchó a Jackson donde montó una compañía de suministro eléctrico y un nuevo grupo, los Dawnbreakers. Estos sacaron el single "Tough, tough, tough", que fue un éxito local, y otros cuatro singles, matandose a hacer conciertos durante unos años. Esto agotó fisicamente a Andy, así que en 1965 disolvió el grupo, vendió a sus socios su parte de la empresa y se marchó a California a probar fortuna como actor. No debieron convencer las pruebas que se le hicieron pero sus composiciones musicales si podían servir para bandas sonoras y Andy se convirtió en protegido del todopoderoso productor de televisión Aaron Spelling. En poco tiempo pudo formar su propia empresa musical, The Association, y una agencia de representación de artistas que llevó, entre otros, a The Jefferson Airplane. Pero en 1968 tuvo que volver otra vez a Mississippi pues su hermano pequeño agonizaba de cancer. Aunque su hermano murió al año siguiente Andy se quedó algun tiempo más arreglando asuntos familiares y de negocios, lo cual llevó a la ruina sus empresas de California y a su matrimonio. Todo esto le llevó a una tremenda depresión y, en 1972, al manicomio. Por suerte para él, dos años despues, conoció a un compositor aficionado llamado J.J. Hettinger que le convenció para que formaran un equipo y para que volviera al mundo de la música. Sin ya nada que perder aceptó y se trasladaron a Nuevo Méjico haciendose llamar El Águila y el Halcón. The Eagle & The Hawk hacían una mezcla de folk-rock, blues y rock progresivo bastante hippy. Empezaron a actuar por unas pocas monedas y debían ser buenos pues en seguida se hicieron con muchos incondicionales en el sur de Estados Unidos gracias a la radio. Por fin parecía que la suerte iba a sonreir a Andy pues les contrataron para una gira por todo Tejas durante 1976 pero su gafe volvió a aparecer: Perdió el dedo corazón de su mano izquierda al quedar atrapado en el elevador hidraúlico de su camioneta y con ello la posibilidad de poder tocar la guitarra nunca más. La gira se suspendió, claro, y Andy se tuvo que dedicar a la construcción para sobrevivir. Pero a principios de los años 80 el revivalismo rockabilly en Europa reclamaba a los pioneros del género norteamericanos y se contactó con Andy por casualidad pues por entonces se creía ya que estaba muerto. Se reeditaron sus viejas grabaciones en Europa y Japón y el éxito que estas tuvieron animaron a Andy a volver a componer, ahora rock and roll sureño. Pero en 1986 el nuevo fracaso musical (no quería actuar en vivo y menos en Europa) y la bancarrota de su empresa constructora le llevaron de nuevo a la ruina y la depresión. Volvió, hundido, junto a su nueva mujer a Mississippi y allí parece que ultimamente levanta un poco el vuelo a base de componer algunas canciones country que han tenido éxito relativo en Tejas.
Músicos: Andy Anderson (voz y guitarra rítmica), Billy Anderson, Roy Estes y Sammy Martina (piano), Jimmy Giles, Bobby Lyon y Jimmy Whitehead (batería), Cuz Covington y James Aldridge (contrabajo) y Joe Tubb (guitarra).


"Johnny Valentine".