domingo, 22 de febrero de 2009

Billy "The Kid" Emerson (Tarpon Springs, 1929)

Nacido en Florida, se enroló siendo apenas un niño en la marina como grumete para ayudar durante la Segunda Guerra Mundial. Una vez desmovilizado aprendió pronto a tocar el piano y en seguida se metió en varios bandas de jazz primero y de rhytm & blues después. En uno de estos grupos, la Billy Battle Band, en un club a sus integrantes les hacían aparecer ante el público disfrazados de forajidos del salvaje oeste por lo que a Billy le pusieron el apodo de Billy El Niño (apodo que cayó en gracia durante buena parte de su carrera). En 1952 se enroló en las fuerzas aereas de Estados Unidos y cuando lo desmovilizaron se trasladó a Memphis para ganarse la vida como pianista. Llamó la atención del mismísimo Ike Turner que lo reclutó para su grupo de apoyo, los Kings of Rhythm. Sin embargo quería llevar una carrera en solitario y, además, la música que le estaba rondando ahora por la cabeza iba más allá del rhythm & blues de Turner, era proto-rock and roll. Así pues Turner le presentó a Sam Phillips, propietario de la modesta discográfica local Sun, que en esos momentos estaba buscando jovenes talentos con ideas innovadoras. Le grabó el R&B "No teasing around" (1954) y el híbrido "The woodchuck", que impresionó a Phillips por estar muy cerca de lo que estaba buscando, un naciente rock & roll que gustase tanto a blancos como negros. Para afinar esto, Phillips tendría que esperar aun unos meses hasta encontrar ese sonido mestizo pero cantado por un blanco (Elvis Presley), y es que, no se si lo he dicho, Emerson era negro. No era racismo, era visión comercial y suerte pues Presley, además, tenía más voz y entusiasmo que Billy. El caso es que Emerson se unió a la banda de Phineas Newborn, que salió de gira por Ilinois, mientras trabajaba también como compositor para Sun. Ahí compuso y grabó, sin mucho éxito, "When it rains its really pours" (grabada más tarde por Elvis) y, su tema más conocido, "Red Hot" (1955), un espléndido y salvaje rockabilly que había adaptado del cántico de unas animadoras de un instituto ("Our team is red hot...", es decir "Nuestro equipo está al rojo vivo...", que Billy cambió por un mucho más pícaro "Mi chica está al rojo vivo...") que versionearon con más fortuna que él gente como Billy Lee Riley, Bob Luman, Sam the Sham o Robert Gordon. Tras un último single, que incluia el rock & roll "Something for nothing" (1956), Emerson dejó Sun y se marchó a Chicago, donde firmó con discos Vee-Jay para hacer unas grabaciones de rock and roll muy sofisticadas y locas como "Every woman i know (crazy ´bout automobiles)" y que, debido a su poco éxito, le hicieron recalar en discos Chess como cantante y compositor para gente como Wynonie Harris en los primeros años 60. Volviendo al rhytm & blues y al jazz, Emerson fue descendiendo en la categoría de las discográficas que lo fichaban hasta que, harto, decidió fundar la suya propia, Discos Tarpon, en 1966. Allí editó sus propios discos con poca repercusión y nula distribución, teniendose que dedicar a tocar en clubs durante muchos años, hasta que consiguió buenas actuaciones a partir de 1979, año en que fue recuperado para la gira mundial "Leyendas americanas del blues". En los años 80 gracias al revivalismo del rockabilly, fue reclamado para bastantes actuaciones en festivales del género, sobre todo en Europa. Ultimamente, ya algo achacoso, regenta una iglesia en Florida donde se dedica también al gospel.
Músicos: Billy Emerson (voz y piano), Ike Turner (piano) y Lacy Gibson (guitarra).

"Red hot"