miércoles, 14 de enero de 2009

Rudy Grayzell (Saspamco, 1933)

Sus padres eran unos pobres inmigrantes mejicanos en Tejas y el verdadero nombre de Rudy era Rodolfo Jiménez, pero él ya nació en los Estados Unidos. Aunque muy pronto gustó de la música tex-mex y country que sonaba sin cesar en los campos de su area de residencia, su verdadero amor parecía ser el beisbol. Sin embargo,cuando tenía trece años, se enamoró de una chica que se volvía loca por los guitarristas, así que se compró el instrumento y formó un grupo de hillbilly llamado The Silver Buckles (Los Hebillas Plateadas). Tras un breve periodo de llamarse simplemente The Buckles tocó un tiempo el contrabajo y reformaron el grupo en 1953 llamandose ahora los Texas Kool Kats haciendo un sonido pre-rock and roll que, a falta de otro nombre por el momento, se le llamó sonido Gato. Consiguieron actuar con asiduidad en un programa de radio de San Antonio, llamando la atención del propietario de discos Abbott, Fabor Robinson. Este les grabó algunos singles, algunos de los cuales grasbados directamente del prestigioso festival Lousiana Hayride, con el acompañamiento más profesional de la gran estrella de la pequeña discográfica, el cantante country Jim Reeves. De sta época debemos destacar discos como "It ain´t my baby (and ain´t gonna rock It)" (1954) y "There´s gonna be a ball" (aquí acreditado como Rudy Gray) y "Please big mama" (1955). No fueron un éxito, pero su pre-rockabilly fue suficiente para que teloneara al emergente Elvis Presley. Este le puso el apodo de "Tutti", porque siempre cantaba el "Tutti frutti" (y el "Duck tail" de Joe Clay, sobre los tupés). Actuó en el prestigioso Grand Ole Opry, pero desilusionado porque en discos Capitol, que le acababan de fichar, le hicieron grabar más lento de lo que él quería, se marchó a discos Starday donde grabaría sus obras más salvajes y rockabillys, entre ellas su "Duck tail" (1956), que hacía referencia a la forma de los tupés. Fue un éxito, llegando al número 7 en las listas tejanas y siendo versioneado imediatamente, aun con más éxito, por Joe Clay. Fue su cima, época llena de giras, alcohol (detenciones incluidas) y chicas (se rumorea que uno de sus ligues fue Wanda Jackson), todo ello regado de anécdotas y aventuras increibles. Aunque volvió a la carga con rock and rolles tan bestias como "Let´s get wild" (1957) y se marchó a Sun Records, grabando la estupenda "Judy" (1958), la verdad es que el éxito no volvió a sonreirle aunque, irreductible, sus temas se volvieron más salvajes y originales (mezclas de varios rock and rolls clásicos en la misma canción, sonidos de metralletas, etc.), como es prototípico "FBI story" (1959). Relegado totalmente a un segundo plano se dedicó a tocar para nostálgicos en clubs de La Vegas durante los años 60 y 70. Por fin, en los años 80, empezó a recibir ofertas para tocar en Europa, donde se le consideraba uno de los grandes pioneros del rockabilly, giras que aceptó y que todavia acepta.
Músicos: Rudy Grayzell (voz y guitarra), Jim Reeves y Roland Janes (guitarra), Junior Pruveda (?), Jerry Carnes y Rudy (batería), Johnny Olenn y Rusty Locke (steel guitar), Greg Nanus (piano), Dave Smith, Ernest Cortés (?), Eddie Dugosh (guitarra rítmica), Doug Sahm (violín), The Scarlets y The Sparkles (coros) y The Thunderbirds.


"Let´s get wild".