lunes, 19 de mayo de 2008

Hillbilly

"Granppa" Jones (´Buelo Jones) fue un gran artista del hillbilly con el suficiente sentido del humor como para ser, a la vez, una parodia del género.

El termino hacía referencia, originalmente en los Estados Unidos, a las personas que poblaban las areas más montañosas y aisladas, pero con el tiempo adquirió el significado peyorativo de paleto, basura blanca o redneck, como les queraís llamar. Eran estos blancos pobres que en algunas zonas hacían incluso trabajos que los negros no querían. Pero eran orgullosos de sus raices y de su cultura, por más cutre que les pareciera -y les parezca- a esos pijos del este. Parte importante, si no básica, de esa cultura era la música. Herederos del folk europeo, del yodel alpino y de la mezcla cajún, lo aderezaron con sus propios instrumentos y temática sureña y del country & western, así como durante la guerra de Secesión con los himnos dixies. Luego, ya en el siglo XX, aceptaron ciertas influencias negroides, como el blues de los Apalaches, dando lugar a un ritmo algo más rápido y complejo, llamándose a este nuevo sonido hillbilly. Normal si tenemos en cuenta que sus seguidores seguían vistiendo como aquellos, es decir, con petos, sombreros de paja y descalzos, o bien, en su vertiente elegante, con llamativas camisas de flecos y bordados, botas camperas espectáculares y cinturones con enormes hebillas de temática del oeste. Su época de mayor esplendor sería en los años 40, gracias a sellos especializados como King, y a figuras como Merle Travis, Moon Mullican y Lloyd "Cowboy" Copas, aunque sería el gran Hank Williams, su mayor representante, el que lo daría a conocer al mundo entero. En su vertiente femenina, como no, nombrar a la genial Patsy Cline. En los años 50 algunas bandas innovaron sus técnicas, como Mamá Maybelle, de la familia Carter, que empezó a rascar y picar la guitarra con fuerza, o la familia Maddox, que empezó a acelerar, improvisar y dar espectáculo, influyendo ambos mucho en la aparición de un nuevo estilo, el rockabilly. Con respecto a esto en seguida aparecieron cantantes de hillbilly que tenían un estilo muy cercano y casi inseparable de este primer rockabilly. Son artistas como Lou Millet, Gene Henslee, Rex Allen, Al Dexter, Buck Owens, Jennie C. Riley, Billy Briggs, Bobby Hodge, Charles Alexander o Pat Davis. Su aparente final como género independiente vino marcado, como le ha pasado a tantos estilos de la vida moderna, con una gran tragedia. En esta ocasión con el accidente de avión que, en 1963, acabó con la vida de sus grandes estrellas Patsy Cline, "Cowboy" Copas y "Hawkshaw" Hawkins, todos en la cresta de la ola en ese momento, y el piloto Randy Hughes. Tras años de oscuridad, el hillbilly (término que algunos de sus promotores consideraban peyorativo), que había sido relegado precisamente por su hijo el rockabilly, volvería con buena salud como una rama colateral de la música country desde finales de los años 60, gracias a gente olvidada como Evelyn White ("Mind your own business"), y se pondría de moda de nuevo en los años 70, gracias a gente como Hank Edwards pero cuyo más conocido, moderno y talentoso intérprete es ahora el polifacético Dwight Yoakam.