lunes, 19 de mayo de 2008

Gospel

La música gospel, o espirituales negros, en su definición más restrictiva, es la música religiosa que surgió de las iglesias afroamericanas en los años 1930 tras verse influidos los clásicos himnos religiosos por nuevos estilos como el blues o el jazz. Más generalmente, suele incluirse también la música religiosa compuesta y cantada por cantantes cristianos sureños, independientemente de su raza. La música gospel, a diferencia de los himnos cristianos, son de carácter ligero, en cuanto a música. A esta forma de cantar se le denominó así (gospel significa evangelio), ya que era un canto evangélico, para invitar a las personas hacia Dios; a través de sus letras, que reflejaban una vida Cristiana y entregada al Señor. Sin embargo algunos intérpretes llevaron al límite este tipo de música electrificando su sonido y haciendo algunos movimientos sensuales de más que levantaron la voz de alarma en muchos hombres de Dios, en un tipo de baile que empezó a llamarse hootchy-koo. Tal fue el caso de Los Statesmen, cuyo público femenino más parecía un grupo de adolescentes histéricas ante un astro del pop actual que unas pacatas feligresas, y que dieron lugar, junta otras bandas como los Miracle Men, a la derivación conocida como gospel boogie (otros de cuyos máximos representantes fueron los Blackwood Brothers, que fallecieron en accidente de avión en 1954 y a cuyo entierro asistió, lloroso, su paisano Elvis). La fuerte división entre blancos y negros en EE.UU., especialmente entre iglesias de blancos y de negros, ha mantenido separadas ambas ramas del gospel, aunque esta separación nunca fue absoluta (ambas parten de los himnos metodistas y los artistas de una tradición cantan a veces canciones de la otra), y ha disminuido ligeramente en el último medio siglo. En ambas tradiciones, algunos intérpretes, como Mahalia Jackson, se han limitado a actuar sólo en contextos religiosos, mientras que otros, como el Golden Gate Quartet, el Reverendo Timothy Wright, Della Reese y Clara Ward, lo han hecho en otros lugares, incluyendo clubes nocturnos. Muchos hacen música tanto religiosa como secular, como Al Green o Solomon Burke. El gospel tradicional es interpretado por un coro, con uno o varios solistas, acompañado solo por un órgano o por un piano. Sin embargo es más popular el gospel instrumental, cantado por un solista acompañado por todo tipo de instrumentos. El propio Elvis (uno de cuyos grupos pereferidos y que le influyeron mucho fueron, precisamente, Los Statemen) dedicó cuatro albumes monográficos a este estilo musical en su versión moderna (y cuyo padre fue Thomas A. Dorsey), más que a cualquier otro estilo de música fuera del rock & roll, convirtiéndose, como no, en uno de sus mejores interpretes.

Un clásico coro gospel (el Celebration de Quebec, Canadá, acompañados por Sylvia Desgroseilliers a la voz solista) canta una de sus canciones más representativas, el "Oh happy day!".