lunes, 19 de mayo de 2008

Boogie-Woogie

Big Joe Turner

No se conoce con precisión su origen, pero se supone que éste tuvo lugar en la zona del delta del Mississippi o en Tejas en los bares conocidos como barrelhouses (denominación con la que también se conoció el nuevo estilo), en donde los pianistas que por lo general se limitaban a acompañar a los cantantes desarrollaron una manera rápida y puramente instrumental del blues con el objetivo de hacerlo bailable. A diferencia del ragtime, el boogie-woogie no sufrió nunca la influencia del repertorio pianístico europeo. Los músicos que comenzaron a forjarlo en el sur de Estados Unidos hacia finales del siglo XIX y comienzos del XX probablemente nunca habían escuchado a un pianista de formación clásica. Las facultades percutivas del piano nunca habían sido tan aprovechadas hasta que estos inventores anónimos del boogie-woogie lograron imponer su música en medio del bullicio de los antros y crear efectos hipnóticos a través de sus ritmos rápidos, melodías repetitivas en contrapunto con bajos también repetitivos y una armonía que nunca se separaba de la tonalidad original. De esta forma aparecía el primer baile sin reglas estrictas ni pasos marcados, que daba via libre a la improvisación, de ahí su rapido éxito popular. La básica funcionalidad del estilo y su sencillez le provocó el desprecio de los más refinados músicos de jazz, como Jelly Roll Morton de quien se dice que se sentía ofendido si se le solicitaba la interpretación de un boogie-woogie. Entre los primeros que testimoniaron su nacimiento se encuentran W.C. Handy y Clarence Williams. Pero el verdadero padre del Boogie Woogie fue George W. Thomas. En efecto, las composiciones de Thomas contienen ya elementos propios del boogie-woogie: "New Orleans Hop Scop Blues" (compuesta y publicada en 1916) y "The Five's" (grabada en 1923 por la Tampa Blues Jazz Band). Durante los años que mediaron entre las dos guerras mundiales, con la intensificación de las migraciones de los negros del sur hacia las ciudades del norte en busca de menores prejuicios raciales y mejores trabajos, tres ciudades tuvieron el privilegio de acoger la mayor cantidad de pianistas (y de músicos en general), lo suficiente como para que se formaran en ellas las principales escuelas del boogie-woogie. Así, Chicago. en primer lugar, y luego Kansas City y San Luis concentraron en sus bares y estudios de grabación buena parte de estos pianistas venidos del sur. A Chicago llega, procedente deTexas, el ya mencionado George W. Thomas, quien con el pseudónimo de Clay Custer graba en esta ciudad, en febrero de 1923, su tema "The Rocks", híbrido de ragtime y boogie-woogie considerado como el más antiguo registro fonográfico del estilo. De Alabama por su parte, provenía Jimmy Blythe, quien en abril de 1924 graba su "Chicago Stomp", pieza ante la cual ya podemos decir que nos encontramos frente a un verdadero boogie-woogie. Sin embargo, desde 1915, Jimmy Yancey, nativo de la ciudad pero sin la oportunidad de grabar hasta finales de la década del treinta, se había convertido en uno de los más populares animadores de las llamadas house-parties (fiestas organizadas por los negros de los ghettos en sus propias casas con la finalidad de recaudar fondos para el pago del alquiler). Una de sus más tempranas composiciones, "The Fives" (no registrada en disco hasta 1939), había ayudado a sentar los cimientos del estilo. Por su parte, Cow Cow Davenport, de Alabama, y quien se daba a conocer como "el hombre que introdujo en América el boogie-woogie" (según constaba en sus tarjetas de presentación), graba en 1928 uno de los clásicos del estilo, su "Cow Cow Blues". Compuesto hacia comienzos de los años veinte, y grabado en 1928, el tema más versionado en la historia del boogie-woogie y el que le daría nombre al estilo es "Pinetop's Boogie-Woogie", de Pinetop Smith. Acerca de la combinación de las palabras boogie y woogie, Smith diría que no significaba nada; sencillamente las había escuchado juntas alguna vez durante una fiesta. En la grabación, mientras toca el piano, Smith dicta las instrucciones para bailar este tipo de música y emplea el término to boogie-woogie sin distinción entre otros tradicionalmente asociados al baile popular (to mess around, to shake). Estas frases pronunciadas sobre la música se convirtieron, entre los pianistas de boogie-woogie, en una tradición ampliamente seguida. Pinetop Smith representó el enlace entre su generación y la siguiente. Se instaló en Chicago en 1928 junto a los jóvenes pianistas locales Meade Lux Lewis y Albert Ammons. Fueron meses de fructífero intercambio que quedaron interrumpidos cuando, en marzo de 1929, Smith moría asesinado por una bala perdida en un salón de fiesta de la ciudad. El acontecimiento señaló el fin de una etapa en la historia del boogie-woogie, y media década habría de transcurrir antes de que éste lograse abrirse nuevamente paso en la escena musical. Afortunadamente, poco antes de morir, Smith había enseñado a Ammons a tocar su "Pinetop's Boogie-Woogie". A la postre, los dos jóvenes discípulos de Smith se convertirían en los más grandes intérpretes de la escuela de Chicago, así como en abanderados del renacimiento que experimentó el estilo en la segunda mitad de los años treinta. Por esa misma época, en la escena de Kansas City, un dúo conformado por el pianista Pete Jonson y el cantante Big Joe Turner comenzaban a desarrollar un híbrido de boogie-woogie y blues vocal desde el Sunset Cristal Palace, una de las tantas tabernas de la ciudad (conocida entonces como la "capital del pecado") que, gracias a la permisividad del polémico gobierno de Tom Pendergast, ofrecía facilidades para obtener alcohol y marihuana en la época de la prohibición. Cantar un boogie-woogie no era en realidad algo nuevo pero ellos fueron los primeros en basar su estilo particular en esta modalidad. Turner, que había perseguido siempre (en sus propias palabras) "el vértigo y la sensualidad de la escena en los clubes de los suburbios", desde los catorce años se pintaba bigote para burlar a los vigilantes de estos tugurios, y pronto logró no sólo entrar, sino trabajar en ellos como barman, portero o cantante. Fue trabajando en el Sunset Cristal Palace como barman que una noche en la que Johnson se presentaba allí, se unió a éste cantando desde la barra en una actuación improvisada. Su carismática figura y su poderosa voz, en la tradición de los shouters (practicantes de una técnica vocal propia previa a la invención del micrófono, que imprimía gran volumen al canto) convencieron a Johnson para que a partir de ese momento comenzaran a trabajar juntos. El impacto producido por la energía del dúo y la variedad vocal de boogie-woogie que practicaban convirtió al bar en uno de los locales preferidos de la ciudad, incluso para los músicos de la zona, que cada noche, después de sus propias presentaciones, iban allí a escucharlos. Big Joe Turner fue, además, el músico de Boogie-Woogie que más influyó en el rock and roll gracias a temas como "Honey Hush", "Shake , rattle & roll" o "Flip, flop & fly". En Navidad de 1938 se organizó un concierto en el Carnagie Hall de Nueva York con el que se quería dar una muestra al público blanco de la evolución de la música negra americana. El éxito del evento iba a representar un gran paso adelante en la batalla por la integración racial y demostraría que la música negra era la "forma de protesta social más efectiva y constructiva". Gracias a este concierto, tanto Lewis y Ammons como Johnson y Turner tuvieron la oportunidad de mostrar su arte ante la multitud que llenó el más importante teatro de Nueva York y de compartir el cartel con figuras de la talla de Count Bassie y Big Bill Bronzy, entre otros. Aquel legendario concierto puso de moda el boogie-woogie en todo el mundo. La moda del boogie-woogie dominó el panorama de la música negra americana con gran fuerza hasta 1942, y luego, en menor medida entre ellos y en mayor medida entre los blancos que lo popularizaron mientras vendian bonos de guerra, hasta mediados de esa década, sentando las bases, en su faceta bailable, para la llegada del swing y del rock and roll. Una variante es el Boogie-Woogie cantado que tanta fama le dieron las Andrew Sister durante la Segunda Guerra Mundial para animar a sus compatriotas estadounidenses, tradición que luego continuaron brillantemente en los años 50 gente como Ella Mae Morse. De esta época debemos destacar también a los boogiers clásicos al piano Sonny Thompson y Amos Milburn. En la actualidad, aunque diluido en otros géneros, no ha muerto y todavía hoy en dia existen estrellas del boogie-Woogie como Dave Taylor o Mitch Woods.


Meade Lux Lewis, otro de los grandes del género.