miércoles, 16 de abril de 2008

Wanda Jackson (Maud, 1937)

Su padre, que era violinista, pianista y guitarrista de country, le enseñó a tocar cuando solo tenía seis años, y aun iba al colegio cuando empezó a cantar música country para una emisora de radio local en su Oklahoma natal. La familia se trasladó a Bakersfield, donde el padre encontró trabajo de barbero, pero volvieron a Oklahoma City, pues le ofrecieron algo mejor vendiendo coches usados. Allí el cantante Hank Thompson, impresionado por la voz tan desgarrada y chillona como personal de la muchacha, se puso en contacto con ella para que grabara con su banda como invitada. Fue haciendo un dueto con un miembro de la banda, Billy Gray, con quién consiguió un éxito en las listas country con "You can´t have my love" (1954), para discos Decca. Pronto empezó a actuar en los circuitos del sur, con su padre de manager, su madre diseñándole los vestidos, que destacaban por su gusto por los flecos (influencia de Rose Maddox), y Thompson como mentor. Fue allí donde conoció a Elvis, teloneandole, quedando totalmente impresionada y convirtiéndose inmediatamente en una seguidora acérrima del rockabilly. El mismo Presley la animó a dirigir sus pasos hacia el rock and roll, para cuyo estilo su voz parecía más adecuada. Trabaron muy buena amistad (se rumoreó incluso que hubo algo más) hasta el punto que cuando el Rey consiguió fama y riqueza regaló a Wanda un fantástico anillo que aun hoy luce en su dedo (circunstancia que hace pocos años le ha dado tema para una canción y un nuevo album dedicado a Elvis). Fichó con Capitol Records, con quienes en seguida grabó "I gotta know" (1956), un curioso tema country con un cambio radical en el estribillo hacia el rockabilly, y la gran "Hot dog! That made him mad". Sus siguientes discos ya eran rockabillys salvajes como "Baby loves him" o más sensuales, como "Cool love", pero su primer gran impacto tendría que esperar hasta la llegada de su versión rockera del rythm & blues "Fujiyama mama" (1957). La canción, machacona pero divertida y muy pegadiza, hacía referencia a las bombas atómicas lanzadas criminalmente sobre Hiroshima y Nagasaki (aun nadie ha pedido perdón por aquello) consiguiendo un número uno en Japón, posible origen del entusiasmo por el rockabilly que, aun hoy, se vive en aquel país. Tras la digna de Gene Vincent "Honey bop", la guitarrera "Mean, mean man" y la clásica "Rock your baby" (1958), le llegó el gran éxito mundial con una especie de compendio de todas, "(Let´s have a) Party" (1959). Este tema la aupó a lo alto de las listas de éxitos, por encima incluso de la versión de su amigo Elvis y en aquellos gloriosos dias fue bautizada por la prensa como La Reina del Rockabilly. Pero este estilo de música tenía los dias contados, a la par que los años 50, y Wanda, tras un tímido intento con el edulcurado sub-estilo high school ("A date with Jerry") y huir hacía adelante con su macarra versión del "Riot in cell block number nine" (Aquí el motín lo protagonizan presas, y... ¡Se ponen palotes cuando llegan los fornidos anti-disturbios!), decidió orientar sus pasos de nuevo hacía el country. Aqui tampoco le fue mal, consiguiendo entrar en las listas de éxitos nacionales con "Right or wrong" (1961), -cuya cara B era nada menos que "Funnel of love"-, "In the middle of a heartache" (1962), y otros a lo largo de esa década, convirtiendose además en la primera estrella country en grabar un album en directo y la primera en grabar un tema country en un idioma extranjero ("Santo Domingo" en 1966, en alemán en su totalidad, siendo número uno en Alemania). Pero Wanda nunca olvidó el rock and roll y siempre colaba alguna canción de este género en sus LPs. Por desgracia se casó con su manager, un cristiano radical que la empujo a abandonar esa música del demonio para dedicarse a cantar gospel en las iglesias y en los estudios a partir de 1971. Por fortuna la cantante Rosie Flores la invitó en 1995 a grabar un dueto, quedando ambas tan complacidas que iniciaron una gira juntas en el transcurso de la cual Wanda se dió cuenta con asombro que sus canciones de r´n´r eran conocidas y coreadas por los jovenes rockers. Animada por este hecho (su marido se tragó sus creencias al ver el dinero que se podía ganar) decidió reemprender su carrera rockera, haciendo giras y grabando tanto en solitario como con otros artistas como Lee Rocker, los Cramps o Elvis Costello. En eso sigue y grabando discos sin que la calidad ni la energía decaigan, aunque para ella, actualmente, el rockabilly solo sea una vía de ganar dinero.
Músicos: Wanda Jackson (voz y guitarra) & his Party Timers, y Danny B. Harvey (guitarra)..
"Let´s have a party!".

1 comentario:

iveka dijo...

wanda viene a españa el año q viene!! a ver si no hay contratiempos i és verdad q la podemos ver!!!

http://www.wandajackson.com/pages/schedule.html