jueves, 17 de abril de 2008

Robert Gordon (Washington D.C., 1947)

Criado en el suburbio de Bethesda de la capital estadounidense, Robert pasó una infancia feliz y acomodada gracias a que su padre trabajaba para el gobierno yanqui. En 1956 su vida cambió para siempre al oir por la radio "Heartbreak hotel" de Elvis, desde entonces y aunque solo tenía 9 años decidió que quería ser cantante de rock and roll. Practicó, y en un campamento de verano de 1962 deslumbró a todo el mundo, incluidos sus padres, al interpretar una versión del "Lonely teardrops" de Jackie Wilson. El chico tenía muy claro donde estaba la verdad y se la traían floja las modas musicales de los años 60, decantandose él siempre por el rock and roll clásico y el rockabilly, formando algunas bandas como Los Confidentials y Los Newports, que no llegaron a nada. A finales de los 60 se enroló en la Guardia Nacional para evitar ser enviado a Vietnam y además, por si acaso, se casó con solo 19 años, teniendo pronto dos hijos. En 1970 la recién formada familia se trasladó a Nueva York, donde abrieron una tienda de ropa en la cual Robert aprendió a trabajar el cuero. Pero, tras su divorcio en 1975, volvió a la escena musical aprovechando la Nueva Ola de bandas neoyorquinas que sacudian el panorama del rock por esos años. Fue aceptado como cantante del grupo punk The Tuff Darts, donde su portentosa voz quedaba totalmente desaprovechada, pero consiguieron grabar una canción en un disco compartido con otras bandas en 1976. Gordon reconoce que no era su estilo, pero le pilló en una etapa destructiva tras su triste divorcio, y el punk parecía lo más adecuado. Aun así un productor discográfico, impresionado por la presencia y la voz de Robert, le ofrece grabar un disco que revitalize el rockabilly. Robert sugiere que para ello el mejor acompañamiento que podría tener es el gran guitarrista Link Wray, retirado en aquel entonces. Wray, reacio al principio, acepto al oir la voz de Gordon y grabaron un esplendido album de versiones (entre las que destacan "Red hot" y "Flying saucers rock and roll" de Billy Lee Riley), más algún tema de Wray, titulado simplemente "Robert Gordon with Link Wray" (1977) que acercó el viejo rockabilly al gran público y lo sacaron de la oscuridad en que estaba metido. La muerte de Elvis coincidió con la publicación del single "Red hot" y la prensa tomó a Gordon como una especie de reencarnación de Elvis, el prototipo de rocker, como un dinosaurio del pasado o simplemente como un oportunista, cuando la verdad es que llevaba luchando por ese tipo de música toda su vida. Sin embargo no se desaprovechó la oportunidad y se sacó rapidamente un segundo album, "Fresh fish special" (1978), con varias referencias preslianas, incluido el hecho de que los coros fueran Los Jordanaries, los acompañantes del primer Elvis. El disco era magnífico (de nuevo Link Wray estaba a la guitarra) y alternaba viejas versiones con temas nuevos como "Fire", la cual había escrito su joven amigo Bruce Springsteen, el cual quería ver como quedaba cantada por un grupo de rockabilly, aunque sin perderlos de vista pues en ese tema les acompaña al piano. "Fire" supuso el primer gran éxito de Gordon, por desgracia no todo fue bueno en esta época ya que Wray se enfada por una tonteria y decide retirarse nuevamente. Afortunadamente se hace con los servicios de Chris Spedding, un joven guitarrista que ya había triunfado en solitario con "Wild, wild women" poco antes, y es fichado por la todopoderosa discográfica RCA, la cual le edita su nuevo y más conocido album, "Rockabilly boogie" (1979). La versión del tema de Burnette que daba título al disco se convirtió en seguida en prototipo del resurgir del rockabilly para el gran público, por más que para los rockers más acérrimos sonase demasiado moderno (en parte debido a que Gordon siempre ha usado bajo eléctrico en lugar de contrabajo), llevandoles incluso a abuchearlos en actuaciones en vivo, síntoma claro de su ignorancia. Pero el disco era mucho más que aquel viejo tópico, llevaba una sensacional balada para el lucimiento de su portentosa voz ("It´s only make believe") y, al fin, un tema compuesto por Robert, "The Catman", un homenaje a Gene Vincent, entre otras genialidades. El siguiente disco fue "Bad boy", resultó un auténtico fracaso de ventas lo que hizo que RCA empezase a poner trabas a Gordon y rompió la unión de este con Spedding. Robert no se arredró y empezó a trabajar duro con el cantautor Marshall Crenshaw (y el acompañamiento de Los Wildcats) para conseguir un sólido nuevo LP. El resultado fue el comercial "Are you gonna be the one?" (1981) que incluía la magnífica "Someday, someway", cuyo single vendió más de 200.000 copias y aupó de nuevo a Gordon a lo alto de las listas de éxitos, llegando a aparecer incluso en una película de culto hoy dia, "The loveless" (donde acabó asqueado de los egos de la gente del cine) y en los principales programas de la televisión estadounidense. Luego vino su recopilatorio "Too fast to live, too young to die" (1982), cuya única canción nueva, y propia esta vez, era la que daba título al disco, aunque ello no fue obstáculo para que se vendiera muy bien. Desgraciadamente se peleó con RCA, por culpa de su manager y de desacuerdos en el salario, y se quedó sin quién le editara su próximo disco. Desilusionado, se dedicó a vaguear por el circuito de conciertos y a sacar discos en directo o recopilatorios con, quizá, alguna canción nueva. Los problemas se sucedieron de forma increible hasta, nada menos, 1998: su guitarra Danny Gatton se suicidó, él mismo estuvo a punto de ser asesinado durante un atraco en Nueva York (la cicatriz en su cara es recuerdo de aquel momento), a su batería le dió un infarto y, finalmente, el hijo de Robert Gordon murió de forma súbita. Para salir del pozo no vió otra opción que abusar de ciertas sustancias, pero ello no era suficiente, así que en el siglo XXI volvió a los circuitos de conciertos, aunque comprendemos que tanta desgracias y excesos hayan hecho mella en su físico y en su moral. Pero gracias a este hombre son miles los jovenes que pudieron redescubrir el rock and roll que se hacía en los años 50, incluidos paises como España, con un gran número de fieles seguidores desde que alguno de sus álbumes llegase al número uno de las listas.
Músicos: Robert Gordon (voz), Link Wray, Chris Spedding, Billy Cross, Danny Gatton y Lance Quinn (guitara), Rob Stoner y Tony Garnier (bajo), Shannon Ford, Howie Wyeth y Bobby Chouinard (batería), Richard Gottehrer y Bruce Springsteen (piano), Paul Shaffer y Jeff Bova (teclados), John Gerber (saxo), Lloyd Green (steel guitar), Buddy Spicher (violín) y The Jordanaries, The Nashville Edition -Hurshel Wiginton, Joseph Babcock, Wendy Suite y Dolores Edgin-, Terry Vernon & the Blue Cats -Marty Nelson, Chrissy Faith y Kathy Ingraham- (coros).


El "Rockabilly boogie" junto a Chris Spedding.

5 comentarios:

Arjan Deelen dijo...

Hi, please link my page and don't forget to recognise the source: robertgordon.dk

Cheers

Jesus el Rocker dijo...

Hi, I did, in the right side of the blog, in links and in favourites. Thanx a lot!

Toner zamiennik dijo...

I like checking your web sites. Thank you!

Salon kosmetyczny Białystok dijo...

Nice post. I learn something totally new and challenging on websites I stumbleupon on a daily basis. It will always be interesting to read through content from other writers and use a little something from their web sites.

Jesus el Rocker dijo...

Thanx!!